Curiosidades sobre el Tlachtli, o el famoso Juego de Pelota Mesoamericano

Una generalidad mesoamericana

El juego de pelota o tlachtli, muy reconocido porque se encontraron campos de juego desde Guatemala hasta Arizona, hizo parte importante en la conformación cultural de los pueblos prehispánicos. Las semejanzas son comparadas con las reglas del fútbol y del raquetbol.

Aunque el juego cuenta con diversas versiones y aun no se ha desentrañado la totalidad de sus reglas, se sabe que consistía en anotar puntos con una pelota de caucho de 4 kg. Ella tenía que tocar un aro de piedra ubicado en el centro del juego.

El equipo ganador era sacrificado a Huitzilopochtli. Dos equipos se enfrentaban mientras toda la ciudad se unía al evento para apoyar a su equipo favorito. Parece que sólo en los juegos más importantes se hacía sacrificio, otras veces se hacía el juego para resolver problemas cotidianos o bélicos.

La pelota sólo podía tocar la cadera, el antebrazo y las rodillas; hay algunas versiones donde usaban una raqueta. El campo de juego quedaba en una superficie inferior a la de la ciudad, pues simbolizaba el “mictlan” o inframundo.

Orígenes del juego

Las investigaciones sobre el juego muestran que los orígenes son olmecas. Las primeras pelotas fueron encontradas al sureste de México, en las tierras cercanas al Océano Pacífico, en los territorios de Soconusco y el Istmo de Tehuantepec.

Las pruebas de carbono 14, arrojaron que los balones eran del 1400 a.C. aproximadamente. Las tierras originarias de los olmecas se caracterizan por el uso del caucho (Olmeca significa “Gente del caucho”).

También se hallaron campos de juego y figuritas de jugadores datadas del 1250 al 1150 a. C. En San Lorenzo Tenochtitlan, complejo arquitectónico olmeca, se observa que el juego ya estaba relacionado con los misteriosos rituales religiosos que caracterizan a estas culturas.

Ya para el 300 a. C. aparece este juego en todas las partes del sur mexicano y Guatemala. Todo el valle de Oaxaca, Veracruz y Chiapas tienen registros de juego de pelota, incluyendo dibujos y representaciones en cerámica.

Al inicio, el juego no contaba con los aros puestos en el campo de juego. Fueron los mayas los que confeccionaron estos anillos en piedra para hacer el juego más interesante. Esta característica la heredaron los mexicas y los toltecas.

Características del juego

Aunque existe la versión generalizada del juego que todos conocemos a partir de lo que era el juego para los mexicanos de Tenochtitlán, el tlachtli tuvo muchas versiones. Incluso existía una que se parecía mucho al hockey, sólo que se jugaba en el pasto.

SS Eastland “Un naufragio en la orilla” Victimas de su propio peso "Era como si se tratara de una ballena que va a tomar una siesta", son ...
Afirman haber descifrado el Manuscrito de Voynich   El misterio del Manuscrito En 1912, el mundo conoció un antiguo documento, elaborado en el ...
Los secretos de la carrera espacial rusa.  La alocada carrera del ego El lanzamiento en octubre de 1957 del Sputnik, el primer satélite art...

La pelota tenía un peso considerable; esto podía ocasionar contusiones permanentes o la misma muerte. Si la pelota llegaba a pegar contra la cabeza, los intestinos o en el estómago, el jugador podía morir. La brutalidad de este juego era dura.

Los jugadores usaban un taparrabo con protectores de cadera hechos en cuero. Esta protección no era mucha para una pelota elaborada 50% en hule y 50% de Ipomea Alba, una enredadera que le daba elasticidad y le permitía rebotar.

El campo de juego tenía distintas dimensiones. Todos los campos compartían las características de longitud, aunque hay unos más largos que otros. Por ejemplo, de los 1.700 campos encontrados, el de Chichén Itzá fue el más largo con 96,5 m y 30 m de ancho. El de Tikal tenía 16m con 5m.

No sólo se jugaba con la pelota en estos campos. Parece indicar que varios eventos, como peleas de lucha libre se desarrollaban en estos espacios. Además, se hacían conciertos de música y festivales.

Representación del juego

Como era un juego ritual, el tlachtli representaba la cosmovisión del universo para los mesoamericanos. Los distintos movimientos de la pelota hacían relación a los movimientos de la Luna, el Sol y Venus.

Además, el juego era la representación de la dualidad día y noche, vida y muerte. Jugar equivalía a mantener el equilibrio del orden cósmico del Universo. Podía simbolizar la vida en una batalla, por ello el ganador era sacrificado aveces, porque el mejor se iba con los dioses.

Esto inspiraba que el juego se volviera algo muy serio para las comunidades. El juego podía llevar al sacrificio humano de los ganadores o podía llevar a que el perdedor renunciara a algo. Muchas veces, los conflictos bélicos se solucionaron en un campo de juego.

La versión moderna del juego: El Ulama

Los españoles mandaron prohibir el tlachtli en el año 1585 por la violencia que generaba. Los campos de juego o tastes quedaron abandonados y muchas reglas se perdieron.

En la nueva versión, retomada por nativos de varias partes de México (desde Sinaloa hasta Chiapas), se han establecido tres modalidades. La pelota ya no es tan pesada como antes y hay dos árbitros que vigilan el juego.

Desde que el juego se renovó en el siglo XX, tiene gran popularidad en muchas partes de México. En el mundial de 1970 celebrado en este país, se hicieron transmisiones al mundo de este juego.  Fue asombroso ver por primera vez un juego que todos creíamos muerto, resucitar.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Juego_de_pelota_mesoamericano
  2. https://mazatlan.gob.mx/turismo/conoce-mazatlan/el-juego-del-ulama/

Imágenes: 1: gaceta.unam.mx, 2: fundacionunam.org.mx, 3: eldemocrata.com

Curiosidades sobre el Tlachtli, o el famoso Juego de Pelota Mesoamericano
30 septiembre, 2018