El dramático descenso en el precio del petróleo: ¿Quién o qué está detrás de ello?

Complots y conspiraciones, Sociedad

Actualidad Mundial del petróleo

Hasta hace aproximadamente un año, los precios del petróleo se encontraban en un alto histórico, con más de una década de cotizaciones por encima de los 90 dólares por barril. El impresionante aumento de la demanda energética de la mano con la falta de descubrimientos de yacimientos nuevos, así como la expulsión de uno de los principales productores mundiales (Irán) de la competencia por sanciones políticas debidas a la experimentación con fuentes de energía nuclear (las que, de acuerdo con los Estados Unidos, podría convertir en armas para atacar en el futuro a Israel).

Un fenómeno imprevisto

A pesar de esto, en los últimos meses del año pasado (2014) algo impredecible comenzó a suceder. Siguiendo el ritmo de otras materias primas, los precios del petróleo se desplomaron en una caída sin precedentes que redujo en más del 50% su valor en un lapso de alrededor de dos meses. El recurso, vital para la estrategia geopolítica y para el crecimiento económico de la mayoría – si no todos – los países, de pronto cotizaba en los mercados menos de 50 dólares, cuando apenas hace unos meses superaba los 100 dólares por barril. El fenómeno no dejó a nadie indiferente, y mientras los países no productores celebraban la posibilidad de aumentar sus reservas y de acelerar su crecimiento, los productores sufrían la consecuencia del bajonazo. Y es que el petróleo resulta vital para decenas de países, así como para muchas regiones dentro de países grandes.

Pero entonces, ¿qué sucedió? ¿Acaso el desplome en las cotizaciones de crudo se debió a fuerzas económicas que aún no entendemos del todo? Expertos en economía alrededor del mundo coinciden en la respuesta: no. Pero lo interesante del asunto son las razones que exponen: para unos, Estados Unidos sería el gestor de esta política, para los otros, este país sería la víctima principal. Presentaré aquí ambas teorías y dejaré a la opinión de ustedes, lectores, cuál se ajusta más a la realidad política mundial. Comencemos culpando a los Estados Unidos.

La culpa es del Imperio

Los problemas en Ucrania. Rusia, el gran enemigo

Los principales enemigos norteamericanos son países netamente productores de petróleo y dependientes de esta materia prima para su sostenimiento. En América estaríamos hablando de Venezuela (donde la retórica anti estadounidense ha alcanzado niveles preocupantes), en Eurasia, de Irán y Rusia (y en particular de esta última), países que amenazan la supremacía norteamericana en Medio Oriente y en el este europeo respectivamente. En una circunstancia de guerra como la que se vive en Ucrania, la bajada en los precios del petróleo le cae como anillo al dedo a una Unión Europea vacilante y unos Estados Unidos incapaces de afianzar su influencia en la región. Así mismo, pondría a Rusia de rodillas, pues ya no sería incapaz de mantener el gasto militar a niveles tan altos y se vería obligada a negociar.

Intereses norteamericanos en América Latina

El caso venezolano es aún más complejo. Venezuela tiene inmensas reservas de crudo pesado y los mayores descubrimientos de los últimos años se han hecho allí. A lo largo de la última década, la “Revolución Bolivariana” instaurada por el expresidente Hugo Chávez habría terminado las inversiones norteamericanas y habría puesto el crudo venezolano al servicio de otros actores – principalmente, de un gasto social sin precedentes, pero también aliándose con potencias como Rusia o China –. El crudo venezolano – fundamental en la coyuntura actual – no solo habría salido de la esfera de influencia norteamericana, sino que sería manejado por un gobierno que mantiene críticas permanentes a la agenda estadounidense y que se ha declarado enemigo del “imperio” en innumerables ocasiones.

Igual que en el caso anterior, el gasto social venezolano dependía de los altos niveles del crudo alcanzados la década pasada. Con los precios a alrededor de un 50% de este nivel, la economía venezolana se tambalea y el gobierno es incapaz de sostener sus políticas sociales, aumentando la oposición y las posibilidades de una derrota del chavismo en las próximas elecciones, o incluso de un golpe de estado.

Estos motivos parecen ser suficientes para no dejar dudas sobre la intervención estadounidense en estos asuntos, pero como veremos, la política nunca es tan simple. Echémosle una mirada a la otra cara de la moneda:

¿Y si fuera una jugada contra el imperio?

El “Fracking” norteamericano

Estados Unidos se habría convertido en el segundo productor mundial de petróleo en la última década gracias a una nueva tecnología conocida como fracking, que permite liberar yacimientos a mayor profundidad. Este método, aunque costoso, habría reducido la necesidad de importaciones norteamericanas en más de un 60%, volviéndolo casi independiente. La tecnología, en continuo mejoramiento, permitiría la explotación de millones de barriles de los llamados “yacimientos no tradicionales” alrededor del mundo, bajo empresas estadounidenses, claro. El fracking solo tiene una debilidad: es extremadamente costoso.

Esto habría reducido la necesidad de los Estados Unidos de los yacimientos de crudo en Irán o Venezuela, pero habría preocupado profundamente a los países que dependen de la explotación del crudo y que, a su vez, no tienen problemas de presupuesto: Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, entre otros. Este pequeño grupo, poseedor de inmensas reservas, decidió aliarse para aumentar la producción y así bajar artificialmente el precio del petróleo con miras a destruir la industria del fracking norteamericana. Conocedores de los costos de ésta (que requieren un barril en torno a los 60 dólares para ser rentable), mantuvieron las altas tasas de producción buscando arruinar a las empresas estadounidenses. Y lo lograron.

 

Lo interesante es que ambos bandos habrían conseguido su objetivo. Rusia está estancada, Venezuela sufre una completa crisis económica. Y la industria estadounidense está postrada y se ha visto obligada a cerrar decenas de pozos y despedir a miles de empleados. No es fácil decidir cuál de las dos versiones es la verdadera.

¿Qué opinan ustedes? ¿Es Estados Unidos el culpable o la víctima de esta circunstancia?

Fuente de imágenes: 1: duna.cl; 2: elpais.com.co; 3: frentepatriotico.com

El dramático descenso en el precio del petróleo: ¿Quién o qué está detrás de ello?

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                             

Bibliografía

El pensante (30 Mayo, 2015). El dramático descenso en el precio del petróleo: ¿Quién o qué está detrás de ello?. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/el-dramatico-descenso-en-el-precio-del-petroleo-quien-o-que-esta-detras-de-ello/