El misterio de los lagos que crecen en La Española

Clima salvaje y naturaleza, Sociedad

Peligro en la isla de la Española

La Española es el nombre que los conquistadores pusieron originalmente a la más grande de las Antillas. La colonia ibérica allí ubicada prosperó y se desarrolló a lo largo de los siglos, aunque siempre se ha caracterizado por una población más bien pobre, y más desde que su parte occidental fue colonizada por los franceses.

Los conflictos entre las dos nuevas naciones – República Dominicana, del lado español, y Haití, del francés – han sido comunes, pero estos dos países hoy se enfrentan juntos a un fenómeno inexplicable que pone en riesgo la vida de grandes poblaciones al sur de la isla: los lagos que existen allí están creciendo aceleradamente de tamaño y nadie es capaz de entender la razón.

 

El crecimiento comienza a afectar a los pobladores

El Lago Enriquito es el más grande no solo de la República Dominicana, sino de todo el caribe. Es de gran importancia económica pues no solo sirve para brindar agua para el riego de los cultivos y los pastos, sino que es una fuente de ingresos turísticos importantes por sus playas, sus manadas de flamencos, sus cocodrilos y su isla central. O lo era hasta hace unos años.

Los flamencos y varias playas ya desaparecieron debido a las crecientes, y la isla central tiene una superficie cada vez más reducida. Algunos barqueros que viven de llevar turistas a estas locaciones indican que el consumo ha bajado de manera considerable. Pero ni siquiera ellos son los más afectados.

Los habitantes de las laderas, incluso aquellos que tenían sus fincas varias decenas de metros sobre el nivel del lago, han visto como las aguas consumen poco a poco sus tierras, las que jamás llegaron a pensar siquiera que estuvieran en riesgo. Decenas de familias han tenido que vender todo su ganado, y si los ritmos de aumento del agua siguen el nivel actual, la cifra podría alcanzar pronto los miles cuando el lago alcance el municipio de Boca de Cachón. Y lo más interesante: el fenómeno se está repitiendo en un lago cercano en Haití.

En efecto, el lago Azuei de Haití, también conocido como lago Saumatre, no ha dejado de crecer en los últimos años. El gobierno de este país dispone de menos recursos que su contraparte dominicano, por lo que las víctimas en este país tendrán menos apoyo. Sin embargo, el aumento de este lago no ha estado al nivel de su hermano Enriquito.

El gobierno dominicano ya anunció que reubicara la totalidad de las familias de Boca de Cachón en un nuevo municipio, que será la primera comunidad verde del país. Sin embargo, sus recursos no dan abasto para ayudar a los cientos de damnificados en torno al lago, en las provincias de Independencia y Bahoruco por fuera del casco urbano del pequeño poblado. Miles de hectáreas de tierras cultivadas y potreros se han sumido bajo las aguas acabando con la producción de centenares de familias que, ahora, esperan ayuda del gobierno dominicano.

Aún más importante: la salinidad de las aguas del lago se está afectando. El lago provino originalmente de un canal interoceánico, por lo que su agua era ligeramente salada. Sin embargo, el aumento de nivel ha ido de la mano con una disminución de la salinidad, la cual no solo afecta los ecosistemas sino que indica que el agua no es proveniente del mar. Debido a la poca altura de los dos lagos, esta se consideraba una opción pero está ya descartada, y se añade al misterio de la procedencia del agua que llena los dos lagos.

La superficie del lago Enriquito se ha casi duplicado en los últimos 10 años. Con apenas 165km² en el año 2003, su superficie alcanzó los 350km² en el 2013. El alcance de las aguas es tal que la carretera binacional, que comunica los dos países, se encuentra bajo las aguas (esta fue la carretera que se usó para llevar ayudas a Haití luego del terremoto de 2010). Por su parte, el lago Azuei aumentó en estos 10 años (2003 a 2013), de 114km² a 140km². Hay que tener en cuenta que estamos hablando de superficies, y que seguramente el volumen de agua del primer lago se haya más que cuadruplicado, mientras que el volumen del segundo sea alrededor del doble del que era hace una década.

El gobierno Dominicano no escatima esfuerzos en la construcción de canales, acequias y drenajes para evitar el crecimiento de la masa de agua, pero todos los esfuerzos parecen ser vanos. Entretanto, la posibilidad de que los dos lados se unan en una gigantesca masa de agua es cada día más real, y preocupa tanto a los habitantes de los dos países como a los biólogos, debido a los inmensos daños a los ecosistemas que sobrevendrían de suceder esto.

La principal teoría respecto al aumento del nivel de los lagos le apunta a un régimen hídrico en el que han aumentado las lluvias durante las últimas décadas, pero este aumento no basta para explicar el dramático crecimiento de los lagos. Algunos proponen la ruptura de fuentes de agua subterránea, mientras que otros hablan de la canalización de acuíferos por motivos desconocidos. Sin embargo, nadie sabe a ciencia cierta de donde viene toda el agua que está llenando los lagos.

En un momento en que la humanidad comienza a sufrir por la disminución en las fuentes de agua potable, resulta irónico (por decir lo menos) que estos dos países sufran exactamente por lo contrario: un aumento dramático en los niveles de agua dulce de un lago otrora salado. ¿Conocen algún caso parecido de aumento misterioso en el nivel de un cuerpo de agua?

Fuente de imágenes: 1: 24horas.cl; 2: comercioexterior.ub.edu (editado); 3: 3.bp.blogspot.com; 4: dominicanoshoy.com

El misterio de los lagos que crecen en La Española

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: