Creepypastas: la historia de la enfermera Ann

La enfermera

Ann, enfermera, 24 años; esos son los datos principales que debes saber de nuestra protagonista, quien para esa edad trabajaba en uno de los hospitales más prestigiosos de su Ciudad. La chica era descrita como una persona dulce y quien amaba su trabajo, pero como buena profesional involucrada en el mundo de la salud Ann no contaba con tiempo para pasar fuera del hospital. Así que su vida era de su casa a la clínica y de la clínica a su casa.

No obstante, fue una total sorpresa cuando el galán del hospital, el médico encargado del área de la morgue, Sebastián, se fijó en ella y comenzaron a salir. Lo interesante de aquella situación no fue que Sebastián saliera con Ann, lo realmente intrigante era que el médico saliera con alguien.

Sebastián no era la persona más conversadora o alegre, nadie sabía mucho sobre él, todos asumían que eso era debido a que él trabajaba en la morgue y pues en esa zona del hospital no es muy necesario ser conversador. Aparte, había algo más, algo que se ocultaba en las palabras veladas de Sebastián: era como si tuviera un secreto que al momento de salir se devoraría al que tuviera enfrente.

Tristemente, esa persona fue Ann.

Una perfecta cita para hacer la pareja de ensueño

Una noche, después de un largo turno en el hospital, Sebastián invitó a Ann a pasar el rato en su casa. ¿Qué podía haber de raro con esto, si llevaban ya varios meses saliendo y todo había salido genial?. Sin embargo, al final de la noche, Sebastián le dijo a Ann que lo acompañará al sótano, que allá le tenía una sorpresa que la dejaría sin palabras.

Ann dudó, una señal de alerta brincó en su mente y su instinto le gritaba que mejor se fuera, algo no marchaba bien. Aun así, ella ignoró sus preocupaciones y bajó con él.  No había dado ni tres pasos en las escaleras y el olor a muerte llenó sus fosas nasales: repulsivo, pensó Ann, ¿por qué olía así? Cuál no sería su sorpresa al encontrar un montón de cadáveres desmembrados regados por el lugar. El horror la invadió y cuando se giró para huir, un pinchazo rápido en su corazón la detuvo, la chica no tuvo tiempo de ver que mientras estaba perpleja, su ‘encantador’ novio estaba preparando un líquido en una jeringa para dejarla paralizada.

Una nueva vida

Algo se sentía mal, sus brazos y piernas se sentían raros, como si fuera la primera vez que los usara. Ann tenía miedo de abrir sus ojos, ¿por qué pasaba eso? ¿Por qué?, ella sólo quería volver al hospital, a su rutina.

Ann finalmente abrió sus ojos y las lágrimas vinieron a ellos, su cuerpo estaba mutilado, podía ver claramente que sus brazos y piernas ya no eran los de ella, se detallaba donde había sido literalmente cosida. ‘’Eres perfecta’’ le susurró Sebastián al oído, ‘’ahora vivirás para siempre y quiero que hagas lo mismo conmigo’’ le dijo esto entregándole una jeringa llena con el mismo líquido que le había inyectado.

La ira nubló su pensamiento, ella luciría como un adefesio, un monstruo, pero era Sebastián quien era un verdadero peligro y ella no iba a permitir, así que con su renovada fuerza sobrenatural lo agarró del cuello y se lo partió.

Se levantó con dificultad de la mesa de operaciones en donde se encontraba, buscó su ropa y un espejo, el reflejo ya no era el mismo uno de sus ojos estaba cubierto por un parche. Ann uso su cabello para cubrir parte de su nueva cara, se arregló y se marchó al hospital.

Bibliografía:

  1. https://www.wattpad.com/205126862-creepypasta-the-nurse-ann-la-enfermera-ann-origen
  2. https://creepypastafiles.fandom.com/wiki/The_Nurse_Ann

Imágenes: 1: youtube.com, 2: aminoapps.com

Creepypastas: la historia de la enfermera Ann
9 abril, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar