El exterminio de la Unión Patriótica: Sus comienzos

Lo más reciente:

Una propuesta esperanzadora

La Guerra Fría trajo un sinfín de violencia en Latinoamérica. La doctrina anticomunista ocasionó la Operación Cóndor llevada a cabo por EEUU para evitar la propagación del comunismo por todas partes. Muchos gobiernos fueron derrocados y varias guerras civiles surgieron.

En Colombia la cuestión era muy tensa. La guerra civil tuvo antecedentes desde el bipartidismo político del siglo XIX. Varias guerras civiles se vivieron hasta 1948, fecha en que mataron a Jorge Eliecer Gaitán. A partir de ahí, los grupos de derecha se unieron para exterminar todo lo que fuera “rojo”.

Sacaron de la política colombiana a la izquierda y dejaron sólo dos partidos políticos. La oposición se marginalizó y exterminó en un proceso mesurado de largas décadas. En 1960 surge la primera guerrilla marxista- leninista: Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Ella nace producto del descontento del campesinado atormentado por los terratenientes, en especial en algunas regiones del territorio, como el Tolima o el Sumapaz. Las vastas tierras de Colombia estaban repartidas en unas cuantas manos y la mayoría de los campesinos vivía en pelea constante contra estos patrones que tenían soldados privados a su cargo.

La violencia creció y Colombia durante los años sesentas y setentas vivió una descontrolada guerra entre varios grupos opositores de derecha e izquierda. Surgirán movimientos de todo tipo y sólo hasta 1985 se intgraron en la política colombiana.

El presidente Belisario Betancur sentó las bases para que los opositores en vez de estar peleando en guerrillas, construyeran un partido político con el ánimo de participar en las elecciones y reforzar la democracia que claramente no existía.

Muchos miembros de la oposición sintieron la esperanza de participar activamente como ciudadanos, así que las desmovilizaciones no se hicieron esperar. Cabe aclarar que hechos violentos tuvieron lugar en todo este tiempo.

La discriminación política se sentía en el ambiente: el surgimiento de grupos narcotraficantes y de esmeralderos con ideología conservadora, atentó contra los grupos políticos de izquierda que empezaron a formarse.

El proceso conciliador

En marzo de 1985, Belisario Betancur  y las FARC se reunieron para hacer los acuerdos de paz en La Uribe (Meta, Colombia), donde los guerrilleros dieron el primer paso para crear un partido político unificado, la Unión Patriótica (UP).

No sólo tenía participantes de la guerrilla fariana, se integraron varios sectores de la sociedad: sindicalistas, trabajadores, intelectuales y varios simpatizantes de muchas regiones, especialmente del norte y del oriente de Colombia: las regiones más conservadoras del país.

Todo parecía ir bien a pesar de las constantes amenazas de criminales (principalmente de derecha). Fue hasta 1986 cuando la situación se puso seria. En los comicios parlamentarios, la UP tuvo 24 diputados parlamentarios, 275 concejales, 4 representantes a la cámara y 3 senadores.

Esta integración que se veía conciliadora empezó a desmoralizar a los integrantes del nuevo partido político porque las cifras de muertos creció: fueron 300 en su primer año. Varios sectores sociales que incluían ganaderos, mineros y hacendados financiaron grupos paramilitares para acabar con la UP.

“El baile rojo”

Se le conoce como “Baile rojo” al exterminio de la UP. No sólo se mató a los senadores más representativos y populares. Desde los miembros de la base ideológica, hasta las familias de ellos, pasando por todos los niveles del partido político, se sufrió el calvario paramilitar.

El primer asesinado fue el representante a la cámara Leonardo Posada en la ciudad de Barrancabermeja en 1986. Luego estuvo el concejal  Gildardo Castaño Orozco.

La primera masacre tuvo lugar en Vista Hermosa. Allí los hombres del esmeraldero Víctor Carranza y el narcotraficante Rodríguez Gacha asesinaron 17 miembros de la UP en el corregimiento El Castillo.

El asesinato del candidato presidencial Jaime Pardo Leal, el senador Pedro Valencia y el representante Octavio Vargas Cuellar, se perpetuaron antes del inicio de la década de los noventa. En 1990 siguió el asesinato del otro candidato Bernardo Jaramillo Ossa, en el aeropuerto de Bogotá.

Los crímenes eran perpetuados en toda la república. El primero en impulsarlos fue Gacha pero la estructura criminal se volvió más grande. Tanto que se creó las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para perpetuar los crímenes de forma profesional. El grupo fue comandado por Carlos Castaño.

Esto era apenas el inicio. Las muertes eran por sicarios que iban directo al líder que tenían para asesinar. Así cayeron las principales cabezas. El desánimo buscó renovar los ideales del partido para poner las esperanzas en este clima de violencia.

Diego Montaña Cuéllar con once representantes más renunciaron a la UP, en un fallido intento de separar el partido político de la estructura de izquierda. La UP a inicios de los noventas perdió su reconocimiento jurídico por las bajas votaciones en las elecciones generales.

Las FARC a continuación siguieron su proceso guerrillero. Ellos justificaban en esa época que la falta de garantías de seguridad no ayudaban a la paz. Fue en esas que varios líderes públicos volvieron a la guerrilla y la UP quedó indefensa.

El senador Manuel Cepeda Vargas, padre del senador Ivan Cepeda, sería asesinado en 1994. Con este crimen empezaría una racha de asesinatos en cadena que mencionaremos en el siguiente artículo.

Parte 2

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Uni%C3%B3n_Patri%C3%B3tica_(Colombia)#cite_ref-10
  2. https://vidassilenciadas.org/wp-content/uploads/info/EL%20GENOCIDIO%20DE%20LA%20UNI%C3%93N%20PATRI%C3%93TICA.pdf
  3. https://canaltrece.com.co/noticias/union-patriotica-up-exterminio/
  4. https://www.elespectador.com/opinion/el-exterminio-de-la-columna-32269

Imágenes: 1: pazfarc-ep.org, 2: telesurtv.net, 3: semana.com

El exterminio de la Unión Patriótica: Sus comienzos
25 septiembre, 2018
Se habla de:                     


Ver más Artículo al azar