El Romance que nunca fue

Lo más reciente:

El Pianista

No hay persona que alguna vez no haya sufrido pánico escénico, es decir, cientos de ojos mirándote, detallando tu ropa, tu peinado, tus pasos, la expresión de tu mirada y juzgando contundentemente tu actuación. Es por eso que la virtud de mantener la calma en las tablas es una cualidad muy destacable de los artistas que, al encontrarse nerviosos (pues a final de cuentas todos somos humanos) son capaces de pasar a un estado de calma y desarrollar una presentación digna de aplausos.

Ahora visualicemos que el artista en cuestión sea un niño pianista del siglo XVI y que el sitio donde hará su espectáculo sea Palacio Imperial de Hofburg en Viena. Su público, nada menos que los Archiduques de Austria, quienes celebraban una agradable velada y como cereza del pastel tenían entre su programación a un infante de aptitud sin igual conocido como Wolfgang Amadeus Mozart.

Fue una noche magnífica, el concertista de 6 años fue espléndido en cada una de sus interpretaciones; inclusive improviso un poco debido a las peticiones que le hacían. Pero al final de la presentación dio un mal paso y al suelo fue a parar.

El Romance que nunca se dio

Las reglas de esa época no estipulaban como debía ser el protocolo a seguir si se llegaba a presentar un caso semejante, así que las personas simplemente se quedaron observando como Mozart seguía en el piso hasta que una bonita niña rubia, que no superaba al prodigio por unos cuantos meses, se levantó de su silla se acercó al escenario y levanto al niño al que le dio un abrazo y ánimo. Ese tierno acto fue realizado por la penúltima hija de la emperatriz austriaca, la pequeña que ya para ese tiempo era todo un torbellino se llamaba María Antonieta.

Lleno de agradecimiento y esa admiración noble, que todos poseemos cuando somos niños, el talentoso niño no perdió un segundo en pedirle matrimonio a la pequeña María Antonieta. Todos los presentes en la velada se llevaron una gran sorpresa y disfrutaron de la tierna propuesta que no pasó de ser un simple juego infantil y como cuenta la historia estos dos personajes no pudieron vivir un bello romance, la niña se convirtió en Reina de Francia y el pianista en uno de los compositores más grandes de nuestro tiempo.

Maria Antonieta habría de ser decapitada por la Revolución Francesa algunos años más tarde. ¿Habría sufrido el mismo destino de casarse con el legendario Wolgfang Amadeus Mozart?

Bibliografía:

  1. https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/cuando-mozart-prometio-a-maria-antonieta-casarse-con-ella-anecdota/

Imagen: blogs.20minutos.es

El Romance que nunca fue
28 noviembre, 2017
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar