Grandes batallas: Mogadiscio (1993)

La pax estadounidense

Desde el siglo XIX, los Estados Unidos intervienen en varias naciones con el objetivo de solucionar problemas sociales o ideológicos. Reconocemos fácilmente las operaciones llevadas a cabo en América Latina durante el siglo XX, pero desconocemos las intervenciones en las naciones africanas.

La Guerra Fría fue la oportunidad para que los rangers pudieran inmiscuirse en los problemas de África. El viejo continente sufrió la colonización europea por varios siglos y ahora se independizaba en violentas circunstancias.

Somalia no fue la excepción. Estaba dividida en tres partes; una inglesa, otra italiana y otra francesa. La Somalia inglesa y la italiana se independizaron como un solo país, mientras que la francesa se empezó a conocer como Yibuti.

Los límites impuestos a la nación somalí, la habían dejado desde 1970 en conflicto con Eritrea, Etiopía y Yibuti. El apoyo ruso o el estadounidense en dichas guerras gastó la soberanía del país, llevándolo al desabasto alimenticio y a la división de clanes.

Estuvo unos años apoyado por los rusos. Ellos armaban al ejército somalí buscando que su régimen se convirtiera en socialista, pero le quitaron el apoyo el día en que buscaron invadir Etiopía. Desde entonces los estadounidenses y otros aliados quisieron apoyar al Cuerno de África.

Se sembró la violencia y las condiciones sociales empezaron a verse evidentes hasta los años noventas. Somalia se vio envuelta en una guerra civil que trajo la atención de la ONU para hacer una intervención militar, con la excusa de “prestar ayuda humanitaria”.

Claramente el conflicto interno entre clanes había dividido el norte y el sur. La Operación “Devolver la esperanza” trajo un contingente militar extranjero para ayudar a los desplazados y a la sequía, pero se vieron envueltos en la guerra por las acciones de piratería de algunos de los clanes.

La búsqueda para el fin del conflicto hizo que las acciones militares estadounidenses fueran cobradas con hostilidades. Los americanos no temían pasar con sus helicópteros de guerra sobre las poblaciones y dentro de poco, eso se convirtió en un serio problema.

La intervención de Mohamed Farrah Aidid

Como parte del proceso de instaurar el nacionalismo en toda la nación, Mohamed Farrah lideró la Alianza Nacional Somalí (SNA) contra la influencia de las divisiones internas. Con apoyo de una gran parte de la población atacó los grupos oficiales y los desbancó del poder para imponer su étnia.

Aidid estudió en Italia y Rusia. Fue diplomático y político en su país, además, participó en la Guerra de Ogaden, contra los etiópes durante los años setentas. A inicio de los noventa desbancó a Mohamed Siad Barre de la presidencia y el país se dividió en dos bloques que dejaron  Somalia peor que antes.

Estados Unidos encubierto como miembro de las Naciones Unidas, puso precio a la cabeza de Aidid. Cobraba 25.000 dólares para asesinarlo, por lo que el líder se escondió y declaró enemigo a los miembros interventores de las Naciones Unidas, especialmente a EEUU.

La batalla

Inicialmente fue EEUU el que tomó la batuta del ataque. Mandó una gran fuerza expedicionaria de 19 helicópteros del 160° Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales, doce vehículos motorizados y 160 hombres. Su objetivo: tomar algunas de las cabecillas del SNA.

En plena capital de Somalia, los soldados atacaron los helicópteros y derribaron dos UH-60. Aumentaron los heridos y los estadounidenses dispararon a cualquiera que pasaba por ahí. Se sabe que mataron 300 civiles.

Era el 3 de octubre de 1993 y llegó la noche. En las calles disparaban contra los soldados americanos que estaban divididos. Los soldados somalíes que eran vistos por la propaganda internacional como piratas tenían AK- 47, granadas propulsadas y morteros.

La multitud de soldados africanos arremolinados en toda la provincia de Mogadiscio, atacaron con desorden las fuerzas de las Naciones Unidas. Calle por calle se enfrentaban los soldados aunque eran masacrados por los rangers. El uso del infrarrojo asestaba con puntería sobre los somalíes.

Llegó el día dos. El contingente de rescate estaba integrado por tropas malayas y pakistaníes. Venían en helicópteros AH-1 y UH-60 con la intensión de rescatar los sobrevivientes del primer helicóptero. Estas tropas estaban rodeadas y soportaron toda la noche disparando.

El otro helicóptero perdió todos sus hombres menos el piloto suboficial Michael Durant, que fue tomado como rehén por los somalíes.

Las tropas africanas tuvieron un fuerte golpe. Murieron entre 300 y 500 hombres sin contar 4000 heridos. Luego de estos hechos EEUU dejó Somalia por pedido de la ONU, para evitar que la nación del norte tomase represalias. Luego de Vietnam, fue la batalla donde los estadounidenses perdieron más tropas.

En el cine

La película Black Hawk Down (La caída del halcón negro) del 2001, inspirada en la novela-relato del periodista Mark Bowden, es la obra desarrollada por los estadounidenses sobre esta batalla. Obviamente la perspectiva hizo que el mundo creyera que los somalíes eran unos divergentes desordenados, sin detenerse en sus problemas históricos.

En los años siguientes Farrah Aidid ganó la presidencia aunque murió un tiempo después por un enfrentamiento civil. La situación en Somalia sigue siendo complicada. Por muchos años vivieron sin un estado sólido y aun, hoy en día es considerado un estado fallido.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Mohamed_Farrah_Aidid
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Mogadiscio
  3. http://www.mundohistoria.org/temas_foro/historia-desde-la-guerra-fria-hasta-la-ultima-decada/la-batalla-mogadiscio
  4. https://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_de_las_Naciones_Unidas_en_Somalia_I

Imágenes: 1: elkronoscopio.blogspot.com, 2: pinterest.cl, 3: nightmissiontomogadishu.com

Grandes batallas: Mogadiscio (1993)
10 septiembre, 2018

Ver más Artículo al azar