Evolución en alta velocidad: el caso de los lagartos de la isla de Pod Mrcaru

Ciencia, Zoología

Evolución

En la actualidad la teoría más sólida para explicar la diversidad biológica que caracteriza nuestro planeta es, sin lugar a dudas, la teoría de la evolución. En esencia, lo único que afirma es que mutaciones aleatorias modifican los organismos y aquellos con las mutaciones más beneficiosas son los únicos que sobreviven. A lo largo de grandes periodos de tiempo las mutaciones se van acumulando y las especies se modifican de manera acorde.

Si bien aspectos específicos de la evolución son visibles en ciertos experimentos (en particular en los casos de bacterias que desarrollan inmunidad contra ciertas sustancias) en el mundo real es más difícil observarlo, pues puede tardar unos cuantos centenares de miles de generaciones en expresarse. Sin embargo, ocasionalmente ocurre de manera más acelerada.

Y esto es lo que parece haber sucedido en Pod Mrcaru.

La invasión a Pod Mrcaru

Pod Mrcaru es una isla en el Mediterráneo que pertenece a Italia. En 1971 un grupo de científicos tomó cinco parejas de lagartos de la isla vecina de Pod Kopiste y la llevó allí, con el objetivo de estudiar su comportamiento.

En aquellos tiempos parece que no había mucha conciencia de las especies invasoras, pues en pocos años los recién llegados aniquilaron a los lagartos nativos de la isla y se apropiaron de todo el territorio. Sin embargo, entonces comenzó a aparecer un problema: no había comida.

En efecto, los lagartos invasores eran principalmente carnívoros e insectívoros, pero la isla tenía una población muy pequeña de presas potenciales. Estaban condenados… o al menos eso parecía.

La transformación de los lagartos

Una reciente investigación en la isla reveló que la población de lagartos se había mantenido saludable… pues los animales se habían adaptado a alimentarse de plantas.

En unos pocos centenares de generaciones habían sufrido transformaciones impresionantes. Sus cabezas se habían alargado, así como el resto de su cuerpo: esto les permitía morder más duro y tener un tracto digestivo más largo para poder digerir las plantas.

Pero como si esto no fuera suficiente, los lagartos también desarrollaron unas modificaciones en su tracto digestivo para que el paso de las hojas tardara más tiempo y se pudieran extraer más nutrientes. Llamadas “Válvulas Cecal”, estas modificaciones no existen en la población nativa de la otra isla.

Gracias a esto la nueva especie de lagartos puede tener una dieta hasta un 70% vegetariana, permitiéndole sobrevivir en un entorno muy diferente al de su isla natal.

Pero como si esto no fuera suficiente, también se presentó una modificación en el comportamiento. En su isla natal, estos lagartos son agresivos y fuertemente territoriales, pues necesitan cuidar sus terrenos de caza.

Las plantas son más ubicuas, por lo que no es necesario tener un territorio y los animales ahora pueden coexistir. Las densidades también han aumentado, facilitando la creación de dinámicas sociales que no existían en la isla original.

La evolución de los lagartos de la isla Pod Mrcaru es un ejemplo muy particular y especialmente valioso de cómo funciona la selección natural y cómo puede generar cambios en una población en pocos años, siempre y cuando las condiciones permitan y exijan adaptación.

Imágenes: 1: sciencedaily.com, 2: youtube.com

Evolución en alta velocidad: el caso de los lagartos de la isla de Pod Mrcaru

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Bibliografía

El pensante (18 agosto, 2017). Evolución en alta velocidad: el caso de los lagartos de la isla de Pod Mrcaru. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/evolucion-en-alta-velocidad-el-caso-de-los-lagartos-de-la-isla-de-pod-mrcaru/