El experimento ruso del sueño: la verdadera historia

Ciencia, Relatos de terror

El sueño es el estado de autorregulación y reposo de un organismo viviente en el cual los niveles de actividad fisiológica descienden dramáticamente, y sirve para darle una suerte de reinicio a los sistemas corporales, además de tener otros importantes efectos, no sólo a nivel físico, sino cerebral.

Sin duda, luego de dormir, nos sentimos reparados, con nueva energía, lo que nos permite seguir con nuestras labores cotidianas, pero ¿cuánto podríamos pasar sin dormir? Eso varía de persona a persona, y en los casos más extremos, se asocia también al riesgo de padecer de potenciales enfermedades. El récord documentado está en poder de Randy Gardner quien logró durar 11 días seguidos sin dormir.

Un experimento horrible

Al margen de esto, en la red se ha hecho famoso un supuesto experimento ruso sobre el sueño, llevado a cabo a finales de los años 40 en cinco persones a las que habrían mantenido despiertas a base de gas como estimulante por un lapso de 30 días. Durante los primeros cinco días hablaban acerca de situaciones traumáticas, a partir de allí se mostraron se comenzaron a mostrar paranoicos.

Hacia el día nueve de ellos comenzó a gritar por lapso de tres días hasta destrozarse las cuerdas vocales. En el día 14 el suministro del gas se cortó temporalmente y comenzaron a clamar para que activaran de nuevo el suministro, pues deseaban seguir despiertos.

Cuando los investigadores entraron vieron que un sujeto había muerto y que los demás tenían pedazos de piel arrancada. Estaban comiendo su propia carne y tenían órganos vitales al descubierto. Uno más de ellos murió en un forcejeó con los soldados que intentaban entrar, y los tres restantes fueron llevados a las instalaciones médicas donde se les operaría de mala manera.

Tras esto, y como ellos insistieran lo suficiente, fueron internados de nuevo en el cuarto de gas. Al cabo de varios días uno de ellos cerró los ojos y sus ondas cerebrales indicaban que había entrado en sueño profundo y al acto el corazón se detuvo. Los dos restantes murieron a causa de un disparo de un médico, de un grupo de tres que iban a ser encerrados con los prisioneros.

Hasta aquí el relato, mismo que muchas personas han creído. Sin embargo, la evidencia científica ha demostrado que la ausencia de sueño no es mortal, ni tampoco los efectos narrados en el supuesto experimento. En principio, sí se pueden producir alucinaciones y otros efectos colaterales no permanentes, pero no conducen al auto-canibalismo.

Los efectos de no dormir

En efecto, hay personas que pueden pasar su vida sin apenas dormir. La enfermedad se llama Insomnio familiar fatal y apenas cuarenta familias la tienen en todo el mundo. La enfermedad tiene efectos devastadores y lleva al coma y finalmente a la muerte, pero luego de varios meses. Otro caso también bastante conocido de este tipo de patologías es el de Thai Ngoc, un hombre que duró sin dormir más de 40 años luego de sufrir un episodio de fiebre. Sin embargo, Thai no murió por su ausencia de sueño.

Adicionalmente no existen fuentes históricas que permitan evidenciar tal suceso. Lo cual es normal pues el mismo creador del video, manifestó hacia el mes de mayo de 2015 que todo se había tratado de un relato, y que estaba preparando una serie más completa que pondría a disposición en los próximos meses. El experimento ruso del sueño no fue más que una buena obra de ficción.

Fuente de imágenes: cinicodesinope.com; youtube.com

El experimento ruso del sueño: la verdadera historia

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                                 

Bibliografía

El pensante (4 agosto, 2015). El experimento ruso del sueño: la verdadera historia. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/el-experimento-ruso-del-sueno-la-verdadera-historia/