Fu Hao: la Historia de la emperatriz guerrera

Historia, Personajes de la historia, Personas sorprendentes

Una mujer guerrera en un reino de hombres

Hace unos dos o tres siglos, China se encontraba entre las sociedades más patriarcales de la tierra: las mujeres allí no estaban autorizadas a realizar muchas tareas, dependían completamente de su familia y se consideraban muchas veces como propiedad de su marido. Incluso en la actualidad el asesinato de niñas es algo común en las zonas rurales: como la ley permite solo tener un hijo las familias prefieren asesinar a las recién nacidas para garantizar que su hijo sea varón, pues una mujer, a sus ojos, tiene menos valor. Esto de hecho ha llevado a un considerable desequilibrio poblacional: mientras que en la mayor parte de países del mundo hay ligeramente más mujeres que hombres, en China hay 108 varones por cada 100 mujeres.

Sin embargo, esto no siempre fue así. En los tiempos de la dinastía Shang, en el segundo Milenio antes de Cristo, las mujeres tenían un rol importante en la sociedad, llegando algunas a ocupar puestos de dirección agrícola, la adivinación e incluso la guerra.

Este es el caso de la emperatriz Fu Hao. Los primeros atisbos de su historia se conocieron en 1976 cuando arqueólogos comenzaron a excavar los restos de una tumba en los alrededores del actual Henan, en el cementerio real de esta dinastía. La tumba, única en permanecer intacta en todo el cementerio, pertenecía a una de las esposas del emperador Wu Ding, quien gobernó entre los años 1250 y 1192 a. C. En la tumba habían 16 cadáveres (seguramente sacrificios de esclavos) y 1928 objetos funerarios que incluían dagas, arcos y flechas, espejos, entre otros símbolos del poder de la realeza de la dinastía.

Los honores a la emperatriz

Se trataba de un honor desmesurado para ser una mujer, o al menos eso parecía. Sin embargo, las fuentes escritas pronto comenzaron a desvelar su historia: se trataba de Fu Hao, una emperatriz dedicada a la adivinación… y al comando de las tropas en batalla. Su prestigio era tal que dominaba gigantescas extensiones de tierra en los alrededores de la capital y tenía bajo su mando un ejército de 3000 hombres que dirigió en repetidas ocasiones contra los enemigos de la dinastía, principalmente, los Fusang.

Pero parece ser que Fu Hao no era un caso particular. Bajo su mando directo se encontraban más de 100 mujeres dedicadas a la adivinación y a asuntos políticos y militares. Se ignora si algunas de estas mujeres también iban a la guerra, pero era probable… y una muestra de las diferencias de la China del segundo milenio a.C. y la del primer milenio d. C.

No se sabe a ciencia cierta si la emperatriz tuvo hijos. Las fuentes se contradicen: algunas afirman que no tuvo hijos varones, otras, que murieron antes de alcanzar la adultez. Ninguna fuente refiere hijas, pero se presume que no tuvo ninguna. Incluso, una teoría le apunta a que Fu Hao se habría dedicado a la guerra como una manera de “compensar” por su incapacidad de responderle al emperador generando descendencia.

Esta compensación se probó más que satisfactoria. Cuando murió, Fu Hao era una reconocida comandante por su habilidad en batalla y su tenacidad dirigiendo las tropas. Wu Ding le dedicó una tumba honoraria y se dice que incluso le hacía sacrificios para solicitar su ayuda en las batallas. La emperatriz se convirtió en una leyenda, y junto con Mulan, en una de las pocas guerreras chinas reconocidas por la sociedad.

¿Conoces la historia de alguna otra mujer dedicada a la guerra en tiempos antiguos?

Fuente de imágenes: 1: thehistoryofchina.files.wordpress.com, 2: i-china.org

Fu Hao: la Historia de la emperatriz guerrera

¿Conoces acerca de...?