“Fotografía psíquica”, o el arte de fotografiar el pensamiento

Fotografía, Parapsicología

¿Es posible modificar el mundo físico con nuestra mente?

¿Tiene nuestra mente incidencia en el mundo físico que nos rodea? Muchas de las creencias new – age y semejantes creen que sí, que nuestra conciencia puede modificar la realidad a nuestro alrededor. Muchas, además, afirman que podemos probar físicamente la incidencia de los pensamientos en nuestro entorno físico con modificaciones que pueden hacerle a la materia. Normalmente, lo primero que se piensa en estos casos es en la existencia de la telekinesis, pero existe otra vertiente, llamada fotografía psíquica, que podría probar la existencia “física” de la conciencia humana, que sería capaz de plasmar los pensamientos en una cámara fotográfica.

Desde el surgimiento de la fotografía existe interés en la posibilidad de captar con el lente entidades no visibles al ojo humano, como espíritus, fantasmas, el “aura” de una persona, entre otras. La fotografía psíquica va un paso más allá y le apunta a plasmar ideas o pensamientos en el lente sin que medie, como es lógico, la creación de un objeto físico. Los orígenes de la fotografía psíquica (que algunos llaman fotografía mental) se remontan a mediados del siglo XIX, pero no fue hasta el siglo XX que aparecieron los primeros éxitos en esta disciplina.

Pruebas de esta misteriosa habilidad

Tomokichi Fukurai

El primer caso registrado de éxito se dio en torno a 1910 cuando Tomokichi Fukurai profesor asistente en psicología de la Universidad de Tokio, comenzó a realizar experimentos con los sujetos Chizuko Mifune y Ikuko Nagao. La segunda habría sido capaz de imprimir imágenes en placas fotográficas en diversas ocasiones en un proceso que Fukurai bautizó como nensha. Sin embargo, algunos periodistas habrían encontrado irregularidades que habrían manchado la reputación de Nagao, quién habría sufrido una seria depresión que la llevaría a la muerte. Fukurai publicó en 1913 un libro llamado “Clarividencia y Fotografía Psíquica” que, a su vez, habría sido muy criticado por sus pares debido a supuestas inconsistencias científicas y habría llevado a la renuncia del profesor ese mismo año.

Eva Carrière

Otro caso fuertemente criticado fue el de Eva Carrière, una médium francesa que se decía capaz de formar imágenes físicas – llamadas por ella “ectoplasmas” – que después podrían captarse con las cámaras. Al igual que en el caso de Fukurai, sus reclamos fueron desestimados por los investigadores.

Ted Serios

Sin embargo, a mediados de la década de los 60’s un hombre conocido como Ted Serios habría comprobado la existencia del fenómeno. Relatada en el libro “El mundo de Ted Serios: estudios de ‘Fotografía psíquica’ de una mente brillante” (publicado por el psicólogo Jule Eisenbud), la habilidad de Serios requeriría de un pequeño tubo que pondría frente a la cámara, la cual entonces se apuntaría a su frente, lo que transmitiría sus ideas a la fotografía. Si bien el sistema no siempre funcionaba, en ocasiones la fotografía mostraría algunas alteraciones, mientras que otras veces presentaría imágenes completamente nítidas que, se supone, Serios habría insertado en la cámara Polaroid – único tipo de cámara con la cual trabajaba –. Serios clamaba que él no “pensaba” realmente la imagen, sino que era como si su mente funcionara como un portal que traía imágenes sobre las que él tenía poco – a veces ningún – control.

Uri Geller

No es el único caso. Uri Geller, un psíquico famoso israelí, ha replicado un fenómeno semejante en años recientes, y es solo uno de los centenares de personas que claman haberlo logrado. Sin embargo, existe una crítica muy fuerte que acusa a Serios y Geller de ilusionistas que utilizan trucos de prestidigitación para engañar a los psicólogos investigadores. Esta crítica no proviene del campo académico tanto como del de la magia callejera, varios de cuyos representantes han replicado los “casos” de estos dos personajes, o al menos así lo afirman.

La posibilidad de tomar “fotografías psíquicas”, entretanto, sigue fascinando a las personas. ¿Creen ustedes en la posibilidad de tomar una de estas fotografías? ¿Podemos implantar así nuestros pensamientos en la placa de una fotografía?

Fuente de imágenes: 1: theendofbeing.com; 2: cs303109.userapi.com.

“Fotografía psíquica”, o el arte de fotografiar el pensamiento

¿Conoces acerca de...?

Bibliografía

El pensante (29 Mayo, 2015). “Fotografía psíquica”, o el arte de fotografiar el pensamiento. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/fotografia-psiquica-o-el-arte-de-fotografiar-el-pensamiento/