Especialistas piden a los viajeros que se abstengan de hacer “torres” con las rocas

Lo más reciente:

Torres de rocas

En muchas sociedades antiguas la costumbre de realizar torres con rocas estaba fuertemente arraigada en las tradiciones locales. Ya fuese por motivos casuales, o más común aún, por algún significado profundo y trascendental, estas pequeñas “torres” se realizaban en el marco de diversos rituales y visitas a lugares sagrados.

En la actualidad, esta práctica se ha popularizado de manera importante, sobre todo entre los viajeros que buscan algún tipo de “contacto” con la naturaleza… y no nos digamos mentiras, también entre quienes quieren unos cuantos likes de más en Instagram o Facebook.

Por esta razón, muchos sitios turísticos cierran la temporada de vacaciones con torres de piedra por todos lados. En algunas regiones incluso se realizan concursos. Hay que admitir que la práctica es interesante, estéticamente agradable y a primera vista nada problemática.

Pero en algunas regiones las autoridades están comenzando a pedir a los viajeros que dejen de realizar estas estructuras, pues hacerlo podría ir en detrimento de los ecosistemas.

Problemas para el ambiente

Una torre no es problemática. Y tampoco lo son cuatro, o cinco. El peligro surge cuando estas estructuras se ubican por todas partes, utilizando una gran cantidad de rocas de un área pequeña.

De acuerdo con las autoridades, esto deriva en mayor erosión (las rocas cuidan el suelo), en la muerte de insectos y pequeños animales cuando las estructuras caen, y sobre todo en la desaparición de los escondrijos y agujeros donde sobreviven la mayor parte de los invertebrados, que componen la base de la cadena alimenticia de los ecosistemas.

Así mismo, en zonas cálidas y de pocas lluvias las rocas son el único espacio donde pueden crecer plantas, y apilar rocas rápidamente puede llevar a la desaparición de la vegetación.

Esto ha llevado a que los habitantes de regiones como las Islas Canarias o la Isla de Skye pasen horas desarmando los montículos y devolviendo las rocas a sus posiciones originales, tarea que consideran necesaria, pero absurda, en la medida en que nuevos turistas irán la semana siguiente a reconstruir los montículos. Por ahora no se han contemplado sanciones, pero si las campañas de concientización fracasan es posible que algunas regiones comiencen a cobrar una multa a los turistas que hacen estos montículos.

Bibliografía:

  1. https://www.lavanguardia.com/natural/20170526/422904389187/apilar-piedras-costa-moda-peligrosa-medio-ambiente.html
  2. https://www.lonelyplanet.com/news/2018/09/20/stone-stacks-tourists/?utm_source=quora&utm_medium=referral

Imagen: lavanguardia.com

Especialistas piden a los viajeros que se abstengan de hacer “torres” con las rocas
26 septiembre, 2018
Se habla de:                         


Ver más Artículo al azar