El fantasma de la calle Butler

Curiosidades, Hospitales Sanatorios y Casas encantadas

El misterio de las ventanas rotas

En Springfield, Massachusetts, en enero de 1959 la señora Charles Papineau (de 80 años) y su nieto Wayne (de 13 años) sintieron, aterrorizados, como comenzaron a estallar todas las ventanas de la casa sin motivo aparente. Ambos afirmaron haber escuchado sonidos extraños (de pasos y toqueteos) algunos días antes de que comenzara el fenómeno. En menos de una semana, las 39 ventanas de la casa se habían roto.

De acuerdo con el vidriero que reparó las ventanas, parecía que estas hubiesen sido golpeadas desde afuera pues todos los trozos de vidrio cayeron en el interior de la casa. Sin embargo, no habían objetos contundentes (como piedras) en el interior del hogar, y los policías encargados de investigar el caso no pudieron obtener ninguna prueba concluyente de que alguien hubiera roto las ventanas desde fuera.

De acuerdo con las autoridades, no existían pruebas, testigos o indicaciones de ningún tipo que pudieran apuntar a algún culpable en el vecindario. Así mismo, como ya dije, las ventanas parecían romperse de manera espontánea… incluyendo incluso aquellas que estaban ubicadas dentro de la casa, donde no hubiera podido alcanzarlas ninguna persona del barrio.

Un misterio que no tuvo explicación

Algunas ventanas repuestas se volvieron a romper. Sin embargo, en total el episodio apenas duro poco más de una semana y jamás fue explicado satisfactoriamente por la familia, la policía… o la compañía de seguros quien tuvo que reponer los vidrios rotos. Se llegó a reemplazar algunos de los cristales del baño por vidrios de plástico para evitar que el fenómeno se repitiera.

Los investigadores (principalmente el arquitecto John C. Parker) también instalaron termómetros para garantizar que las rupturas no se debían a cambios súbitos de temperatura, una hipótesis que, aunque muy poco viable, era prácticamente la única hipótesis restante que tenían. Efectivamente, se comprobó que esta no era la causa.

Al final, no quedó más que un susto para la pobre señora y una gran cantidad de esquirlas de vidrio en el hogar de la familia. La noticia habría pasado desapercibida de no ser porque la investigación tomó algo de popularidad y apareció en varios periódicos de la región. Aún hoy se recuerda el lugar del fantasma de la Calle Butler.

Fuente de imagen: coolinterestingstuff.com

El fantasma de la calle Butler

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Bibliografía

El pensante (5 julio, 2015). El fantasma de la calle Butler. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/el-fantasma-de-la-calle-butler/