Calcante: el vidente de la Guerra de Troya


Lo más reciente:

El vidente de la guerra de Troya

Calcante fue un poderoso adivino griego quien tiene anécdotas e historias muy ligadas con la caída de Troya. Este vidente se jactaba de ser uno de los más certeros con sus adivinaciones y que cada una de sus profecías terminaba convirtiéndose en realidad, pues al ser nieto de Apolo, el poder de la adivinación corría por sus venas.

También ejerció como Augur, los cuales eran los sacerdotes que ejercían la adivinación, era un cargo oficial, aunque también podían ejercer como particulares. Solo los magistrados podían consultar a los augures oficiales, en sitios especiales.

Había dos clases de augures: los que por medio de rituales impetraban a los dioses la manifestación de su voluntad y los que los que descifraban los signos de la voluntad de los dioses, manifestada sin previa solicitud. Estos fueron los más importantes, pues con sus palabras podían favorecer a alguien o anular cualquier elección.

Sus palabras trajeron al mejor guerrero de la época

Calcante no solo profetizó la guerra de Troya, sino que para ganar esta campaña bélica era necesaria la presencia de Aquiles, quien para el tiempo en que el vidente lanzó la profecía contaba con apenas 9 años. También mencionó que muchas personas morirían y que duraría 10 años de terribles sacrificios aquel conflicto.

Agamenón, uno de los personajes relacionados con la guerra de Troya, también consultó a Calcante, quien le dijo que la única forma de apaciguar a Artemisa y obtener vientos favorables era sacrificar a su hija, Ifigenia, para que la diosa dejara de retener a la flota griega en el puerto de Áulide.

También le dijo a Agamenón que la única forma de ganar el favor de Apolo, era devolviendo a la cautiva Criseida a su padre, que era sacerdote del dios protector de los troyanos, pero con la devolución de aquella prisionera, se generó una disputa entre Aquiles y Agamenón, pues éste último tomó a Briseida, la prisionera de Aquiles.

“Profetizó” su propia muerte

Terminada la guerra de Troya, Calcante se trasladó se trasladó a Colofón, ciudad del Asia Menor, o al cercano santuario de Claros, donde tuvo una competencia contra otro adivino, Mopso. Calcante perdió la disputa con su nuevo adversario y murió de cólera debido al resultado.

Otra historia nos cuenta, que Calcante predijo su propia muerte y al ver que se acercaba la fecha y nada sucedía, le entró tremendo ataque de risa que lo terminó matando.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Calcas

Imagen: podomatic.com

Calcante: el vidente de la Guerra de Troya
3 julio, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar