El diario secreto descubierto en el suelo de un castillo francés

Feliz Mortal. Cuando leas esto, yo ya no estaré aquí. Sé más inteligente que yo entre los 15 y los 25 años, cuando vivía solo para amar, beber, hacer muy poco y gastar mucho.

Joachim Martin. 1880-1881.

Castillo de Picomtal

Si bien técnicamente hablando los castillos pasaron de moda allá en el siglo XIV, cuando la pólvora convirtió a estas otrora inexpugnables fortalezas en una construcción inútil y obsoleta, por siglos siguieron siendo un símbolo de riqueza y prestigio, y por lo tanto su uso continuó ya no con fines militares, sino de diferenciación social.

Es este el caso del Castillo de Picomtal. Ubicado en el departamento de los Hautes-Alpes en Francia, comenzó su construcción con una torre edificada en el siglo XIII. Curiosamente, la presencia de esta estructura defensiva impulsaría la creación de una pequeña ciudad en sus alrededores: la ciudad de Crots.

Pero en cualquier caso, a lo largo de los siguientes 400 años el castillo se fue ampliando hasta alcanzar el tamaño que tiene en la actualidad. Tras una larga sucesión llegó a manos de Joseph Roman, quien lo adquirió en 1876 y decidió realizar algunas obras de renovación… entre ellas, cambiar los pisos.

Y es aquí donde aparece en escena el carpintero Joachim Martin.

Pisos de madera

El carpintero, un hombre educado de humilde procedencia, recibió el encargo de cambiar los pisos del castillo y poner unos de madera. Y allí, en medio de su trabajo, encontró la manera de enviar un mensaje al futuro.

Cuando leas esto, yo ya no estaré aquí. Con estas palabras Joachim comienza un diario en el que revelará muchas de sus percepciones y secretos con la certeza de que nadie de su tiempo las conocerá. Sería hasta 2018, más de 130 años después, cuando por fin encontrásemos su trabajo.

El Diario

El diario de Joachim comienza por narrar un encuentro impactante relativo a un infanticidio que habría presenciado 12 años atrás, en 1868:

En 1868 pasé a la medianoche por la entrada de un establo. Escuché gemidos. Era la amante de uno de mis viejos amigos que estaba dando a luz.

Yakarta, la capital que tiene el honroso honor de ser la ciudad que más rápido s... Ciudades que se hunden Por lo general, las ciudades no se ubican en áreas pensadas de antemano pa...
Escritores malditos: José Asunción Silva y su suicidio Una ciudad distante Para el entusiasta que conozca Bogotá debe saber que en el siglo XIX era muy ...
El Museo de los Objetos Perdidos .Los fondos de la Oficina de Objetos Perdidos de París dan para llenar un museo. Todas las ciudad...

Según el relato de Joachim, la mujer habría tenido seis hijos cuatro de los cuales fueron enterrados en el establo mismo en el que los dio a luz. No fue ella quien los mató, aclara el carpintero, sino su amante, su viejo amigo Benjamín, quien según el hombre estaba ahora tratando de seducir a su mujer. Sin embargo, pese a que el infanticidio era un crimen, el hombre decide no denunciar a su amigo porque “es mi amigo de la infancia. Y su madre es la amante de mi padre”.

Como nota al margen, esto parece indicar que el infanticidio era una práctica regular en la Francia del siglo XIX, en ausencia de mecanismos anticonceptivos o abortivos.

Otra de las secciones del diario hablaba de uno de los sacerdotes del pueblo, el cual según Joachim era un pervertido que seducía a las mujeres y las forzaba a mantener relaciones con él a cambio de la absolución de sus pecados.

El Abad Lagier, según Joachim, preguntaba además a los hombres por la naturaleza de los actos sexuales con su mujer, buscando detalles sobre las posiciones, la duración, etc. De acuerdo con el carpintero, “habría que colgar a ese cerdo”.

El libro que se escribió sobre los diarios de Joachim

La carta

Lo más curioso es que el incidente del Abad permitió a los historiadores buscar entre los documentos franceses del municipio una carta del mismo carpintero, Joachim, quien había hecho parte de un movimiento popular para revocar al sacerdote.

Al parecer, además de sus hábitos pervertidos, el sacerdote era un pésimo médico. En esta época la Iglesia estaba a cargo del tratamiento médico de las personas en las zonas a las que no llegaban profesionales, por lo que no era un asunto de poca monta.

En cualquier caso, el diario de Joachim (que es también una especie de confesión) tiene un valor incalculable para los estudiosos de la Francia del siglo XIX y para los curiosos que quieran recibir consejos de un hombre letrado, de gran inteligencia y sensibilidad, que dedicó su vida a la carpintería y nos dejó en su obra un magnífico relato de su existencia.

Bibliografía:

  1. https://www.bbc.com/news/stories-44265475

Imágenes: 1: hyacinthe-rigaud.over-blog.com, 2: amazon.es

El diario secreto descubierto en el suelo de un castillo francés
16 junio, 2018