Khutulun: la Princesa Guerrera de Mongolia

Lo más reciente:

Mujeres guerreras

Desde los comienzos de la Civilización comenzó a darse una curiosa diferenciación entre los géneros (diferenciación que al parecer era mucho menor en periodos anteriores). Las mujeres se especializaron en el manejo del hogar y los hombres en el trabajo en las afueras y, eventualmente, en la guerra.

Esto llevó a la relegación mayoritaria de las mujeres de escenarios de poder, aunque en distintas sociedades, por supuesto, las cosas podían ser diferentes. En el mundo árabe, por dar un ejemplo, la mujer estuvo mucho más relegada a un segundo plano que en otras regiones, como India. Y aún en civilizaciones continuas, como China, el papel de la mujer pasó de ser importante en la dinastía Tang a ser casi irrelevante en la dinastía Ming. Y aún cuando las mujeres tenían poder, era por lo general un poder político. No se trataba del poder militar, de la comandancia directa de los ejércitos.

Es por esto que resulta tan interesante la historia de las mujeres que decidieron echar a un lado los estereotipos y lanzarse al combate. De ellas hablamos en la serie “Mujeres Guerreras en la Historia”. Pero en esta serie se omitió una de sus representantes más impresionantes: Khutulun, Princesa de Mongolia.

Mongoles

Los mongoles eran una sociedad nómada de pastores y jinetes, fuertemente entrenados en la guerra y acostumbrados a constantes contiendas entre ellos.

Hombres y mujeres por igual vivían una vida austera, espartana, en medio de las gélidas estepas en donde se movían de un lugar a otro dependiendo de la temporada. Eran los tiempos posteriores a Genghis Khan, cuando los jinetes mongoles habían demostrado al mundo que eran una tropa inigualable y las hordas del Khan habían conquistado los reinos más poderosos del mundo: Khwarezmia, China y el Califato Abásida.

En esta sociedad, a las mujeres también se les enseñaba el arte de las armas y del combate… si deseaban aprenderla. Y algunas se volvían particularmente hábiles en estos asuntos.

Pero ninguna tanto como Khutulun.

Khutulun

Khutulun fue hija de Kaidu, un sobrino de Genghis Khan. Nació en el año 1260 y antes de poco tiempo su padre se había convertido en el heredero del Reino y gobernaba un área vasta, desde Siberia hasta India.

Khutulun fue la menor de 14 hermanos. Quizás fue eso lo que encendió en ella la flama de la competencia, pues desde muy pequeña comenzó a entrenar con sus hermanos de igual a igual. Dominó las artes del combate con y sin armas, y ya en su adolescencia era temida aún por hombres mayores pues tenía una fuerza y una destreza impresionantes.

Su padre jamás se avergonzó de ello. Al contrario: le pedía que lo acompañara a sus campañas, en donde la princesa luchaba como un soldado más, y solicitaba regularmente su consejo. Sus hermanos, de hecho, la miraban con celos, porque estaba claro quién era la preferida del gran Khan Kaidu.

Matrimonio y combate

Como a todas las jóvenes de la nobleza, en algún momento le llegó la hora a Khutulun de aceptar un pretendiente. Su padre, claro, estaba interesado en utilizarla para alguna alianza, pero la respetaba y le permitió decidir con quién se casaría.

Khutulun decidió convertir el asunto en un juego. Cualquier hombre que quisiera casarse con ella debía llevar 100 caballos como una dote… y enfrentarse a ella en combate cuerpo a cuerpo. Si lograba dominarla, ella se casaría con él, si perdía, se iría con sus caballos.

No se conoce con precisión el número exacto de pretendientes, pero lo cierto es que luego de algunos años el rebaño de Khutulun ascendía a más de 10.000 animales. Tuvieron que ser muchos.

Al final, sin embargo, Khutulun se casaría con un hombre de su propia elección. La identidad, o su procedencia, no se conocen muy bien, pero se sabe que el matrimonio fue aprobado por su padre.

Heredera

Aunque Khutulun era sin lugar a dudas la heredera predilecta del Rey, lo cierto es que tras su muerte sus hermanos se la ingeniaron para sacarla de la sucesión. Parece ser que al menos en parte esto se debió a que fuera una mujer, y no un hombre. Sin embargo, lo cierto es que la Princesa fue quien guardó personalmente la tumba de su padre (honor reservado a los guerreros) y que moriría poco después, en 1306, de causas desconocidas.

Relatos

La historia de Khutulun salió de la tradición mongola principalmente por dos viajeros que llegaron en estos tiempos a las cortes de los reyes mongoles: un cristiano, Marco Polo; y un árabe, Rashid al-Din.

Resulta extremadamente interesante que mientras en la tradición mongola la princesa se recuerde como una guerrera con admirable destreza física (y así lo narra Marco Polo, que incluso quizás la conoció en persona), en la tradición europea la historia fue cambiando lentamente hasta convertirse en un relato romántico en el que una orgullosa mujer finalmente sucumbe al amor.

Curioso, quizás, pero en este periodo en Europa la mujer había sido más y más separada de las artes militares, así que es de esperarse. Sin embargo, en este artículo hablamos de Khulutun, la guerrera, no de Khulutun la enamorada, aunque fueran la misma persona.

Bibliografía:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Khutulun
  2. https://www.quora.com/Who-is-the-most-badass-woman-in-history-ever/answer/Derek-Correy

Imágenes: 1 y 2: historiasdelahistoria.com, 3: historywitch.com

Khutulun: la Princesa Guerrera de Mongolia
16 febrero, 2018
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar