INSTEX: el sistema europeo diseñado para desafiar a Estados Unidos


Lo más reciente:

Petrodólar

Como muchos de ustedes sabrán, en la actualidad el dólar es la moneda que dirige la economía mundial, y es usada como moneda de cambio por prácticamente todos los países. Hoy por hoy, únicamente le compiten el euro y el yen, y ambos están muy distantes del poder del dólar.

Y en particular, gran parte de este poder se extrae de que el dólar es la moneda del mercado petrolero, y en la actualidad el petróleo es quizás el producto más importante en términos de influencia política. Y por esta razón, los Estados Unidos son capaces de bloquear a cualquier país en el comercio mundial, pues una sanción al país equivale básicamente a imposibilitarlo a usar dólares.

Y bueno, el sistema mundial de comercio es muy complejo, pero no poder usar dólares básicamente te deja completamente aislado.

Y es aquí donde entra Irán.

Irán

Irán es un país asiático que ha sido un enemigo de los Estados Unidos desde que, en 1979, sus ciudadanos derrocaron al gobierno del Sha (que era un dictador) y lo reemplazaron con… bueno, con otro gobierno autoritario, básicamente, pero esta vez de corte religioso.

El tema es que el Sha había sido impuesto y defendido por los Estados Unidos, quienes le ofrecieron asilo luego de su salida del poder (para indignación de los iraníes). Así que desde el principio, las cosas estuvieron bastante mal.

Para colmo de males, Irán es el enemigo más importante de Arabia Saudita en el Medio Oriente: el único país con la economía y la población capaces de disputar la dominación saudí en la región. Y como Arabia es un aliado cercano de los Estados Unidos, esto llevó a Irán a distanciarse aún más del país norteamericano.

Y bueno, resumiendo, hacia mediados de la década pasada Irán comenzó a estudiar la posibilidad de desarrollar reactores nucleares. Esto generó alarmas en casi todo el mundo, pues tener uranio enriquecido para un reactor eléctrico es el primer paso para producir uranio (o plutonio) en una bomba nuclear.

Y por esta razón, de inmediato la OTAN comenzó a hacer todos los esfuerzos posibles por evitar que Irán siguiera con su programa. Y así, en el año 2015 los gobiernos de las principales potencias europeas, junto con Estados Unidos, firmaron el JCPA, que permitía a Irán producir uranio para sus reactores a cambio de vigilancia internacional que verificara que no se estaba produciendo uranio para bombas.

El tema es que en este momento el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no tenía el apoyo del Senado, y por esta razón firmó el tratado a título propio. El problema de ratificar un tratado sin apoyo del Senado, claro, es que queda sujeto a los deseos del siguiente presidente… y en el caso de Estados Unidos, se trató de Donald Trump.

Y fiel a los deseos de los republicanos, Trump canceló el tratado con Irán… lo que desató un conflicto importante con los demás países europeos… y llevó a Irán a decir que si igual iba a sufrir de sanciones, pues iba a fabricar una bomba de todos modos.

INSTEX

Verán, los europeos consideran que Irán ha cumplido su parte del trato y que el JCPA garantizaba que no habría armas nucleares en este país. Así mismo, estaban preocupados porque, al contrario que Estados Unidos, ellos sí necesitan el petróleo (USA produce lo que necesita).

Y aparte, la mayor parte de los líderes europeos no confían mucho que digamos en Donald Trump.

El problema es que las sanciones impuestas por Estados Unidos hacen imposible para cualquier empresa europea comerciar con Irán sin al mismo tiempo perder la posibilidad de hacer negocios con Estados Unidos. Y de hecho, limita su posibilidad de usar dólares, lo que lleva a que se cierren los mercados internacionales en gran parte.

Pero los europeos no estaban dispuestos a dejar las cosas así, y en un acto de supremo desafío, crearon el INSTEX. Este es un mecanismo que esencialmente les permite a las empresas europeas negociar con Irán directamente sin que nadie se dé cuenta, escapando al sistema de dólares usado por la mayor parte del mundo.

Europa está bastante desesperada por hacer que el INSTEX funcione, pues saben que si al menos ellos se mantienen en el trato, los iraníes podrían considerar mantenerse también. Por esta razón, ha optado por distanciarse de Estados Unidos y perseguir una política diplomática diferente.

Pero el tema con INSTEX es que nos muestra cómo podría ser un mundo en el que el estándar de comercio ya no sea el dólar, sino que los países comercien de manera más directa. En el caso de Irán y Europa, el INSTEX sirve para conectar ventas a Irán con compras a Irán, haciendo que las compañías europeas, en lugar de sacar el dinero del país, se paguen unas a otras, y sus homólogas iraníes hagan lo mismo. El diferencial se puede guardar como crédito, al menos mientras otra persona llega a ocupar la Casa Blanca.

El concepto es simple, pero su impacto podría ser revolucionario. Si Europa logra que el INSTEX funcione, no sólo conseguirá evitar que Irán desarrolle una bomba nuclear, sino que podrá comenzar a pensar en independizarse definitivamente del dólar. Y si esto sucede, los Estados Unidos podrían estar en serios problemas.

Bibliografía:

  1. https://www.dw.com/en/can-an-enhanced-instex-really-work-for-iran/a-49554580-0
  2. https://www.jdsupra.com/legalnews/instex-becomes-operational-but-is-it-72640/
  3. https://www.tehrantimes.com/news/438067/Iran-s-foreign-trade-not-determined-by-INSTEX

Imágenes: 1 y 3: dw.com, 2: russia-briefing.com

INSTEX: el sistema europeo diseñado para desafiar a Estados Unidos
31 julio, 2019
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar