Eróstrato: el hombre que no quería ser olvidado

Incendiando todo para lograr la fama

Que hablen bien o mal de ti, pero que siempre hablen; que tu nombre sea conocido y recordado en todas las épocas. Así penso Eróstrato (Heróstrato) el día que destruyó una de las maravillas más hermosas creadas por el hombre en la antigüedad y bendecida con el nombre de una de las diosas del panteón del mundo griego: Artemisa.

En una noche del año 356 a.C., el pastor Éfeso Eróstrato, aprovechando su estatus, entró al templo tranquilamente, maquinando en su cabeza su proceder: primero se acercaría a la parte trasera del edificio en donde colgaban unos velos de colores que adornaban el lugar, eso velos hermosos pero volátiles que ardieron en instantes debido a las lámparas que lanzó el pastor.

Cuando la supuesta guardia, que debía proteger el templo, se dio cuenta de lo sucedido ya era demasiado tarde el lugar ardía en llamas y en medio del alboroto Eróstrato gritaba a todo pulmón que él había sido el causante de lo sucedido.

Como se podrá esperar, el pastor fue apresado, torturado y condenado a muerte bajo las órdenes de Artajerjes, rey de aquél momento, quien también prohibió que cualquier niño llevará el nombre del malhechor.

Guerra y Vudú: breve historia de la Independencia de Haití, parte 1 Liberté, Egalité, Fraternité Quienes conozcan el tema de la Revolución Francesa reconocerán de in...
Littlemore: el convento del pecado Una de las obligaciones de los hombres y mujeres que ingresan al servicio religioso es guardar l...
Hallazgos arqueológicos. La cuarta pirámide del valle de Giza La pirámide perdida El faraón Dyedefra, que reinó en Egipto hacia el año 2556 antes de Cristo, ha...

El legado de los siglos de los siglos

No obstante, el deseo de Eróstrato se hizo realidad y su nombre es recordado, no sólo por su fechoría sino también por una serie de autores y de artistas que usaron ese acto de hace tanto tiempo como una forma de dar continuidad a su trabajo, mostrando al pastor de Éfeso como un personaje con ansias de fama sin importar el precio.

Ejemplo de ello, son los numerosos escritores como Julio Verne, quien en uno de sus cuentos dio espacio a Eróstrato como uno de los personajes o Miguel de Cervantes y Víctor Hugo, quienes lo citaron en algunos de sus escritos

En el área de la psicología, se conoce como el síndrome de Eróstrato a todas aquellas personas que buscan sobresalir y distinguirse sin medir consecuencias, un último homenaje al campesino que entregó su vida con tal de que su nombre fuera recordado. Una clara frase que detalla está patología y al personaje que le dio nombre es la siguiente:

Se descubrió que un hombre había planeado incendiar el templo de Diana en Éfeso, de tal modo que por la destrucción del más bello de los edificios su nombre sería conocido en el mundo entero. 

Valerio Máximo

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Er%C3%B3strato

Imagen: labrujulaverde.com

Eróstrato: el hombre que no quería ser olvidado
17 enero, 2018