El rey escorpión, primer faraón del Antiguo Egipto: Segunda parte.

Arqueología, Historia, Personajes de la historia

Parece haber indicios de que el Rey Escorpión vino de Sumer

Un origen sumerio

Así como describen las películas de El rey escorpión dirigidas por Chuck Russell, parece que efectivamente el origen del mencionado Rey Escorpión fue Sumerio, no sabemos si realmente luchó contra el personaje que mató a Hammurabi o si fue al Inframundo por la espada de Demóstenes, pero puede que si haya sido un comerciante que llegó por el Mar Rojo hasta el Bajo Egipto.

Allí lo conocemos porque no solo vivió en el domo de Abydos donde encontramos su tumba, sino que además cerca a Gebel y a la famosa Naqada, lugar donde estaba surgiendo el estado Egipcio desde hacía 1000 años atrás.

El cambio de dioses

La adoración en esta época de la historia egipcia es muy particular debido a los grandes cambios que surgieron. En Naqada se adoraba un dios llamado Seth, el cual en un inicio era considerado magnánimo y además, era hijo de Re y hermano de Osiris. Él era el hermano mayor e iba a recibir el trono entre los vivos.

Pero debido a una guerra, posiblemente en la que participó el que sería Rey Escorpión, se intentó buscar la supremacía de otro dios, el dios Horus que era hijo de Osiris. Para vengar este cambio, la justificación fue que Seth por envidia había matado a Osiris y lo había cortado en trozos, lo que lo convirtió en Dios del Desierto y la Sequía (y en genera de todo lo malo). Pero Osiris había tenido un hijo que era Horus y él tenía que vengar a su padre.

Así que el ejército proveniente de Hierakompolis y liderado por el rey Escorpión, decidió atacar el domo de Naqada. Se organizaron antes de enfrentar a los grandes ejércitos de Naqada y luego participaron en la ocupación de una zona estratégica para atacar sólo la ciudad sin enfrentarse a la mayor parte de los soldados.

La estrategia había sido construida con gran malicia, por lo que triunfaron. Se escabulleron detrás de las dunas del desierto y destruyeron la ciudad por sorpresa. El rey de Naqada fue hecho preso y ejecutado por el rey Escorpión, vale aclarar que después de esto Seth quedó relegado por ser un mal dios, mientras que Horus terminó siendo el vengador del padre, con lo que justificaron todos los atropellos contra la gran Naqada.

La vuelta del ejército y la unión de Egipto

Antes de esta época, Egipto estaba fragmentada por pueblos que no conformaban una gran nación, por ello todo cambió desde que se intentó conquistar otros pueblos con la escusa de llevar al dios Horus a cada templo del Nilo. Fue por la fuerza que esto se realizó, pero tuvo que ver mucho la participación de ejércitos que sólo entraban por los tributos, haciendo así que fuera obligatorio pagar por el dios impuesto.

Los pueblos tenían sus dioses y ellos manejaban eso con propiedad, pero fue muy difícil cuando le impusieron a Horus. La regla era que los pueblos debían llevar la palabra “Horus” y perpetuamente se debía llevar tributo a la ciudad de Hierakopolis. Desde ese día la mayoría de pueblos sirvieron al rey Escorpión, aunque no como lo muestran las películas de Hollywood, sino por la fuerza y reprimidos.

La destrucción de un Imperio

Por ello mismo se creó un imperio en menos de nada, los pueblos empezaron a pagar impuestos, las personas comenzaron a ser enviadas a la guerra y nació de todo eso la escritura, pero con los años El rey Escorpión se hizo viejo y para que no fuera olvidado mandó a construir su “gran tumba”, que con los años no sería más que un montículo olvidado.

La mayoría de personas creía que el ejército protegería el imperio naciente de Horus comandado por la corta y gran dinastía del rey Escorpión. Lo único que dejó fue propagar al dios Horus como parte indispensable de Egipto, por ello por miles de años, el principal dios fue Horus hasta que Amenhotep mandó renovarlo y mejor adorar primero al Sol, el mismísimo Re.

Desafortunadamente este imperio desapareció. La gente pensaba que una dinastía tan cruel no merecía existir, por eso en el año 3050, el primer Faraón aceptado por la historia, Menes, destruyó la dinastía de los Escorpiones y los confirió al olvido para siempre.

Por muchos años la excusa de los faraones para oprimir el pueblo era la construcción de las grandes pirámides donde yacían sus cuerpos, locos por la grandeza los años hicieron olvidar a la mayoría de ellos y fueron borrados de la memoria por opacar a los otros.

Pero con estos descubrimientos que muestran que a pesar de ser un sádico asesino, este rey entabló relaciones con otras partes, su reinado se hablaba con los sumerios, los fenicios e incluso con los hebreos y con ello realizó grandes redes de mercado, con las cuales se traficó productos que llegaban hasta las hoy olvidadas ciudades del antiguo Egipto.

Parte 1

Imágenes: 1: nationalgeographic.com, 2: crystalinks.com, 3: touregypt.net

El rey escorpión, primer faraón del Antiguo Egipto: Segunda parte.

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Bibliografía

El pensante (5 Julio, 2016). El rey escorpión, primer faraón del Antiguo Egipto: Segunda parte.. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/el-rey-escorpion-primer-faraon-del-antiguo-egipto-segunda-parte/