Dee Dee y Gypsy, la trágica historia de la mujer que decidió matar a su madre, parte 1

Hechos macabros, Medicina Plagas y Enfermedades, Personajes terroríficos

Dee Dee Blancharde

Amor de madre

Desde pequeños se nos enseña que pocas cosas hay en la vida como el amor de madre, y que siempre debemos estar agradecidos de tenerlo. Y hay que admitir que en general, una madre se preocupa como nadie más por el bienestar y la felicidad de sus hijos.

En general.

Porque algunas personas, que no deberían tener hijos, no se comportan así. Hay historias de maltrato que parecen salidas de una película de terror. Y en algunos casos no existen los finales felices.

Esto fue lo que pasó con Dee Dee y Gypsy Rose Blancharde.

La muerte de Dee Dee

Dee Dee Blancharde fue encontrada muerta el 14 de junio de 2015, a sus 48 años, en su casa en el condado de Greene en Missouri (Estados Unidos). Lo primero que hicieron fue buscar a su hija, Gypsy, quien de acuerdo con la información de la familia tenía leucemia, asma y distrofia muscular (entre otras dolencias graves), así como la capacidad mental de un niño de 7 años.

Por supuesto, en estas condiciones encontrar a la joven (a la sazón con 24 años) era un asunto crítico. Pronto comenzaron a correr rumores de que un posible asesino la había secuestrado luego de matar a su madre y la comunidad entera se lanzó en su búsqueda.

Pero cuando la encontraron, al día siguiente, no solo estaba bien, sino que comenzó a desvelarse una mentira escalofriante.

Gypsy

Resultó que Gypsy no solo fue hallada por la policía con su novio (al que había conocido por internet) sino que no tenía ninguno de los síntomas de las enfermedades que supuestamente sufría. La muchacha estaba sana, podía moverse sin problemas y se comunicaba con la habilidad normal de una persona de su edad, no con la de un niño de 7 años. Todo el asunto hizo que la policía comenzara a sospechar. ¿Qué había sucedido?

Y comenzó a construirse un relato que parece sacado de una película de terror.

La infancia de Gypsy

Gypsy Roses nació en julio de 1991 en el matrimonio de Dee Dee y Rod Blanchard, el cual terminaría poco tiempo después de su nacimiento. Todo indica que Dee Dee no estaba muy satisfecha con la finalización del matrimonio y que intentó en varias ocasiones conseguir que Rod retornara al hogar. Al no conseguirlo, optó por irse a vivir con su familia.

Dee Dee y Gypsy

Varios familiares recuerdan que desde los tres meses Dee Dee comenzó a afirmar que su hija tenía algún trastorno, posiblemente apnea del sueño, pese a que los exámenes médicos no revelaban nada raro. La situación se mantuvo en relativa calma por los años siguientes (salvo ocasionales afirmaciones de la mujer sobre una extraña condición cromosómica en Gypsy), pero cuando cumplió 7 años y sufrió un pequeño accidente en su rodilla volvió a comenzar con sus delirios. Aseguró que la niña tenía serias condiciones, la puso en una silla de ruedas y la sacó del colegio, todo supuestamente por salud.

Su padre y la esposa de este comenzaron a sospechar que las enfermedades no exitían, por lo que Dee Dee optó por escapar una tarde sin noticia alguna. Como nota, la esposa del padre de Dee Dee (es decir, el abuelo de Gypsy) mejoró de sus enfermedades con su partida, lo que les hizo creer que ella la estaba envenenando.

Creciendo

Cuando estuvieron las dos solas, las cosas se pusieron mucho peores. Dee Dee insistía en que Gypsy tenía distrofia muscular, hizo que le dieran medicamentos contra la epilepsia (de la que obviamente no sufría) y problemas de visión. Su educación personalizada, en casa, no parece haber sido muy buena, y aunque la niña aprendió a leer, nunca tuvo mayores conocimientos.

Los especialistas en el Hospital Infantil de Nueva Orléans y del Centro Médico de Tulan nunca encontraron nada mal con la niña, pero eso no impidió a Dee Dee llevarla casi cada semana a urgencias por asuntos menores. Es posible que en este momento algunos doctores ya comenzaran a sospechar lo que estaba ocurriendo.

Y entonces, el huracán Katrina golpeó las costas de Estados Unidos.

Fue extremadamente conveniente. La casa de Dee Dee fue destrozada, y se mudó a su natal Missouri donde aseguró que la historia médica y los certificados de nacimiento de Gypsy se habían perdido. La mujer se convirtió en una celebridad local y recibió el apoyo de la comunidad y las autoridades para establecerse allí y tratar las enfermedades de su hija.

Rod, el padre, siempre envió dinero para la manutención de su hija, pero nunca estuvo presente y cuando intentaba visitarlas era evitado por Dee Dee. La mujer rasuraba periódicamente la cabeza de la niña, para hacerla parecer una paciente de quimioterapia, y le hizo retirar glándulas salivales para curar un caso inexistente de babeo. Así mismo, mantenía un estricto control sobre Gypsy, golpeándola a menudo e impidiéndole hablar con otras personas.

El asunto fue de mal en peor. Un doctor sospechó del asunto, y una llamada anónima alertó a las autoridades, pero Dee Dee aseguró que sus contradicciones se debían a que buscaba hacer difícil para Rod el encontrarlas. Aseguró que se trataba de un alcohólico y drogadicto, lo que por supuesto, era mentira.

Pero eventualmente Gypsy creció. Ya no era una niña, y pese a que carecía de educación y no conocía el mundo, comenzó a tratar de alejarse de su madre.

Y las cosas no salieron bien.

Parte 2

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2: buzzfeed.com, 3: bizarrepedia.com

Dee Dee y Gypsy, la trágica historia de la mujer que decidió matar a su madre, parte 1

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (23 octubre, 2017). Dee Dee y Gypsy, la trágica historia de la mujer que decidió matar a su madre, parte 1. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/dee-dee-y-gypsy-la-tragica-historia-de-la-mujer-que-decidio-matar-a-su-madre-parte-1/