“El hombre angustiado”, retrato del más allá

Arte y artistas macabros, Curiosidades, Rarezas

Algunas personas ven en una obra de arte sólo una pieza estética; otras en cambio son del pensar que en toda creación existe un poco del alma del artista que –sacando la obra del reino de la imaginación- la materializó en el mundo real.

A la luz de esta teoría, podríamos pensar entonces que la energía contenida en una obra corresponderá a la esencia de su creador. En ese sentido cabría preguntarnos: ¿qué pasa cuando ese creador no es lo que algunos llaman un ser de luz?

Historia de un extraño cuadro

La respuesta podría estar en un caso que ha conmocionado a la opinión pública en las redes sociales. Se trata del cuadro llamado “El Hombre Angustiado” (The Anguished Man, en inglés) propiedad de Sean Robinson, de 46 años, que vive con su familia en Lawson Street, en Edimburgo.

Según el testimonio -con el que Sean acompaña los distintos vídeos que ha subido en Youtube, sobre los fenómenos paranormales que ocurren en su casa- la obra es la responsable de distintos hechos que han atemorizado a su familia.

Al parecer, todo comenzó hace 25 años, cuando a su abuela le regalaron el cuadro, cuya atracción era que el artista que lo había pintado –y cuya identidad sigue siendo un misterio- lo había hecho usando su propia sangre, suicidándose poco a poco en el acto de pintarlo.

La abuela de Robinson se lo regaló, ya que a él realmente le gustaba la figura de ese hombre gritando en medio de la nada. No obstante, su esposa refería sentir una sensación incómoda cuando estaba frente a la imagen. El cuadro fue entonces al sótano, donde permaneció por años.

En algún momento –de acuerdo al testimonio de este hombre- las fuertes lluvias ocasionaron inundaciones en el sótano de la familia, por lo que hubo que mudar los muebles que había en él. La mudanza volvió a sacar a la luz –luego de mucho tiempo- la pintura de “El Hombre Angustiado”.

Augurios de una fuerza desconocida

Sean decidió entonces llevarlo a su casa, y colgarlo en la pared del cuarto de invitados. De inmediato –según cuenta en Youtube- comenzaron a ocurrir sucesos extraños en su casa.

Ruidos inexplicables, objetos que se caían solos, llantos, gritos y hasta sonidos de uñas rasgando tela, eran sólo algunos de los fenómenos que la familia Robinson comenzó a experimentar en su propiedad.

Según continúa Sean, este tipo de experiencias fueron en aumento, y de simplemente escuchar cosas, comenzaron a verlas. La familia entera podía ver la oscura sombra de un hombre alto que lloraba, o simplemente recorría la casa.

Fue tal la magnitud de los eventos paranormales que Sean decidió en algún momento volver a llevar a la pintura a su antigua morada: el sótano. Los fenómenos se detuvieron de inmediato.

Pasados unos meses, en absoluta calma, Sean quiso volver a poner a prueba la pintura. Sin decirle a su familia, la sacó de su escondite, y la volvió a colocar en la pared. Al día siguiente –según cuenta el mismo Sean Robinson- su hijo fue empujado por las escaleras, por una extraña fuerza. Fue la prueba definitiva que necesitaba, la pintura fue para siempre al sótano. 

Sean subió los videos a la red Youtube, donde se muestran algunos de los manifestaciones que se viven en su hogar, alrededor de la pintura, con el fin de pedir ayuda a la comunidad virtual sobre cuál es el procedimiento correcto para poder deshacerse de este objeto que -según algunos de los que han comentado los videos- parece ser un portal que cierta entidad estaría usando para viajar a este plano desde el más allá.

¿Qué harías tú con ese cuadro? ¿Crees que una obra pueda encerrar el alma de su creador? Cuéntanos qué opinas, y si conoces otras historias de cuadros tenebrosos, relacionados con fenómenos inexplicables, háznoslas llegar

Fuente de imágenes: 1,2. youtube

 

“El hombre angustiado”, retrato del más allá

¿Conoces acerca de...?

Bibliografía

El pensante (21 mayo, 2015). “El hombre angustiado”, retrato del más allá. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/el-hombre-angustiado-retrato-del-mas-alla/