El Monstruo Prehistórico que comía Ictiosaurios

Lo más reciente:

Huesos inexplicables

En el Parque Berlín-Ictiosaurio, en Nevada (Estados Unidos), se halló uno de los descubrimientos paleontológicos más misteriosos de los últimos tiempos: un Shonisaurus populares de 14 metros de longitud… ordenado cuidadosamente en un patrón geométrico.

Este ictiosaurio, uno de los más grandes de sus tiempos, no resulta por sí mismo nada sorprendente. Si bien sus fósiles son poco comunes, son más o menos conocidos y el animalito (o más bien, animalote) ha alcanzado cierta celebridad entre los círculos paleontológicos.

No, el verdadero misterio de este hallazgo triásico es que los huesos fueron hallados cuidadosamente ordenados, en patrón, como si alguien se hubiera tomado la molestia de ordenarlos. Más importante aún, en las inmediaciones del hallazgo se encuentran otros 9 individuos de la misma especie, todos cuidadosamente organizados y cerca unos de otros.

En el pasado, se argumentaba que esto se debía a un caso de intoxicación por plancton en aguas costeras, que había hecho que todos los individuos murieran al tiempo y quedaran unos junto a otros. A partir de esto, la peculiar organización de los esqueletos era vista como un asunto de casualidad, improbable, quizás, pero no imposible.

Pero nuevos hallazgos revelaron algo diferente: estos animales murieron y fueron enterrados en las profundidades. Y esto genera nuevas dudas, pues el asunto entonces pasa de ser meramente improbable a prácticamente imposible.

El Kraken de las Profundidades

Esto llevó al paleontólogo Mark McMenamin a penar el problema desde una perspectiva diferente: si presumimos que los huesos no quedaron allí por azar, sino porque alguien los puso, ¿conocemos alguna especie o grupo de animales conocido por tener este tipo de organización?

Y la respuesta es: sí, lo conocemos. En la actualidad, la familia de los cefalópodos (pero en particular los pulpos) es conocida por realizar todo tipo de figuras geométricas con las presas que capturan, creando macabras “guaridas” llenas de los restos de sus víctimas.

Más importante aún, no hemos encontrado un resto fósil de algún animal lo suficientemente grande para atacar un Shonisaurus adulto, sin embargo, sabemos que en el pasado monstruos de este tipo han existido (por ejemplo, el Megalodon, especializado en comer ballenas gigantes), por lo que su existencia no está descartada. Pero, ¿y si un monstruo de este tamaño no dejara rastro fósil?

Para hacerse a una idea del tamaño del Shonisaurus 

Porque esto es precisamente lo que pasaría si se trata de un cefalópodo.

Es por esto que McMenamin ha propuesto una hipótesis radical: que estas formaciones fueron producto de un antiguo y gigantesco cazador, que capturaba Shonisaurus y los llevaba a las profundidades para devorarlos. Una vez se formuló la hipótesis, más y más detalles surgieron para corroborarla: la ubicación geométrica de varias vértebras en una forma que se asemeja a las ventosas de un cefalópodo, y muchas costillas estaban ubicadas en curiosos patrones geométricos. Más importante aún, casi todos los especímenes tienen el cuello roto, lo que podría indicar que murieron en medio de una lucha con un potencial depredador.

Hasta hace unos años, habría sido considerado imposible que un cefalópodo matara un animal tan grande, pero el incidente del Acuario de Seattle, donde un pulpo gigante mató y devoró a un tiburón de más o menos el mismo tamaño, demuestra que no es tan imposible. En la actualidad, sabemos que el calamar colosal alcanza con facilidad los 12 metros de longitud, y no es difícil imaginar un pariente antiguo, de casi el doble de tamaño, que esperara en las profundidades para ahogar a cualquier Shonisaurus desprevenido.

Y por cierto, si quieren ver el video del pulpo matando el tiburón, busquen “Pulpo vs Tiburón” en Youtube.

Bibliografía:

  1. https://www.sciencedaily.com/releases/2011/10/111010075530.htm
  2. http://oceansofkansas.com/Ichthyosaur.html

Imágenes: 1: alphynix.tumblr.com, 2: deviantart.com

El Monstruo Prehistórico que comía Ictiosaurios
9 julio, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar