El primer reloj mecánico

Lo más reciente:

Tiempo

Desde los tiempos en los que la humanidad vivía en movimiento, viajando por amplios territorios, comenzamos a tener noción del tiempo y su importancia. Las estaciones, las horas del día y los momentos del año se volvieron fundamentales a la hora de seguir las manadas de animales, saber cuándo habría cosechas de algunos frutos silvestres, o conocer los tiempos de la crecida del río para ir a pescar.

Con el advenimiento de la agricultura, mantener el tiempo se volvió aún más importante, pues era fundamental saber cuándo se debían sembrar los cultivos, cuándo procesar ciertos alimentos, y ese tipo de cosas.

Pero no fue hasta un periodo relativamente reciente que mantener el tiempo al detalle, incluyendo minutos (o segundos), se volvió relativamente importante. En particular, muchos relacionan el tiempo de los trenes con el tiempo en el que los relojes se volvieron verdaderamente ubicuos, pues de no ser precisos, los trenes podrían chocar unos con otros.

Pero lo cierto es que para los tiempos en que el primer tren fue construido, los relojes ya habían existido por milenios. Y si bien los primeros relojes fueron dispositivos muy sencillos, que usaban agua o fuego para determinar (de manera aproximada) un periodo, con el paso del tiempo fueron surgiendo dispositivos mecánicos capaces de medir el tiempo con mucha mayor precisión.

El reloj de agua

Definir el primer reloj mecánico puede ser más difícil de lo que parecería. Verán, ya en tiempos de la antigüedad clásica tenemos registro de relojes que funcionaban con agua, pero difícilmente podemos considerarlos “mecánicos” en el sentido moderno. Estos relojes usaban el peso del agua y su flujo para medir el tiempo y realizar sonidos o presentar algún objeto cada tiempo determinado.

Ya en el siglo IX un erudito chino llamado Zhang Sixun había construido un reloj de “agua” que funcionaba realmente con mercurio, mostrando la hora correcta independientemente de la temperatura (este es un problema importante de los relojes de agua, pues esta se expande y contrae dependiendo del calor o frío que haga). Sin embargo, estos relojes, aunque fuesen obras impresionantes de ingeniería, rara vez son considerados como relojes mecánicos propiamente dichos.

Por esta razón, el primer reloj mecánico de la historia se considera obra de un ingeniero árabe: Ibn Khalaf al-Muradi.

El primer reloj mecánico

Bueno, vale, el reloj mecánico de al-Muradi era también un reloj de agua, pero la diferencia es que este reloj de agua utilizaba sistemas de engranes para funcionar.

Fragmento de la obra de Al-Muradi donde se muestran los engranajes de su reloj

Al-Muradi era un ingeniero que vivía en Al-Andalus, en los dominios árabes de la Península Ibérica. En este periodo, los árabes habían heredado el conocimiento clásico mejor que los cristianos y eran maestros de la ingeniería, mientras que Europa estaba bastante rezagada.

El reloj de al-Muradi, en esencia, es un reloj que si bien usa el peso (y flujo) del agua para funcionar, utilizó por primera vez engranes para hacer más preciso el conteo del tiempo. Tenemos una descripción relativamente detallada de los engranes, pero lamentablemente las fuentes originales se han deteriorado y no conocemos a profundidad la ingeniería detrás del reloj.

Pero lo que sí sabemos es que la obra fue incluida por el Rey Castellano Alfonso X en la compilación Libros del Saber, y llevaría a la creación de relojes semejantes en Europa, que unos siglos después se convertirían en relojes impulsados por peso y abrirían la puerta a la revolución tecnológica de control del tiempo que aparecería en el siglo XVI.

Bibliografía:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_timekeeping_devices#Clocks_with_gears_and_escapements
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/Clock_tower
  3. http://nataatmadja.blogspot.com/2015/07/11th-century-ali-ibn-khalaf-al-muradi.html
  4. https://en.wikipedia.org/wiki/Al-Muradi

Imágenes: 1: bellacor.com, 2: wikipedia.org

El primer reloj mecánico
29 julio, 2019
Se habla de:

Ver más Artículo al azar