EL MEJOR DISFRAZ, por Luiselis Mavarez. Cuentos y relatos de terror

Relatos de terror

Cuentos y relatos de terror pertenecientes al concurso La fiesta de Orfeo.

Relato nº3

EL MEJOR DISFRAZ, por Luiselis Mavarez

Un hombre de 39, una joven de 21 y un viejo de 65, todos demacrados y mutilados, esto solo era obra de un sádico, un enfermo mental. “Genial”  – me decía a mí misma.

–         ¿Mamá, donde esta mi disfraz para mañana? –  dijo mi hija de seis años.

–         No tengo tiempo Mandy, tengo mucho trabajo que hacer… hazla tu.

–         Si… mamá ¿Pero me prometes jugar luego?

–         Si, si cariño.

Era cierto solo vivía para mi trabajo. Yo era unas de las encargadas de la morgue de New York, solo sabía que esto no era fácil, había un asesino suelto y por lo visto en esta carnicería humana eran profesionales.

Un días antes del día de brujas, estaba a solo dos calles de mi casa con Mandy en ella, todo estaba tan oscuro tan aterrador, solo quería llegar a casa y descansar. A solo una calle escuche unos pasos y empecé a correr, entonces algo cubrió mi rostro, era una bolsa que me asfixiaba al igual que unos delgados brazos. No eran tan fuertes así que me caí sobre ellos, al quitarme la bolsa solo vi a 3 figuras pequeñas, todas con mascaras del día de brujas que empezaron a correr directo a mi casa a la vista. “Mandy” fue todo lo que pensé, dios solo sabe lo que le podrían hacerle a mi pequeña.

Cuando llegue, antes de abrir la puerta sentí algo detrás de mí, al voltear solo vi un martillo y luego oscuridad. Abrí los ojos y me encontré atada y con la boca cubierta en un sótano poco iluminado solo podía ver a un grupo de niños en una pequeña mesa para tomar el té.

–         ¿Quieres más té papi? – Dijo una niñita de ocho dirigiendo una taza al cadáver de un hombre cuyo rostro fue removido dejando expuesta la carne.

–         ¡Ya despertó! – Dijo esta vez un niño de cinco con la ropa ensangrentada.

–         ¿Dónde está Mandy…? – Grite mientras sentía un pinchazo en mi estomago y un chorro de sangre salía de mi garganta.

–         Aquí mami, solo estoy jugando… – Dijo Mandy sosteniendo un destornillador ensangrentado, no podía hablar.

–         ¡No es justo Mandy tu mama es más bonita que mi papá! –  dijo la niña colocándose el posible rostro del hombre aun goteando sangre como una máscara.

–         ¡Mandy, apúrate necesitamos esa mascara para pedir golosinas mañana! –  Dijo otro niño colocándose el rostro (esta vez no tan fresco) de una chica de 21 años.

–         Ya que nadie nos ayuda… – Dijo otra niña de doce con el rostro arrugado y seco de una anciana en sus manos.

–         ¿Por… que? – Pregunte mientras las lágrimas y la sangre caían.

–         Mami no quería dejar su trabajo y Mandy quería jugar… gracias mami fue divertido jugar juntas… ¡Oh! Por cierto gracias… por mi nueva mascara- Dijo mientras unas macabras carcajadas salían de su boca, los demás la acompañaron mientras sostenían los rostros de sus victimas

Lo último que sentí fue unos dedos sacando mis ojos, después un cuchillo en mi garganta, luego la mano de mi hija con el destornillador en mi cráneo y finalmente la oscuridad.

EL MEJOR DISFRAZ, por Luiselis Mavarez. Cuentos y relatos de terror
Se habla de:                             

¿Conoces acerca de...?