Gigantes de los cielos: ¿qué sabemos de los Pterosaurios? Parte 1

Lo más reciente:

Pterosaurios y dinosaurios

La edad geológica del Mesozoico, conocida popularmente como edad de los reptiles, fue testigo de los animales más grandes que jamás han existido sobre la Tierra… a excepción de las ballenas. Dinosaurios gigantes rondaban los continentes, mientras reptiles marinos en muchos casos titánicos gobernaban los mares. Ya hablamos en un artículo de las causas del gigantesco tamaño que llegaron a alcanzar los saurópodos, de lejos, los animales más grandes en haber caminado (ojo, caminado) sobre la tierra.

Y así mismo, gigantes alados volaban en los cielos.

Mucha gente cree que los Pterosaurios eran dinosaurios. Aunque es un error comprensible, es importante aclarar que los pterosaurios eran en verdad un grupo diferente de reptiles que evolucionaron paralelamente a los dinosaurios. De hecho, técnicamente hablando las aves son dinosaurios, pues descienden directamente de estos, mientras que los pterodáctilos aparecieron al tiempo y de antecesores diferentes.

Y bueno. ¿Qué hace a los pterosaurios tan interesantes?

Vuelo

El vuelo ha evolucionado exactamente 4 veces en la historia de la vida en la Tierra, ni una menos, ni una más.

Fue inventado primero por los insectos, allá en el periodo Devónico, hace más de 400 millones de años.

Los segundos fueron los pterosaurios. Apareciendo en el Triásico tardío (esto es, hará unos 210 millones de años), estos animales evolucionaron de un antecesor desconocido y desarrollaron un sistema alar basado en la elongación de los huesos del brazo y un tejido que, como se verá, es de altísima complejidad.

Finalmente vinieron las aves, descendientes directas de los dinosaurios (hará unos 150 millones de años) y los murciélagos (hará unos 40).

De estos 4 grupos, los pterosaurios son los únicos que ya no existen. Podemos saber cómo volaban las aves antiguas, o los antecesores de los insectos, pero no tenemos idea de cómo funcionaban los antiguos pterosaurios. Por esta razón, ya son de por sí un misterio interesantísimo… y sin resolver.

En caso de que tengan curiosidad al respecto, las demás especies capaces de “volar” son en realidad apenas planeadoras, aprovechando las corrientes de viento y/o la altura o la velocidad para ir de un lugar a otro: entre estas especies se encuentran las arañas, los peces, ardillas, ranas, lagartos y serpientes voladores, entre otras.

Tamaño

Hemos hablado en estas páginas de las aves más grandes de la Historia: Argentavis Magnificensis y Pelagornis Sandersi, emparentadas con el cóndor y el albatros respectivamente, que son las aves voladoras más grandes de la actualidad. Estos dos pájaros tenían una envergadura de alrededor de 8 metros, duplicando la de los gigantes actuales; sin embargo, aún ellos quedan cortos cuando se comparan con los titanes que llegaron a ser los pterosaurios.

Estos animales, en sus mayores tamaños, alcanzaron envergaduras de más de 12 metros, superando en un 50% a las aves más grandes y, posiblemente, duplicando su peso. Así mismo, la cantidad de especies con envergaduras superiores a los 7 metros (es decir, iguales o superiores a las mayores aves) es considerable, dando a los pterosaurios el reinado indiscutible en lo que respecta a tamaño corporal.

Algunos pterosaurios alcanzaron tamaños verdaderamente titánicos

Ecología

Los pterosaurios aparecieron y vivieron en un tiempo en el que ningún otro animal volador competía con ellos… además de los insectos, claro. Pero más que una competencia, es posible que los insectos fuesen el incentivo fundamental para comenzar el vuelo.

Los primeros pterosaurios eran pequeños y tenían cola. Originalmente se pensaba que eran todos piscívoros, pero eventualmente se descubrió que muchos se volvieron carnívoros o insectívoros, diversificándose en el triásico y apoderándose de los nichos disponibles (muy parecido a como lo hicieron las aves unos millones de años más tarde). Estos pterosaurios con cola eran pequeños, y desaparecerían, por razones desconocidas, hacia finales del jurásico.

Debido a que en este periodo aparecieron las aves, por mucho tiempo se pensó que aquellas los habían llevado a la extinción. Sin embargo, estudios recientes han revelado que ambos grupos se especializaron en nichos distintos, por lo que sigue siendo un misterio la extinción de estos animales. Lo cierto es que con su desaparición quedaron únicamente los Pterosaurios sin cola, de los que surgirían los mayores animales voladores que han existido en la Tierra.

Estos animales habitaban tanto en las costas como tierra adentro, y eran cazadores, pescadores o carroñeros. Como los actuales cóndores, no utilizaban tanto estilos activos de vuelo, sino que simplemente planeaban aprovechando las corrientes de aire y ahorrando energía.

Por esta razón, se cree que muchos de estos animales eran carroñeros y cazadores oportunistas, aprovechando la posibilidad de moverse grandes distancias con poca energía. Así mismo, algunos pterosaurios evolucionaron grandes alas y picos sin dientes, sistema característico de los cazadores de insectos, que requieren una alta maniobrabilidad y tragan normalmente enteras a sus presas.

En este sentido, los pterosaurios eran semejantes a especies actuales de aves (o incluso de murciélagos). Sin embargo, su fisionomía era muy diferente. Su mecanismo de vuelo, su desarrollo y su forma corporal eran algo de otro mundo.

Pero de ello hablaremos en un próximo artículo.

Parte 2

Imágenes: 1: dinosaurioss.com, 2: avesguadalajara.blogspot.com.co, 3: curiodinos.blogspot.com.co

Gigantes de los cielos: ¿qué sabemos de los Pterosaurios? Parte 1
25 enero, 2018


Ver más Artículo al azar