“Heaven’s Gate”: la macabra historia del culto de las puertas del cielo

Logias, sectas y religiones, Muerte y relacionados

Fanatismo religioso… extraterrestre

La principal característica de toda religión es su convencimiento, su fe. Un católico que se precie no dudará no solo de la existencia histórica de Jesús, sino de su existencia “real” en un plano espiritual y su poder para incidir en el mundo físico. Así mismo, un musulmán jamás dudará de la verdad del Corán – el cual, de acuerdo con el Islam, le fue revelado a Mahoma – o del poder del favor (o el odio) divino.

La creación de Heaven’s Gate

Occidente tiene su propia tradición radical, ejemplificada en grupos como la Westboro Baptist Church. Sin embargo, periódicamente aparecen colectivos cuyos pensamientos van mucho más allá y que parecen salidos de una película de ficción. Uno de estos grupos vino a conocerse como “Heaven’s Gate” (La Puerta del Cielo), una de las iglesias “extraterrestres” más famosas de la historia norteamericana.

La Iglesia fue fundada y dirigida por Marshall Applewhite y Bonnie Nettles. Estas dos personas se habían conocido en 1972 y Nettles, una enfermera seguidora de los ovnis, convenció a Applewhite de que había tenido visiones sobre su relación. Poco a poco, ambos comenzaron a desarrollar una especie de “culto” personal que involucraba un papel fundamental para la pareja en la historia del mundo.

 

Creación y organización del culto

Juntos estudiaron la Biblia (principalmente pasajes del nuevo testamento) en busca de enseñanzas sobre Cristo, el ascetismo y la escatología. Así mismo, Applewhite leía regularmente libros de ciencia ficción (principalmente por Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke). Para 1974, ya habían construido juntos el marco de unas creencias que más adelante llevarían al culto.

Nettles y Applewhite concluyeron que habían sido elegidos para cumplir con algunas profecías bíblicas y que ambos contaban con una inteligencia superior al promedio. Así mismo, concluyeron que eran los dos testigos descritos en el libro de las revelaciones, y que morirían para luego resucitar y, frente a todos, ser recogidos por una nave espacial. Por razones lógicas, sus afirmaciones fueron desestimadas por prácticamente todas las iglesias a las que acudieron.

Tras fracasar en esta primera aproximación, las dos personas optaron por buscar individuos interesados en el fenómeno ovni y los convocaron públicamente mediante panfletos y publicaciones en revistas y periódicos. En estas reuniones se presentaban como seres de otro planeta (“en un nivel superior”) que buscaba participantes para un experimento en el que, afirmaban, alcanzarían un nuevo nivel evolutivo. El colectivo no siempre se denominó “Las Puertas del Cielo”: previo a este nombre se llamaban “Metamorfosis Individual Humana” (HIM por sus siglas en inglés) y antes de ello cambiaron varias veces su denominación.

La creencia principal del grupo era que la tierra estaba a punto de ser “reciclada”, y que tenían que elegir entre abandonarla o perecer en el futuro. Así mismo, creían en la teoría de los “alienígenas ancestrales” que habrían sembrado las semillas de la humanidad y vendrían pronto a cosechar sus frutos. De acuerdo con los dirigentes, era necesario abandonar la humanidad (esto implicaba cortar lazos con familiares, amigos, etc.) para poder acceder a este grado superior de evolución.

También tenían que abandonar sus vidas mundanas. 8 de los miembros (hombres) llegaron a castrarse para evitar la tentación, mientras que los demás vivían una existencia ascética en la que no existían los bienes y todo se compartía. Nettles moriría en 1985 debido a un cáncer de hígado, lo que dejaría a Applewhite a cargo de la congregación.

La muerte de los miembros

En 1997 los eventos se precipitaron: Applewhite grabó un video en el que afirmaba que una nave espacial se aproximaba a la tierra oculta en la cola del cometa Hale-Bopp, y que era prioritario el abandono de los cuerpos terrenales mientras la nave se encontraba cerca. El 26 de marzo 38 miembros de la organización (además de Applewhite) se encontraron muertos en una mansión que habían rentado recientemente. De acuerdo con las autoridades, ingirieron fenobarbital con vodka y luego se asfixiaron a sí mismos con una bolsa plástica: todos estaba cubiertos por mantas púrpura.

Aquí termina la historia de “Heaven’s Gate”, un ejemplo de cómo el fanatismo puede llevar a la muerte innecesaria de personas, convencidas de su verdad. O, quizás, de que 39 de nosotros escaparon a la perdición y alcanzaron una vida mejor allá, en las estrellas. ¿Ustedes qué creen?

Fuente de imágenes: 1: ntskeptics.org; 2: skepticreport.com; 3: magonia.com.

“Heaven’s Gate”: la macabra historia del culto de las puertas del cielo
Se habla de:                     

¿Conoces acerca de...?


Lo más reciente