Eolo, el auto eléctrico construido en Colombia

Lo más reciente:

Electricidad

La era petrolera podría estar cerca de terminar, y este es un tema del que ya hemos hablado en este portal (recordemos el artículo sobre los autos eléctricos). El oro negro, que dirigió la historia del mundo por más de un siglo, podría perder en el futuro toda su influencia. Y la principal influencia en este aspecto es la electricidad.

La electricidad tiene dos componentes diferentes: su producción y su almacenamiento. La producción, en parte, se realiza con petróleo (así que no hace mucha diferencia), pero alternativas como la energía hidroeléctrica (muy común en las áreas aptas para ello) y las energías eólica y solar (cada vez aumentando más a raíz de la disminución en sus costos) parecen estar tomando la delantera. Así mismo, el carbón es muy importante en este aspecto (más aún que el petróleo).

El almacenamiento es el gran cuello de botella. El éxito de las hidroeléctricas es precisamente ese: su capacidad para almacenar energía… en forma de agua. Al tener los embalses llenos, no requieren de baterías, sino que pueden abrir las compuertas en el momento que la energía sea requerida.

Alternativas como la energía solar (que solo produce una parte del día) o la eólica (que produce de manera constante, pero una cantidad fija) requieren de sistemas de almacenamiento. Y ahí está el problema: pese a los avances, las baterías actuales son muy contaminantes, se desgastan después de relativamente poco uso y no tienen grandes capacidades de almacenamiento.

Eolo

Pese a ello, las mejoras son palpables, y algunos esperan que en una década gran parte de estos cuellos de botella puedan haber sido superados. Entretanto, ¿qué alternativa nos queda?

Eolo es una propuesta en este aspecto. El auto, desarrollado por un grupo de jóvenes de una universidad colombiana, integra un aspecto relativamente novedoso: un sistema que aprovecha la resistencia del viento (normalmente un límite para el rendimiento del auto) y lo convierte en energía aprovechable.

Por supuesto, el sistema no es autónomo (ello violaría los principios de la termodinámica) y el carro igual debe cargarse, pero esto le permite ganar algunos kilómetros cruciales de autonomía. Además, el sistema recién ha comenzado a implementarse, por lo que su diseño podría mejorar sustancialmente, quizás llevando a que en el futuro este tipo de sistemas que retroalimentan la batería aumenten la autonomía del vehículo en un porcentaje considerable.

Así mismo, el auto fue realizado casi en su totalidad con partes colombianas y mano de obra del país. Su diseño es mucho más simple que el de un auto a gasolina y sus partes más baratas, convirtiendo la batería (en este caso, un sistema compuesto de 40 baterías) en el único cuello de botella. Pero lo que es más importante: el experimento demuestra que la tecnología eléctrica está más al alcance de los países periféricos que aquella de los autos a gasolina.

Así, la revolución de los eléctricos podría no ser únicamente una revolución contra la industria petrolera, sino contra la acumulación de la producción automotriz en un puñado de regiones. Solo el tiempo lo dirá.

Imágenes: 1: noticias.coches.com, 2: ecoinventos.com

Eolo, el auto eléctrico construido en Colombia
31 marzo, 2017
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar