Helen Duncan: Historia de la última bruja de Europa

Historia, Parapsicología, Sociedad

La Bruja condenada en la Segunda Guerra Mundial

Después de siglos y cientos de condenas por brujería, se creería que para el siglo XX, ser detenido por ser brujo o simular serlo sería una extravagancia. No obstante, para el año de 1944 en pleno conflicto de la Segunda Guerra Mundial hubo una mujer acusada de ser una bruja o por lo menos de montar unas estafas tan chapuzas que si fueran vistas ahora serían la comedia del momento.

Esa dama en cuestión fue Helen Duncan, nacida en Escocia. Se decía en el pueblo en el que se crío que poseía grandes facultades: incluso su madre creía en su pequeña hija y sus habilidades para comunicarse con el más allá. Ya en su vida como adulta y casada con 6 hijos, comenzó a conocer las penurias de la guerra y la pobreza. Tenía 6 hijos que mantener y el salario de ella y su esposo no alcanzaba a cubrir las deudas que acarreaban.

Así que decidió junto con su marido recurrir al ‘’talento’’ que poseía, contactarse con las almas de los fallecidos, comunicarse con ellos y ofrecerles a los interesados la tranquilidad de poder hablar nuevamente con quienes lo dejaron. Las reuniones que hacía para hacer contacto con los fantasmas fueron un montaje que ofendería al que observara: las materializaciones de los entes eran simples rollos de papel higiénico, organza, maniquíes que evidenciaban lo burdo de su acto.

El hundimiento secreto y la ley contra las brujas

Para 1941, Duncan celebraba una sesión espiritista, la rutina de todos los días: papel higiénico que simulaba ser ectoplasma, telas colgadas que serían los fantasmas, luces parpadeantes para dar un ambiente lúgubre era todo lo necesario para dar rienda al show. Sin embargo, para ese día del mes de noviembre, algo sucedió y fue que en plena sesión Helen mencionó que entre ellos se encontraba el espíritu de un marinero que le había dicho que su embarcación había perecido, el HMS Barham.

Era casi imposible que un civil tuviera tal información, era cierto que el barco se había hundido, pero sólo se había notificado a los familiares y se les había pedido que mantuvieran discreción sobre el asunto. El gobierno inglés creía que lo mejor era guardar el secreto de un accidente de tal magnitud; el pueblo ya se había visto castigado constantemente por las penurias que ocasiona una guerra.

Con esa revelación hecha, las fuerzas de la marina inglesa se comenzaron a interesar por esta espiritista de quien llegaron a creer que podría ser una espía. Para el año de 1944, entre el público que asistió a la sesión espiritista de Helen, se encontraban dos hombres pertenecientes a las fuerzas armadas. Después de desenmascararla como una falsante, la mujer fue acusada según un epígrafe de la Ley de brujas de 1735, en el que se estipulaba que sus actos eran una ofensa y crimen contra el público.  Se le impuso cargo dos cargos de estafa, dos cargos por contravenir la Ley de Brujas y uno por vandalismo.

Adiós a las hogueras y horcas

Ya terminada la Segunda Guerra Mundial y con cientos de personas regresando a sus hogares, quitándose el yugo del encuentro bélico de potencias, era hora de que el mundo tomará atención a otros asuntos. En especial el gobierno legislativo de Gran Bretaña, que todavía tenía entre rejas a la señora Duncan.

Durante su juicio se trató el tema de cómo se pudo haber infiltrado la información sobre el hundimiento. Se concluyó que pudo ser casual, es decir las familias fueron notificadas y aunque se les pidió confidencialidad acerca de lo sucedido, a cualquiera se le pudo haber ido la mano al contar algo. Por su parte se rumoraba, que un secretario de los altos mandos, creyendo que no había necesidad de ocultar nada sobre lo ocurrido con la embarcación, reveló los datos acerca del HMS.

También se tuvo en cuenta que las supuestas sesiones espiritistas parecían más bien una chanza para divertir al público y que la médium nunca tuvo intención de hacer daño a nadie. Por último, el mismo Ministro Winston Churchill tuvo que meter la mano, al calificar de obsoleto que se siguiera juzgando a alguien basado en una ley que tenía más de 200 años: “un desperdició de los recursos judiciales” fue como llamó al juicio contra Duncan.

Bajo el liderazgo de Thomas Brooks, diputado y también espiritista, La Ley de Brujería de 1975 tuvo su fin con la promulgación de la Ley de medios fraudulentos de 1951, que a su vez fue derogada el 26 de mayo de 2008 por las nuevas Regulaciones de Protección al Consumidor, siguiendo una pauta de la UE, en donde se determinó las prácticas comerciales legales y cuando se consideraban desleales.

Finalmente, la protagonista de todo este asunto le dijo adiós al mundo el 6 de diciembre de 1956 a la edad de 59 años, su muerte se podría considerar apacible en comparación de otros “espiritistas”, pues fueron la obesidad y problemas del corazón lo que dio fin a su vida.

Bibliografía:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Helen_Duncan
  2. http://www.laentradasecreta.com/archivo-helen-duncan-una-medium-condenada-por-brujeria-en-pleno-siglo-xx/

Imágenes: 1: laentradasecreta.com, 2: clan-duncan.co.uk, 3: wikipedia.org

 

Helen Duncan: Historia de la última bruja de Europa

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (29 noviembre, 2017). Helen Duncan: Historia de la última bruja de Europa. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/helen-duncan-historia-de-la-ultima-bruja-de-europa/