J. Lallemant, el autor que revela los secretos de la Biblia

Lo más reciente:

Nos hemos puesto en contacto con J. Lallemant, un escritor que resulta curioso por las temáticas que trata y por lo polémico que pueden resultar sus afirmaciones, especialmente por aquellas que plasma en su libro Las verdades ocultas de la Biblia. En el pasado lo habíamos citado de soslayo en un artículo sobre la presunta violación de la virgen María, pero en esta ocasión hemos preparado diez preguntas y esto es lo que nos ha dicho.

1. J. Lallemant, cuéntenos sobre usted, sus orígenes, ¿cuándo comenzó?

Bien, nací en Colombia, en el Hospital Universitario San Ignacio, viví hasta los 6 años en Bogotá y luego pasé un parte de mi infancia en el campo, con mis abuelos maternos, hasta finalizar la escuela primaria; luego volví a Bogotá donde terminé el Bachillerato, y posteriormente mi carrera profesional en Ciencia de la Información.

En cuanto a cómo comenzó todo… es una anécdota extraña. Mi mamá iba en el transporte y alguien dejó caer un Biblia en su regazo (claro, digo que dejó caerla porque dudo que alguien la hubiera puesto en su regazo a propósito). Y lo cierto es que mi mamá llegó a la casa con la Biblia, pero como ella ya tenía una, y yo –ya por la tradición católica de mi familia, ya por curiosidad o atracción– quería tenerla. Tendría yo para ese entonces quizás unos 15 a 17 años, quizás 18, no logro recordarlo bien.

Lo cierto es que fue así como comencé a leerla, y a medida que la leía comencé a notar cosas extrañas que no siempre coincidían con lo que usualmente hemos conocido, o cosas que simplemente me resultaban muy curiosas y llamativas. Con el tiempo comencé a tomar nota de todos esos pasajes que me parecían insólitos, curiosos, extraños. Pero también gradualmente esos pasajes iban tomando forma, cohesión, al punto que comencé a hacer escritos más elaborados sobre lo que iba encontrando, y todo ello, en el tiempo, sería la base de donde surgiría el libro Las verdades ocultas de la Biblia.

2. Por qué le apasiona escribir en contravía, especialmente en contra del Vaticano y de la religión Católica

Realmente no es que me apasione escribir en contravía. Solamente trato de ser coherente con la evidencia, con el proceso investigativo que realizo; solamente me interesa buscar un poco de luz, de verdad, sin importar si esa verdad está a favor o en contra de algún interés en particular. Sé que muchas cosas de las que escribo van en contravía de lo que el Vaticano y la religión católica nos han enseñado, pero no se trata de algo personal, aunque tampoco estoy de acuerdo con muchas cosas que nos han impuesto como verdad y como tradición. Si al regazo de mi madre hubiera caído el Corán o el Bhagavad Gita, entonces quizás no se trataría del Cristianismo, sino del Islam o del Hinduísmo.

3. ¿No tiene miedo? ¿No piensa que podría generarle problemas?

Al comienzo pensaba que alguien que hablara en contra del Vaticano podría ser perseguido, inclusive asesinado. Sin embargo, me parece que también puede haber mucha paranoia al respecto, y por fortuna ya no estamos en la época de cacería de brujas. O quizás sólo he pasado desapercibido, no lo sé. Hace algún tiempo interactuaba en redes sociales y, con las personas sí es algo muy diferente. Me he dado cuenta que tocarle la cuestión de las creencias a las personas es algo muy sensible y sí, me han dicho que soy el demonio, o su enviado, o que soy no sé qué grado de la logia negra, inclusive que soy parte del plan Illuminati, etc. Las personas suelen decir e idear bastantes cosas, pero por fortuna no ha pasado de ahí.

4. ¿De verdad cree que la virgen María fue violada? ¿Es una afirmación bastante polémica?

En mi libro hablo sobre ello, pero pienso que es necesario seguir el hilo conductor del libro para saber el por qué de tal afirmación. Yo no afirmo que María hubiera sido violada como una forma de afrenta y de ofensa para con ella o del cristianismo, sino todo lo contrario. Y lo que sucede es lo siguiente, de acuerdo a la tradición cristiana sabemos que José no es el padre de Jesús. Claro, la religión católica nos indica que ello es así porque Jesús es hijo del Espíritu Santo. Sin embargo, mi planteamiento es que un espíritu no puede fecundar el óvulo fértil de una mujer, y la razón es la siguiente: un espíritu no puede producir semen.

Si yo estoy en lo correcto, y si José no es el padre de Jesús, entonces debió de serlo de otro hombre. Pero por lo que podemos colegir de María, ella no era el tipo de mujer que fuera a convertirse en una adúltera por gusto, por cuenta propia. Entonces, sólo queda una alternativa: que alguien hubiera abusado de ella. Y en esto está en línea tambén el Sefer Toledot Yeshu, un texto medieval en el que se llega a afirmar inclusive quién lo hizo, cuándo, dónde y por qué.

5. ¿Y que acerca de María Magdalena? ¿Fue la esposa de Jesús?

Hay muchos argumentos que favorecen esa posibilidad. El más contundente es quizás el hecho de que María Magdalena es presentada como la mujer que encabeza el grupo de mujeres que van hacia el sepulcro de Jesús tras su muerte para hacer la preparación del cuerpo. Esto, de acuerdo a la tradición judía, es algo que sólo estaba permitido a las mujeres parientes del difunto, entonces ¿por qué María Magdalena esta ahí? Pero hay un detalle todavía más revelador, y es cuando un «ángel» se le aparece a María y ella, que piensa que es el hortelano y que han trasladado el cuerpo de Jesús, le dice: «Dime a dónde lo han dejado y yo lo llevaré». Es decir, ella se presenta como alguien que tiene potestad sobre el cuerpo de Jesús, cosa que, por supuesto, no le sería permitido a menos que ella fuera un familiar, específicamente su esposa.

6. ¿Qué es esto de los cinco mandamientos, las cinco verdades y los cinco consejos?

Cuando yo tenía 33 años pasé por un crisis emocional bastante profunda (hay un vislumbre de ello en mi libro Cinco consejos para la vida), sin embargo, y como dice el refrán «Lo que no te mata te hace más fuerte«. Entonces fue donde surgió una comprensión diferente de la vida, y tras ello surgió esto de los cinco mandamientos, las cinco verdades y los cinco consejos, y a lo que llamé en su momento «Endología». Se trata de unos lineamientos cuyo objetivo es minimizar o eliminar el dolor y el sufrimiento, de no herirse a uno mismo ni herir a nada ni nadie… algo bastante parecido al budismo. Si uno no se causa sufrimiento, si uno hace que el sufrimiento no exista dentro de uno, si uno no causa sufrimiento a nada ni nadie, entonces ha alcanzado la meta, el objetivo, y vive en paz, en tranquilidad, en dicha. Y considero que ello es lo mas importante en la vida.

7. ¿Tiene usted alguna religión? ¿Cuál es su concepto de Dios?

No tengo ninguna religión, ¿por qué habría de tenerla? ¿Es necesario que tengamos alguna religión para ser felices? ¿Es necesario que construyamos templos para brindar amor? Uno suele aceptar que la única religión es el amor, pero no suele ser consciente de sus profundas implicaciones.
En cuanto a Dios… Dios es todo lo que existe. Si podemos ver a Dios en todo lo que existe, entonces seremos respetuosos con todo y con todos. Lo divino no está al comienzo, como principio creador; sino al final de la creación, como culminación suprema.

8. Veía en su página web algo que es como una teoría propia de la creación del universo ¿nos podría ampliar ese concepto? ¿Tiene algo que ver con el Big Bang?

Es verdad, tengo mi «propia teoría creacional» en la que no sólo el universo, sino que todos los niveles de realidad surgen de la Nada. A alguien podrá hacérsele esto algo muy extraño, pero muchos científicos han publicado investigaciones que van en esta vía. Y si lo pensamos bien, es más extraño que esista el Todo, es decir, todo lo que sabemos que existe pues, ¿de donde habría surgido? Mientras que el hecho que exista la Nada es algo más razonable.

Ahora bien, cuando algo existe, ese algo tiende a envejecer, desgastarse y desaparecer (y eventualmente desaparece). Y desde esa desaparición comienza algo nuevo. Por ejemplo, podemos quitar toda la hierva de un terreno de forma que no quede nada, pero luego se poblará de nuevo de hierva y de toda variedad de plantas. La nada tiende a manifestarse y el todo tiende a disolverse. Sin embargo, una respuesta más amplía nos llevaría mucho más tiempo y espacio. Planeo en algún momento desarrollarla más a fondo en un futuro libro.

9. Y ¿los extraterrestres en la Biblia?

Cuando comencé a hacer mi compilación de los pasajes en la Biblia que me parecían inquietantes y curiosos, me encontré con varios de enigmáticos seres a los que se les llama ángeles, pero que son corpóreos. Al comienzo, influenciado por ciertas lecturas esotéricas en donde hablaban de los «hombres jinas», pensé que serían entidades surgidas de la «cuarta dimensión», pero ahora mismo pienso que se trataba de extraterrestres. En este sentido es particular la «nube» que guiaba a Mosiés y su pueblo durante el éxodo de Egipto a la tierra prometida pues vemos en acción a una «nube» que no se disuelve, que se mueve o se queda estacionaria, una nube con comportamiento inteligente que ilumina en la noche y a la que Mosíes inclusive alguna vez fue invitado. Es claro que ese no es el comportamiento de una nube y que concuerda con algún tipo de nave. Extraterrestres en la Biblia es justamente el nombre de uno de los próximos libros, en el que estoy trabajando ahora.

10. ¿Qué planes siguen?

Por ahora, terminar de trabajar sobre un par de libros de poesía (una de mis facetas), para luego dedicarme a otros libros que están pendientes, entre ellos Extraterrestres en la Biblia. También debo estar pendiente de las traducciones a inglés y bueno, ya el tiempo dirá. Lo importante es trabajar en dejar algo. Uno sólo se lleva lo que deja.

Web del autor: www.jlallemant.com

J. Lallemant, el autor que revela los secretos de la Biblia
18 junio, 2018
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar