Exploradores maravillosos: Edmund Hillary

Personajes de la historia, Personas sorprendentes

Edmund Hillary

De una región solitaria

En una ciudad de Nueva Zelanda llamada Auckland, nació Edmund Hillary. De un lugar tan lejano como las islas de la Oceanía hay grandes montañas que nuestro personaje aprendió a escalar desde niño; realmente su profesión era apicultor, aunque después de sus 17 años las cosas cambiarían.

De su padre aprendió el arte de subir montañas, sabía que escalar una montaña era un reto espiritual y por ello intentó escalar las más altas. Toda su juventud se preparó para esto, además que la tecnología de la época era buena para resistir el calor y la pérdida de oxigeno.

Un cambio inesperado

A pesar de que Nueva Zelanda está tan lejos, ella pertenecía a la Commonwealth y tuvo que participar en la Segunda Guerra Mundial. El joven Edmund fue uno de los soldados que fueron a la guerra contra los japoneses. Tenía que manejar un hidroavión y muchas veces estuvo cerca a la muerte, incluso sus compañeros de combate dicen que él tenía una bendición que no dejaba que a sus aviones les pasara nada, sólo por ello pudo salvarse de la guerra.

La pérdida de compañeros era espantosa, incluso como peleaba contra el eje en el Pacífico, tuvo que soportar los afanes de la guerra improvisada. La comida y la pérdida de salud, además el hábito de matar lo hizo más resistente a las adversidades del tiempo.

En 1945 fue a pelear en las Islas de Fiyi y Salomón, lastimosamente esta vez la suerte no estaba de su lado y tuvo un accidente que hizo necesario que lo repatriaran, por lo que no pudo presenciar la victoria de la guerra.

El primer ascenso al Everest

Su recuperación y primera gran escalada

Devuelto a su país, pasó los primeros años en una gran depresión, no podía creer que fuera derribado por lo que buscó fortalecerse de otras maneras. Lo primero que hizo fue retomar escalar las montañas que lo rodeaban, pues la guerra le había dejado una buena pensión por lo cual podía darse el lujo de pensar en ello.

Fue en 1951 donde escaló la montaña más alta de la cordillera de Los Alpes del Sur, ubicada en la isla más grande de Nueva Zelanda, ella medía 3000 msnm.

Ese mismo año, todos presenciaron sus dotes como escalador por lo que fue invitado a realizar su primera expedición profesional en la gigantesca montaña de Garhwal en la India. El equipo de escalada estaba compuesto por ingleses de familias adineradas y sherpas (guías) que conocían muy bien este sector. Exitosamente logró la cima después de muchos meses y cuando se estaban devolviendo de la expedición, estaba tan animado que quiso reconocer el Himalaya.

El Himalaya y sus secretos

El Himalaya es una de las cordilleras más grandes del mundo, pues sus picos están por encima de los 8000 msnm y es una de las zonas más peligrosas por la cantidad de nieve perpetua. Pero eso no evitó que Edmund Hillary conociera una nueva ruta hacia la montaña más grande del mundo: El Everest.

La ruta que se conocía para subir el Magnífico Everest quedaba por Tibet y era una ruta totalmente adversa. Las personas que venían a subir las montañas no lograban hacerlo y morían con mucha facilidad: grandes riscos no dejaban escalar y hasta ese momento la imposibilidad de conquistar el Everest había desanimado a la humanidad.

Pero Hillary no lo hizo, él aunque accidentado por la Segunda Guerra había aprendido a superarse y en un camino por Nepal, mientras atravesaba el Himalaya, iba descubriendo la ruta más cercana al Everest, aunque antes de escalarla, conquistó la montaña Cho Oyu, ubicada a 8.119 msnm, al oeste del Everest.

Ese triunfo lo llevó a que el Alpine Club de la Royal Geographical Society, reconocido club de alpinistas profesionales con más de 100 años escalando, lo invitara a formar parte de ellos. Ser parte de esta organización no sólo era el sueño de todos los que deseaban escalar montañas, era la posibilidad de acceder a mejores equipos y los mejores guías del mundo.

La primera escalada del Everest

La magnificencia del Everest había nublado los sueños de los escaladores ingleses por siete veces consecutivas, ellos estaban desanimados y no contemplaban la posibilidad de encontrar alguna vez la cima deseada.

Pero con la nueva ruta descubierta por Hillary y su guía Tensing Norgay, subirían todo el Everest. La arista sureste que era el camino descubierto por Nepal, se empezó a subir en 1953 para alcanzar la cima el 29 de Mayo de ese año. Escalaron 8.848 msnm.

Muchos de los que iban en el grupo murieron, también era natural la pérdida de dedos por el frío tan atroz que se vivía y todos estos relatos de la gran escalada fueron consignados en el libro La gran aventura (1953) y  La ascensión del Everest (1958)

El Polo Sur

El nuevo triunfo sería la expedición al Polo Sur, allí junto con tractores alcanzaría el punto más sur de la Antártida el 4 de Enero de 1958, de esta excelente expedición también escribiría dos libros: La travesía de la Antártida y Sin latitud por error.

Toda su vida siguió escalando y ayudó a las comunidades de Sherpas en Nepal, construyó grandes hospitales y campos de aviación que todavía llevan su nombre. En 1961, 1963 y 1964 volvería a escalar el Everest. En 1977, a los 58 años, seguía siendo un experto subiendo montañas.

Imágenes: 1: ratedguides.com, 2: youtube.com, 3: craigprimrose.com

Exploradores maravillosos: Edmund Hillary

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: