Creepypastas: Jane the Killer

Jeff the Killer

¿Recuerdan a  Jeff the Killer? Hablamos de él hace algunos meses en este artículo.

Pues verán, paralelamente a todo lo que le estaba sucediendo a Jeff y a su hermano Liu: el bullying, las burlas, las inseguridades y esos cambios atroces que estaban pasando, había alguien más que también estaba en plena metamorfosis: Jane Arkensaw, la vecina de Jeff.

Jane estaba pasando por las típicas crisis existenciales  que pasa uno en la adolescencia: “¿Quién soy? ¿Qué hago con mi vida? No me pasa nada emocionante, quiero ser feliz”. Eran una cadena de pensamientos similares que siempre estaban presentes en la cabeza de Jane, pero que cambiarían el día que a su vecindario se mudó una familia nueva: los Wood, con cuya familia venían dos chicos adorables, Jeff y Liu.

¡Que guapos! Pensó la chica, en especial el más grande. Deseosa por conocer más, Jane fue en busca de su madre: para estás horas su mamá ya sabría de primera mano quienes eran, de donde eran y lo más importante, sus nombres. Y fue así, pues ese mismo día Jane se enteró que los hermanos Woods asistirían a su misma escuela y ella ya estaba preparada para conocerlos.

Ese mismo día, Jane toda ilusionada se arregló con gran esmero: cepilló su cabello hasta que cayera en ondas suaves por su espalda, uso su falda negra con medias hasta la rodilla, aplicó un poco de brillo a sus labios y bajó emocionada las escaleras de la casa hacia la puerta principal con el fin de propiciar un  encuentro casual con sus vecinos.

Pero la suerte no estaba de lado de Jane, esa mañana, Jeff y Liu habían salido más temprano. La chica emocionada salió detrás de ellos, y cuál no fue su sorpresa al darse cuenta que la pandilla de matones su escuela les estaba dando una paliza a los hermanos Woods.

Jane Intentó moverse para ayudar, pero el miedo no la dejó, con pesadez en su corazón e impotencia se acercó a los heridos chicos y ofreció su ayuda. Ellos agradecieron su amabilidad y se marcharon juntos a la escuela.

El camino al infierno esta pavimentado de buenas intenciones

Jane había pasado unas semanas muy feliz, había compartido tiempo con los hermanos Wood, en especial con Jeff, y en el proceso los había ayudado a adaptarse a sus nuevas rutinas. ¡Pobrecita! Sus buenos deseos para el dueto Wood le iban a acarrear un montón de dificultades más adelante.

Pues verán, un día desde la ventana Jane pudo observar como la policía llegaba por Jeff a quien habían acusado de la golpiza que les había propinado varias semanas atrás a los matones de la escuela. Sin embargo, algo raro pasó: fue Liu, al que se llevaron arrestado.  Jane se sintió mal, pero a la vez algo en su ser relajo al saber que Jeff se encontraba libre.

Después de tan terrible acontecimiento, los padres de los Wood, seguían haciendo lo posible por liberar a Liu, mientras tanto trataban de continuar con su vida normal. Fue así que, un día, el vecindario se realizó una gran parrillada a la que invitaron a todo el mundo. Jane sabía que ahí se encontraría Jeff y a pesar de las circunstancias estaba dispuesta a declarar su amor.

Relatos de terror. La dentista, por felipoween. La dentista Londres. Noviembre de 1806En una habitación de un segundo piso de un barrio obrero cerc...
Relatos de terror. Las mejores amigas, por Luiselis .Las mejores amigas 19 de marzo de 1986 – 7:50 amDesperté como todas las mañanas en el campamen...
Savia (relato) Enviado por L. SaavedraEl cielo permanece cenizo por la densidad de aquellas nubes que remolinea...

La parrillada se estaba realizando en un parque central, y cuando Jane estaba buscando a Jeff se llevó una desagradable sorpresa los mismos idiotas de su escuela tenían acorralado a Jeff, ¿pero qué era lo que estaban haciendo? Estaban cubriendo a Jeff con lejía y todo sucedió en un instante, las llamas lo cubrieron todo y el mundo se volvió oscuro para Jane.

El sufrimiento en el hospital… y la transformación involuntaria en casa.

Finalmente, Jane había despertado y la policía se encontraba lista para tomar declaratoria. Ella no se guardó nada: les contó de la paliza que le habían dado semanas antes a los hermanos, del acoso, de cómo Jeff lo único que había hecho fue defenderse y cuando llegaron a lo que sucedió en la parrillada, la chica preguntó por el destino de su amado.

“Está mal’’, fueron las llanas palabras que le dijo su padre; Jeff se encontraba luchando por su vida a pocos metros de ella y por supuesto sus padres no iban a permitir que ella se alterara más.

Jane fue dada de alta ese mismo día, rechazó alimentos y se sentó  mirando por la ventana de su habitación, por donde había observado a los hermanos Wood varias veces. Se pasó horas en ese mismo sitio observando la casa de Jeff, de que hubiera hecho diferente, si ella hubiera hablado en el momento podría haber salvado a Jeff y a Liu. La tristeza y culpa la abrumaron haciéndola adormilarse, cuando un ruido la despertó.

Asustada, buscó el origen del ruido, provenía de la planta baja de su casa y cuando la adolescente bajó se llevó una gran sorpresa sus padres estaban sentados en las sillas del comedor como si fueran a comer y había alguien, un ser blanquecino que estaba desfigurando el rostro de su madre.

“No puede ser, Jeff ¿eres tú?” susurró atemorizada la chica, cuando el ser se giró y la vio, la chica supo que su vida iba a llegar a su fin, él ya no era Jeff, era un monstruo que había acabado con la vida de sus padres.

Desesperada intentó huir, pero Jeff le dio alcancé y le dijo: “ahora serás tan hermosa como yo”, en unos instantes la cubrió de lejía y le prendió fuego.

Horas más tarde, Jane se despertó en el hospital cubierta de vendas, alterada la chica se levantó y fue a verse en un espejo: su rostro había estaba totalmente desfigurado, ya no tenía cabello y sus manos estaban torcidas, cuando preguntó por sus padres, la situación no mejoró: ellos habían muerto. Un grito desgarrador salió desde lo más profundo de Jane, las enfermeras preocupadas  intentaron calmarla  y le dijeron que un familiar le había dejado un regalo y que pronto vendría a visitarla.

Cuando Jane vio la caja, supo que no era de ningún familiar, en el interior se encontraba una máscara, unas flores negras, un cuchillo y una carta que decía: siento que no hubieras quedado tan hermosa como yo. Jeff.

La venganza               

Jane dejó el hospital, sin que nadie se diera cuenta y directamente fue a visitar la tumba de sus padres y ante las lapidas juró algo, se iba a vengar de Jeff y si era necesario lo perseguiría hasta el mismo infierno.

Así que, mientras Jeff le dice a sus víctimas: vayan a dormir, jane les dice todo lo contrario: No vayas a dormir, con la idea de que la gente no se convierta en la próxima víctima de Jeff.

Bibliografía:

  1. http://es.creepypasta.wikia.com/wiki/Jane_the_Killer
Creepypastas: Jane the Killer
24 marzo, 2018