Experimentos sociales: el Proyecto 100.000


Lo más reciente:

La Guerra de Vietnam

El primero de noviembre de 1955 los Estados Unidos entraron, oficialmente, a la Guerra de Vietnam.

Ya hablamos en el artículo Historia de cómo Francia perdió la Guerra con Vietnam sobre los orígenes del conflicto en Vietnam, que originalmente enfrentaron a la potencia colonial de Francia con los independentistas de este país. Tras Dien Bien Phu, las tropas francesas quedaron profundamente desmoralizadas y perdieron los avances que habían realizado en el norte del país, por lo que el país se vio obligado a retirarse. Poco después, los Estados Unidos entrarían al conflicto con el objetivo de mantener el control sobre la mitad sur del país (la mitad norte estaba bajo dominio comunista) y comenzarían la que se convertiría en la más célebre de sus derrotas.

Tras casi dos décadas, más de un millón de muertos y una cantidad ingente de recursos gastados, el país tuvo que retirarse. Sin embargo, en este periodo se realizó uno de los experimentos más cuestionados y criticados en la historia de los Estados Unidos: el llamado “Proyecto 100.000”.

Y en esencia, este proyecto consistió en enviar al frente de batalla a personas con problemas mentales o de salud, simplemente para “ver” cómo iba la cosa.

Los 100.000 de McNamara

Robert McNamara fue Secretario de Defensa de los Estados Unidos entre 1961 y 1968, todos años en los que Estados Unidos estuvo en guerra con Vietnam. Dentro de sus acciones, destinadas a conseguir una victoria definitiva en esta guerra, sin lugar a duda la más polémica fue el Proyecto 100.000, que implicó la selección de 100.000 hombres específicos para realizar un estudio social.

¿Cuál era el objetivo del estudio? Oficialmente, la idea era encontrar si se podían reducir los requerimientos para pertenecer al ejército, algo crítico para el país en un periodo en el que necesitaban más y más reclutas pero la oposición al conflicto iba en constante crecimiento. Por supuesto, si se reducen más los requisitos habrá más personas disponibles (bueno, más hombres disponibles, pues el ejército era en este periodo aún más que ahora un asunto masculino) para luchar en el frente.

Robert McNamara

Pero muchos alegan que este no fue solo un experimento militar. Al contrario: en tiempos en que la eugenesia había dejado de considerarse como una política moralmente aceptable, esta alternativa surgió para lidiar con poblaciones de personas pobres, con baja educación y pocas alternativas laborales.

El Experimento

Fuese cual fuese la razón de fondo, lo cierto es que la selección de este personal comenzó en 1966. Individuos que en el pasado habrían sido considerados como no-aptos para el ejército, ya fuese por bajas habilidades cognitivas o por problemas físicos (como el sobrepeso) que dificultarían sus acciones en el campo de batalla.

Cruelmente bautizados como “Los Idiotas de McNamara” (McNamara’s Morons), fueron en realidad más de 100.000: entre 320 y 340 mil reclutas hicieron parte de este polémico proyecto. En el marco de la “Guerra contra la Pobreza”, se afirmaba que esto permitiría incrementar su educación y entrenamiento a la par que brindaban un valioso servicio a su país. En realidad, terminaron sucediendo otras cosas.

Debido a su falta de capacidades, estas personas rara vez cumplían con los requerimientos para ser técnicos o asistentes en logística, y terminaban siempre en el frente. Allí, tenían tres veces más posibilidad de morir que un soldado ordinario, debían cambiar repetidamente de operación (pues resultaban además en una limitación para sus compañeros) y cuando marchaban como regimiento lo único que se lograba era poner en peligro sus vidas.

Así, entre 1966 y 1971 los Estados Unidos, bajo el mantra de “combatir la pobreza”, enviaron a miles de jóvenes a una muerte casi segura simplemente porque no podían conseguir voluntarios para luchar esta guerra.

No es de sorprender que el Proyecto 100.000 fuese duramente criticado aún por personas afines al gobierno. Sin embargo, una vez terminó, las cosas no mejoraron para los soldados.

Efectos permanentes

Estudios han demostrado que los participantes de este proyecto presentan muchos más problemas que sus contrapartes (que también pueden tener limitaciones, pero que no fueron forzados a ir a la guerra), asociados tanto a efectos psicológicos (muchas veces permanentes) como a la capacidad de vincularse de manera “normal” a la sociedad. Por ejemplo, los salarios de estas personas fueron mucho más bajos que los de otras personas con limitaciones no-veteranas ($7.000 menos, de la época, equivalentes a 16.000 dólares menos hoy), sus matrimonios eran tres veces más dados a terminar en un divorcio y su educación era mucho más dada a estancarse.

En últimas, el Proyecto 100.000 ha sido citado como ejemplo de un proyecto que pudo tener intenciones buenas (aunque ni siquiera eso nos consta), pero que terminó afectando la vida de sus participantes y resultando en un alto costo para el ejército, sin presentar prácticamente ningún beneficio ni para ellos, ni para la sociedad, ni para el ejército.

Bueno, quizás para los vietnamitas.

Ah, y por último, en su momento, se consideró de nuevo realizar algo así durante la Guerra de Irak, pero las denuncias y la experiencia en Vietnam pronto llevaron a desechar la propuesta.

Bibliografía:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Project_100,000
  2. https://www.quora.com/What-disgusts-you/answer/Dawn-Amber-5

Imágenes: 1: bigthink.com, 2: biography.com, 3: historynet.com

Experimentos sociales: el Proyecto 100.000
28 junio, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar