¿Es el torio el futuro de la Industria Nuclear?

Energía nuclear

Es impresionante ver cuánto tiempo ha pasado desde 1945.

Aquel año, por primera vez, se revelaron los secretos del núcleo atómico y se cosechó toda su imponente energía en las dos bombas lanzadas por los Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki, bombas que llevarían a la rendición incondicional del gobierno japonés y la finalización oficial de la Segunda Guerra Mundial.

Es triste que una tecnología con tanto para ofrecer, culmen de la comprensión del átomo que había comenzado a finales del siglo XIX y se había consolidado con la aparición de la Física Cuántica, se usase, en primer lugar, para la destrucción.

En cualquier caso, en 1945 la energía atómica era el futuro. Se pensaba que eventualmente todo (aviones, vehículos, barcos, incluso objetos de uso cotidiano) sería impulsado por pequeños reactores nucleares. Se pensaba que la energía nuclear democratizaría el acceso a la electricidad y se convertiría, eventualmente, en una energía de carácter propio, impulsando procesos y nuevas tecnologías.

En efecto, comenzó entonces el interés por construir más y mejores plantas nucleares. Pero el desastre en Chernóbil en 1986 fue un duro golpe para la industria. Con el paso del tiempo, “Nuclear” pasó de ser algo novedoso e interesante a representar temor. La probabilidad de una catástrofe, la posibilidad de que sus residuos se usasen para hacer armas nucleares, y más importante, el temor a la radiación, conspiraron para convertir a la Energía Nuclear en casi un paria de los tiempos modernos.

Alternativas

A la par que la Energía Nuclear perdía popularidad, la electrónica, el surgimiento de la ingeniería de micromateriales y la aparición y reducción en costos de nuevas energías (en particular la solar) comenzaron a simbolizar una nueva era en la que lo nuclear tenía un aire de “suciedad” y atraso.

Quizás el discurso público fue demasiado rápido. En los 1990’s se pensaba que estábamos cerca de lograr un cambio radical en el sistema mundial. Pero han pasado casi 30 años y las soluciones siguen por verse.

Es cierto, como lo hemos señalado aquí, que el petróleo está perdiendo terreno en la industria automovilística y que el desarrollo en la tecnología de baterías causará una revolución en las próximas dos décadas. Pero la electricidad aún tiene que venir de algún lado.

Es así mismo cierto que la energía solar está bajando de precio de manera impresionante. Pero no puede producir de manera continua y estamos a por lo menos 30 años de que sea económicamente viable conectarla a baterías para que la energía del día pueda usarse en la noche.

Por ahora, la energía nuclear es una alternativa viable al carbón y el gas natural que no produce gases de efecto invernadero. Pero sigue teniendo el problema de las armas nucleares y la posibilidad de una catástrofe.

Torio

Es aquí donde entra el torio. Se trata de un elemento poco utilizado pero que es extremadamente abundante en la corteza terrestre. Más importante aún, al contrario que el uranio casi todo está presente en un mismo isótopo, por lo que no es necesario el proceso para su enriquecimiento.

Pero más importante aún: al contrario que el uranio, el torio es incapaz de generar reacciones en cadena que generen una catástrofe como la de Chernóbil o Fukushima. Por supuesto, esto no significa que no genere residuos radioactivos, solo que la probabilidad de una explosión que los lance a la atmósfera o el océano es de cero.

Sin embargo, por las mismas características que lo hacen relativamente seguro, el torio requiere de un bombardeo constante de neutrones y la tecnología para lograr esto aún se encuentra en etapa relativamente joven. Puede hacerse, claro, pero es costoso.

Por esta razón, algunos han cuestionado la propuesta de usar torio en lugar de uranio, pues la tecnología no está lista e invertir en ello parece un desperdicio teniendo en cuenta otras alternativas. Sin embargo, si el objetivo es reducir a toda costa las emisiones de efecto invernadero el torio podría ser un aliado importante que no debe disminuirse.

Bibliografía:

  1. https://newatlas.com/thorium-nuclear-power/18204/
  2. https://www.theguardian.com/environment/2012/sep/13/thorium-alternative-nuclear-fuel-overstated
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Thorium-based_nuclear_power

Imágenes: 1: codigooculto.com, 2: medioambiente.net

¿Es el torio el futuro de la Industria Nuclear?