Jacques Cousteau: el descubridor del mar

Un inventor en tiempos de guerra

El siglo XX fue una época de grandes descubrimientos e inventos. También una época donde las guerras desolaron la mayor parte del mundo, donde se hicieron las más grandes masacres y las más grandes tomas de conciencia social que haya existido.

La edad de la tecnología, de la globalización y la unión por medio del conocimiento compartido. Todo este siglo fue importante por personajes como Jacques Cousteau y otros científicos, pensadores e ingenieros que se adueñaron de su época con esmero y conocimiento.

Al gran inventor y aventurero francés tenemos que agradecerle por su curiosidad marina. Gracias a sus viajes en la nave Calipso, el 70% de lo que conocemos de los océanos fue descubierto. Su sencillez e inventiva dieron al hombre la capacidad de nadar como los peces.

Su primer gran invento se dio cuando Francia estaba ocupada por los nazis. Jacques Cousteau que desde 1930 había entrado a la marina francesa, nunca dejó su pasión por la natación y el conocimiento del mundo marino. Creó en 1943 el aparato de buceo “Aqua- Lung”.

Este aparato permitía sumergirse en las profundidades y nadar como un pez. Su funcionamiento se basaba en una válvula de gasógeno que era utilizado en los automóviles franceses durante la ocupación. Esta válvula estaba unida a mangueras y una pieza bucal para respirar en el mar.

Su invento se hizo en medio de una guerra donde él tuvo su papel en la Resistencia Francesa, otro motivo de orgullo para los compatriotas de Cousteau. Su afición por el mar le facilitó explorar en la época que siguió a la Segunda Guerra mundial, con el apoyo del gobierno, para encontrar minas explosivas en los océanos.

Así continuó hasta 1948, momento insigne en que descubre un barco romano del siglo I. Con apoyo de otros buceadores y científicos marinos, utiliza su aparato de buceo y otros inventos desarrollados por él, para hacer la primera expedición arqueológica, utilizando aparatos autónomos de inmersión.

El dichoso barco terminó siendo de un comandante romano llamado Calypso. Ese nombre será con el que nombrará al barco con el cual descubrirá el mundo acuático. Cousteau estará en la marina hasta 1950, momento en que sigue su camino por la investigación oceanográfica.

El gran dragaminas lo terminó convirtiendo en su nave para viajar por todos los mares. Con ello, se armó de un buen equipo dedicado a la investigación submarina para emerger en los mares y descubrir los diferentes comportamientos de varios animales y otros seres marinos.

El mundo del silencio

En 1953, nace su libro, El mundo del silencio, con el cual vendió más de 5 millones de copias en 22 idiomas, alrededor del mundo. Aquí narró sus veinte años de experiencia marina, donde mostró los hallazgos hechos con ayuda de su máquina de buceo y su equipo de exploración.

Junto a él se encontraba el director Louis Malle, quien se volvió famoso gracias a J. Cousteau. Su primer largometraje, El mundo del silencio, ganó la Palma de oro y el Óscar a mejor largometraje en 1956.

Los recursos ganados le sirvieron para pagar desde 1960, unos enormes discos con los que pudo viajar al fondo del mar. Esos propulsores de hélice, parecidos a naves espaciales, lo sumergieron a los lugares más recónditos del Océano.

Viajó al Foso de las Marianas, donde descubrió miles de nuevos animales jamás identificados. Descubrió enormes calamares gigantes y cachalotes que lucharon meses enteros al fondo del mar y alimentó tiburones asesinos.

Su conciencia del mar, le posibilitó ver el mundo de otra manera. En sus memorias mencionó la importancia de los depredadores y la obligación humana de preservarlos aunque fuesen feroces. Esto en una época donde se incrementó el nivel de pesca mundial.

En 1963, La Sociedad Cousteau, llevó una expedición de 30 días al fondo del mar. Sin salir del fondo del océano, hicieron grandes investigaciones para las Ciencias del Océano. Esta fue la primera base humana que se desarrolló al fondo del mar.

Sus descubrimientos e investigaciones las supo difundir con programas de televisión y artículos en varias revistas, especialmente las de National Geographic. La fama que ganó gracias a todas sus investigaciones lo hicieron merecedor de un cariño extenso por varios investigadores alrededor del mundo.

El peligro de la extinción

Todo este mundo de descubrimientos le puso sobre la espalda varias responsabilidades. Desde 1960 que la Comunidad Europea de la Energía Atómica deseó desechar un montón de desperdicios en el lecho marino, Cousteau impuso sus investigaciones para mostrar el daño que eso le hacía a los animales.

Demostró que el Mar Mediterráneo tenía índices de vida más bajos que en los años treintas: más del 40% de la biomasa había desaparecido, lo que llevó al lanzamiento de alertas mundiales para socorrer a los animales que aún estaban vivos.

La Sociedad Cousteau y el Instituto Jacques Cousteau, trabajan incansablemente para luchar contra la ignominia de las empresas que lanzan los contaminantes al mar. Jacques Cousteau se convirtió en un afanado investigador del mar que hasta el día de hoy es admirado por varios de sus descubrimientos.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques-Yves_Cousteau
  2. https://www.fundacionaquae.org/wiki-explora/26_cousteau/index.html
  3. Mardel Luis. Amo de las profundidades. En:  National Geographic en español. Vol. 2, N.º 2, Febrero de 1998.

Imágenes: 1: allevents.in, 2: elespectadorimaginario.com, 3: ecured.cu

Jacques Cousteau: el descubridor del mar
5 noviembre, 2018