Gigantes de la tierra: animales con los que convivieron los primeros humanos, Parte 2

Zoología

Tras salir de África, los primeros humanos modernos se encontraron con poblaciones de homínidos a lo largo y ancho del viejo continente. Estas poblaciones, al igual que las de homo sapiens en el continente africano, habían convivido con gigantescos animales a lo largo de milenios, pero al ser desplazadas (o según otra teoría, asimiladas) por los humanos, las dinámicas de cacería cambiaron y muchas especies desaparecieron (aunque las extinciones no fueron tan dramáticas como serían luego en América y Oceanía).

Hubo una región en la que, al igual que África, fue colonizada en un periodo relativamente temprano y logró conservar mucha de su megafauna: el sudeste asiático (equivalente a lo que hoy es India, Tailandia, Camboya, Vietnam, Bangladesh y parte del sur de China). Se cree que esto sucedió porque fue colonizado en un periodo muy temprano, hace más de 130 mil años. En esta región sobrevivieron varias especies de rinocerontes y elefantes hasta hace relativamente poco tiempo (unos 2000 o 2500 años), y aún sobrevive una especie de elefante y una de rinoceronte. Sin embargo, en el caso de las praderas del norte el proceso fue mucho más dramático, y los gigantes que rondaban las heladas sabanas de la taiga euroasiática fueron en su mayor parte exterminados.

Hay que recordar que las regiones de Europa central y nórdica y grandes territorios al oriente del Cáucaso estaban pobladas por una especie diferente de homínido, el homo neanderthalensis u hombre de neanderthal, quien estaba mucho mejor adaptado que los humanos a las condiciones frías de la edad de hielo en esta región. Por ello, el hombre no pudo colonizar el norte del continente hasta un periodo más bien cercano: hace alrededor de 40 o 30 mil años.

Algunas de las especies referidas aquí existían también en América del Norte, en cuyo caso así se aclarará.

El Mamut lanudo

Comenzamos esta serie con una especie icónica, que seguramente todos conocen. El mamut, pariente cercano del elefante, era un gigantesco animal lanudo que se alimentaba de pasto, hierbas y hojas. Su cuerpo podía fácilmente superar en tamaño aquel de un elefante africano moderno, y sus gigantescos colmillos podían usarse tanto para escarbar el suelo en busca de raíces como para defenderse. Se extinguió hace muy poco, quizás 6 o 7 mil años, y aún existen especímenes congelados que conservan su material genético, por lo que están intentando clonarlo para restaurar sus poblaciones. Así mismo, hay pruebas de que una población remanente de mamuts podría haber sobrevivido todo este tiempo en Siberia. El Mamut también habitaba las praderas de América del Norte, llegando hasta el sur de Florida y la actual frontera con México.

Los rinocerontes lanudos

En el norte de Eurasia se registran dos gigantescos tipos de rinoceronte, la primera emparentada con el rinoceronte actual y muy semejante a éste, solo que cubierta con una gruesa capa de pelaje (coelodonta antiquitatis). El segundo tipo es mucho más especial, pues pertenece a un género diferente y tenía un solo y gigantesco cuerno que podía llegar a medir dos metros. Conocido como elasmotherium, tenía el mismo tamaño que un mamut lanudo, y era un poderoso herbívoro capaz de defenderse de cualquier ataque con su poderoso cuerno. Algunas evidencias indican que sobrevivió hasta hace menos de 10 mil años, y que su cuerno único podría estar en los orígenes de la leyenda europea de los unicornios.

 

El oso marino gigante

Los científicos aún debaten si este oso estaba emparentado con los osos pardos o los osos polares. Lo cierto es que es, junto con el oso sudamericano, el mayor oso en la historia, pues fácilmente superaba una tonelada de peso (el mayor oso actual, el gigantesco oso polar, rara vez supera los 700 kilogramos). Lamentablemente, no tiene un registro fósil tan rico como el mamut y el rinoceronte, por lo que se hace difícil calcular el tiempo en que se extinguió.

 

Los carnívoros de las cavernas

Establezco aquí un conjunto de predadores conocidos como la hiena de las cavernas, el oso de las cavernas y el león de las cavernas. Todos ellos superaban en tamaño a sus parientes actuales se extendían a lo largo y ancho de Eurasia (y en el caso del león, a toda américa). Sus hábitos eran muy semejantes a los de los actuales hiena, león y oso pardo.

 

El hipopótamo europeo

Habitó los ríos y lagos de Europa hasta antes de la última glaciación, y era significativamente más grande que su actual pariente africano. Su registro fósil indica que se extendía desde la península ibérica hasta Grecia, y por el norte llegaba hasta las islas británicas. Un pariente pigmeo de este hipopótamo sobrevivió en algunas islas europeas (Chipre, Sicilia y Malta) hasta hace menos de 10 mil años.

El Alce gigante

Pariente del actual alce, era muy similar, pero su cornamenta era mayor y podía superar los 600 kilos de peso. Al igual que con las especies antes mencionadas se sospecha que la cacería por parte de los hombres debilitó las poblaciones, pero en una conclusión que raya con el surrealismo, también se considera que el excesivo crecimiento de la cornamenta favoreció la extinción del alce, que no pudo moverse con libertad en los bosques cuando el mundo volvió a calentarse. Sin embargo, poblaciones sanas sobrevivieron en Asia y fueron posiblemente exterminadas por cazadores humanos hace alrededor de 6 mil años.

 

El simio gigante

Terminamos esta lista con uno de los ejemplares más interesantes de la historia natural, el simio gigante o Gigantopithecus. La mayor especie habría superado los 3 metros de altura, los 500 kilogramos de peso y habría convivido con los primeros humanos llegados al sudeste asiático hace alrededor de 130 mil años, extinguiéndose aproximadamente 50 mil años más tarde. Debido a su gigantesco tamaño, un adulto de esta especie difícilmente habría tenido que temer de ningún depredador de la región, y por la semejanza de sus molares con los de los humanos, se considera que podrían ser parientes cercanos de éstos, aunque esta teoría requiere verificación y normalmente se colocan en la familia de los orangutanes. Esta especie era herbívora y vivía en los bosques de bambú, aunque se extendió a otras regiones. Las causas de su extinción son desconocidas, pues carecía de predadores naturales (al menos en estado adulto): las principales pruebas apuntan a competencia con especies de hábitos similares, las cuales podrían incluir al panda (debido a que ambos consumían bambú) y a los humanos modernos. Algunas teorías establecen que poblaciones remanentes se movieron hacia el norte y sobreviven en el Himalaya, dando origen a la leyenda del Yeti. Otras teorías, por su parte, afirman que se extinguieron en un periodo más tardío y están en la raíz de las leyendas sobre los gigantes, que abundan en esta región.

Fuente de imagen 1: 1.bp.blogspot.com
Fuente de imagen 2: lh4.ggpht.com
Fuente de imagen 3: img2.wikia.nocookie.net
Fuente de imagen 4: imageshack.com
Fuente de imagen 5: uiowa.edu
Fuente de imagen 6: orig03.deviantart.net
Fuente de imagen 7: vignette4.wikia.nocookie.net
Fuente de imagen 8: homohirsutus.com

Gigantes de la tierra: animales con los que convivieron los primeros humanos, Parte 2

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: