China y el Gran Hermano: el gobierno chino comienza un programa de “crédito social”

Gran Hermano

Desde la clásica novela de George Orwell 1984 el término “Gran Hermano” se ha convertido en sinónimo de represión, control y ante todo manejo de la información por parte de un gobierno con ánimos totalitarios.

Por supuesto, Orwell pecó de pesimismo y si bien es cierto que hoy por hoy estamos más vigilados que nunca también lo es que la información no ha podido ser controlada por los gobiernos. Antes al contrario, a medida que la tecnología avanza queda claro que la información difícilmente puede ser controlada por nadie en el mundo digital.

En cualquier caso, hay países con tradiciones de libertades civiles y otros que prefieren el orden y el desarrollo. China está en este segundo grupo y como tal anunció en 2014 el comienzo de un proyecto piloto de “crédito social” que busca clasificar a su población de acuerdo con su comportamiento.

Crédito social

Esencialmente, lo que busca el sistema es clasificar a los diversos habitantes del país para determinar cuales son mejores ciudadanos y cuales no. El sistema es muy semejante a los sistemas de crédito en los países occidentales que con base en el historial crediticio de una persona determina si es de fiar o no a la hora de prestarle dinero.

Sin embargo, China quiere llevar este sistema un poco más allá y hacer que la calificación de una persona involucre no solo sus decisiones financieras, sino todo tipo de variables. Realizar acciones que vayan en contra de las leyes o la convivencia (como botar basura, colarse en el metro o fumar en zonas de no fumadores) harían que el ranking de una persona bajase, mientras que pagar las deudas a tiempo o cruzar por las zonas demarcadas haría que subiese.

Sin embargo, también realizar actividades que no sean ilegales pero que sean consideradas como inmorales o poco útiles a la sociedad también sería castigado. Dentro de estas se incluye jugar demasiados videojuegos, o gastar mucho dinero en “compras frívolas”.

Las implicaciones de tener mala puntuación

El gobierno de China tiene control sobre muchas de las instituciones y empresas de ese país, incluyendo por ejemplo el sistema bancario. Entonces, si una persona quiere acceder a un crédito de vivienda es en últimas el estado chino el que determina si dicho crédito se le da o no se le da.

Así mismo, el Estado podría limitar el acceso de las personas a trenes, aviones u hoteles de determinadas características como castigo por incumplir las normas de convivencia en estos lugares.

Así mismo, quienes tengan un mal puntaje en este sistema de crédito quedarían por fuera de las mejores convocatorias laborales y no se les permitiría acceder a algunos puestos en el estado. Y por último podrían ser anunciados públicamente como malos ciudadanos.

En esencia, el sistema de crédito permitiría al gobierno controlar mejor el comportamiento de los ciudadanos. El puntaje de una persona cualquiera sería público en todo momento, pero aún no se ha revelado la manera en que dicho puntaje podría aumentar o disminuir. Sólo que aumentaría o disminuiría dependiendo de estas acciones.

El asunto ha sido muy criticado en occidente, donde se considera que podría llevar a la pérdida de derechos civiles. Pero en China parece ser que ha sido bastante aceptado (a partir de 2020 será obligatorio). Y bueno, lo que importa a fin de cuentas es la opinión de los chinos.

Bibliografía:

  1. http://www.wired.co.uk/article/chinese-government-social-credit-score-privacy-invasion
  2. https://www.quora.com/Is-the-Chinese-Social-Credit-System-as-bad-as-the-Western-media-made-it-out-to-be

Imágenes: 1: steemit.com, 2: globalasiablog.com.

China y el Gran Hermano: el gobierno chino comienza un programa de “crédito social”