Grandes inventoras: Hedwig Kiesler

Lo más reciente:

El hecho de ser una actriz llevó a que muchos no la tomaran en serio

Primeros años

Hedwig Eva Maria Kiesler nació en Viena, el 9 de noviembre de 1914, su madre era pianista y su padre era banquero. La chica desde muy joven mostró una gran inteligencia y talento, sus profesores creían que era superdotada: a los 16 años comenzó a estudiar ingeniería, pero aburrida por sus clases decidió emprender otro camino y embarcarse por el mundo de la actuación.

Fue así como terminó bajo la tutela del empresario y director de teatro y cine Max Reinhardt, quien la llevó a Berlín para que se formase como actriz y a su regreso empezará a desempeñar su vocación. Ya en 1932 conocería al director Gustav Machaty, con él cual grabó la película llamada ‘Éxtasis’, un filme polémico para aquellos días pues era el primero en mostrar el rostro de una actriz, completamente desnuda, durante un orgasmo.

Éxtasis fue catalogado como un escándalo sexual y su proyección fue prohibida en varias salas de cine, hasta el punto que el Vaticano vetó la película. Casi todo el mundo pegó el grito en el cielo, incluidos los padres de Eva, quienes se horrorizaron de ver a su hija actuando de tal forma.

No obstante, no todos estuvieron de acuerdo con la opinión del público, entre ellos se encontraba Fritz Mandl, magnate de la empresa armamentística quien al observar a la bella mujer quedó totalmente cautivado y pidió la mano de la joven a sus padres. Estos, creyendo que estaban haciendo lo correcto y pensando que su hija se enderezaría al estar bajo la tutela de Mandl, la entregaron gustosamente.

Su matrimonio fue su condena e infierno

Hedwig vivió un infierno al lado de Mandl, el hombre era celoso y posesivo, la chica se estaba comenzando a marchitar al lado de un hombre que controlaba todos sus movimientos: la obligaba a acompañarle a todos los actos sociales y cenas de negocios para no perderla de vista.

La pobre chica se convirtió en lo que más odiaba: un simple trofeo que su marido usaba para exhibir. Cansada de la rutina a la que se había visto sometida, Hedwig aprovechaba cada vez que su marido la dejaba sola para retomar los estudios de ingeniería y recolectar información sobre tecnología armamentística nazi: su marido fue tan importante en el gobierno de Hitler que fue nombrado ario honorario.

Cansada de la rutina, de la opresión y de las cadenas que la rodeaban, la ingeniera decidió huir. Aprovechando una salida hacia a un restaurante, Hedwig huyó por la ventana del baño. Solo se llevó, las joyas para poder sostenerse económicamente mientras emigraba a Paris: la chica estuvo escondiéndose de los guardaespaldas de su marido durante días y finalmente pudo abordar un barco con destino a América del Norte.

Nace la actriz más glamorosa de Hollywood

Mientras se encontraba de viaje, Hedwig conoció al productor de películas Louis B. Mayer, quien le ofreció trabajo en Hollywood, la única condición era que se cambiara su nombre: fue así como de Hedwig Eva Maria Kiesler, nació Hedy Lamarr, quien tomó su apellido de la actriz de cine mudo Bárbara La Marr.

Hedy firmó contrato con la Metro-Golwyn-Mayer y filmó películas como: King Vidor (Camarada X, Cenizas de amor), Jacques Tourneur (Noche en el alma, 1944), Robert Stevenson (Pasión que redime, 1947) y Cecil B. DeMille (Sansón y Dalila, 1949). Protagonizó una treintena de películas y rechazó unas fantásticas, como Luz de Gas y Casablanca. Tampoco tuvo oportunidad de interpretar a Escarlata en Lo que el viento se llevó.

La chica les dio una oportunidad a los aliados

La Segunda Guerra Mundialse encontraba en furor y el mundo estaba conmocionado ante la violencia desplegada. Fue en este contexto que Hedy brindó un descomunal aporte a los aliados, pues ella conocía de primera mano la tecnología Nazi (y a eso hay que sumarle que ella albergaba un profundo rencor contra ese gobierno).

Sin embargo, su conocimiento fue rechazado muy rápidamente. Primero ofreció sus habilidades al recientemente creado National Inventors Council pero su oferta fue amablemente rechazada por las autoridades, quienes le dijeron que mejor usara su apariencia para reunir fondos para la guerra. Lejos de desanimarse, Hedy junto con su manager idearon una campaña en donde la actriz le daría un beso a cualquiera que adquiriese 25.000 o más dólares en bonos de guerra: en una noche reunieron 7 millones de dólares.

Espectro Ensanchado, la revolución del campo de la comunicación

Uno de los campos más sensibles durante la guerra, fue el área de la comunicación, pues constantemente se estaba experimentando sistemas de guiado de armas por control remoto mediante señales de radio. Y el uso de estas señales radioeléctricas presentaba dos problemas fundamentales: las señales eran vulnerables, pues el enemigo las podía interceptar fácilmente, y la comunicación se podía ver interrumpida por un sinfín de problemas causados por el entorno.

Teniendo en cuenta todos estos factores, Lamarr ideó lo siguiente, algo tan eficaz y sencillo, que simplemente era magnifico: “transmitir los mensajes u órdenes de mando fraccionándolos en pequeñas partes, cada una de las cuales se transmitiría secuencialmente cambiando de frecuencia cada vez, siguiendo un patrón pseudoaleatorio”,  con lo cual podía brindar mucha mayor seguridad y evitar tanto la intervención como la susceptibilidad de estos mensajes al ruido. Después de varias trabas y problemas, la chica pudo obtener su patente. Su invento le dio apertura a tecnología e innovaciones como la telefonía de tercera generación, incluyendo el Wifi o el BlueTooth, y es un elemento fundamental en nuestra tecnología moderna.

Una vida secreta como inventora

Hedy fundo su propia empresa cinematográfica y entre película y película, continuó con sus investigaciones en secreto, pues varios creían que una guapa actriz no podía ser una gran ingeniera. A esta situación, hay que sumarle que su vida amorosa tampoco fue muy buena, pues sus seis matrimonios fracasaron rotundamente y la depresión la llevó a consumir pastillas.

El ocaso de su vida

Pasó los últimos días de su vida, aislada y sola en su mansión, alejada de los últimos escándalos que habían rodeado su vida. Su último deseo era que sus cenizas fueran dispersadas en los bosques vieneses. En Austria, el Día del Inventor se celebra el 9 de noviembre en su honor.

Bibliografía:

  1. https://mujeresconciencia.com/2015/11/30/hedy-lamarr-la-inventora/

Imágenes: 1: mujeresconciencia.com, 2: facebook.com, 3: deeprootsmag.org

Grandes inventoras: Hedwig Kiesler
22 julio, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar