Cacería de Nazis: buscando a Adolf Eichmann

Historia, Personajes terroríficos

Adolf Eichmann en 1942

Nazis y judíos

Para nadie es un secreto que una de las razones de ser del partido Nacionalsocialista en Alemania fue el odio que en la región había ido surgiendo contra los judíos. Si bien desde tiempos antiguos los judíos habían sido poblaciones perseguidas y discriminadas, en la Europa de después de la Edad Media esta exclusión fue creciendo de manera peligrosa, haciendo comunes los linchamientos públicos y los ataques a los “guetos” (barrios) de estos habitantes. Los judíos serían así mismo expulsados de diversos países, incluyendo Inglaterra (1290), Francia (1306, 1321), España (1492) o Portugal (1497).

Cuando Hitler llegó al poder, el sentimiento antijudío había ido tomando fuerza en Francia, Alemania, Polonia, Rusia e incluso Italia. Pero el nazismo llevó lo que era una discriminación latente a un nivel institucional nunca antes conocido y generó reacciones en los países vecinos, que pronto comenzaron a disminuir sus discursos racistas. Sin embargo, el nazismo estaba comprometido con su doctrina y pasaría de buscar la expulsión de la población judía (algo que llevaba haciendo desde 1933) a buscar su exterminio absoluto en lo que vino a conocerse como la “Solución Final”.

Uno de los hombres que estuvo detrás de esta decisión (y organizó gran parte de su ejecución) fue Adolf Eichmann, Teniente Coronel de las SS alemanas. Estamos aquí para hablar de su escape y su captura, pero hacerlo sin mencionar un poco de su vida sería, cuanto menos, poco profesional. Veamos:

Otto Adolf Eichmann

Otto Adolf Eichmann nació el 19 de marzo de 1906 en una familia Calvinista de Solingen, Alemania. En su juventud se unió a movimientos políticos de derechas, vinculándose eventualmente a las SS en 1932 (número de membrecía 45.326).

Su papel original estuvo en incitar la diáspora judía, primero con políticas de discriminación y a partir de 1938 obligando a los judíos a partir de Alemania aún en contra de su voluntad. Aunque en su momento esto se consideró exageradamente cruel, la historia dejaría claro que aquellos deportados fueron en verdad los más afortunados.

En 1941, tras la Conferencia Wansee (de la que Eichmann participó), los planes cambiaron. Los judíos ya no serían deportados, sino que serían usados como trabajadores forzados o asesinados. Tras la derrota alemana en la Batalla de Moscú, Hitler ordenó la exterminación de la población en territorio alemán. Y Eichmann comenzó a organizar la deportación de miles de judíos en Polonia y Ucrania, entonces bajo dominio de la Alemania Nazi.

Luego de la Guerra

No nos interesa aquí hablar del Holocausto. Bastante ya ha sido dicho en otros artículos, así como de la manipulación mediática a la que fue sujeta este suceso, y que sirvió para imponer, a su vez, otras decisiones políticas injustas. Lo importante aquí es que luego del descubrimiento por parte de los aliados de los Campos de Concentración los ex líderes de la SS y la Alemania Nazi sabían que estaban en peligro y que su captura era cuestión de tiempo. Por esta razón, buscaban pasar por soldados rasos o por miembros del ejército, pero no de las SS.

Eichmann consiguió papeles falsos con el nombre de Otto Eckmann e hizo precisamente esto al principio. Fue capturado y pasó algún tiempo prisionero, y se encontraba trabajando en Cham (ciudad alemana) cuando se enteró que su identidad había sido descubierta. De inmediato escapó de la ciudad y antiguos colaboradores de la SS le brindaron nuevos papeles, en esta ocasión con el nombre “Otto Heninger”. Viajó periódicamente con estos papeles, buscando mantenerse fuera de la persecución y evitar llamar la atención, mientras sus actividades eran reveladas en los Juicios de Nuremberg.

Viéndose acorralado, Eichmann consiguió papeles falsos para viajar a Argentina bajo el nombre de Ricardo Klement y arribó al país sudamericano en 1950.

Argentina

Eichmann llegó a Argentina como un supuesto miembro de la Cruz Roja, trabajando como contratista del gobierno. Su posición era segura, al punto que mandó traer a su familia de Alemania en 1952, un acto que en otras circunstancias habría sido un suicidio.

Sin embargo, Eichmann se confió. Tras andar por un tiempo de empleo en empleo se convirtió en líder de producción de una fábrica de Mercedes Benz, moviéndose con su familia a un lujoso vecindario donde sus orígenes alemanes no eran ya ningún misterio. Y aquí comenzó su persecución.

Muchos supervivientes de los campos de concentración se habían unido a los servicios secretos israelíes y habían comenzado a cazar a sus antiguos carceleros. Sabían que Eichmann no había sido capturado, y una carta los había alertado, en 1953, que podía estar en Argentina.

Simon Wiesenthal fue uno de estos hombres. De manera clandestina consiguió fotos de Otto, el hermano de Adolf Einchmann, pues sabía por testimonios de víctimas que los dos se parecían mucho. Y consiguió un colaborador judío en Argentina cuya hija comenzó a salir con el hijo de Einchmann.

Captura y ejecución

La operación fue tan importante que Isser Hared, líder del Mossad, viajó a Argentina para dirigirla de manera personal. Los agentes del Mossad interceptaron a Einchmann en uno de sus viajes diarios del trabajo a la casa, lo capturaron y lo llevaron a una prisión de la agencia donde su identidad fue confirmada. A sabiendas de que los argentinos no aprobarían una solicitud de extradición, Einchmann fue sedado y sacado de manera ilegal del país en un avión israelí. Estaría prisionero en Israel 9 meses antes de ser juzgado y ejecutado (ahorcado) por sus crímenes contra la humanidad.

El asunto se convirtió en un escándalo. En Argentina porque (con razón) este país consideró las acciones del Mossad como una violación a su soberanía. En Estados Unidos, porque la CIA no se enteró del operativo y temía que Einchmann revelara la identidad de otros criminales al servicio de la inteligencia norteamericana (recordemos la Operación Paperclip). De hecho, la CIA había sabido por años de la ubicación del hombre, pero no quiso hacer nada (ni colaborar con el Mossad) porque temía la información que él podría revelar a los judíos. Razones parecidas motivaron la preocupación del gobierno de Alemania Oriental.

Pero para Israel fue una victoria, porque no sólo consiguió juzgar y condenar a Einchmann, sino que consolidó la oposición en el mundo contra el Holocausto Judío.

Bibliografía:

  1. http://www.jewishvirtuallibrary.org/the-capture-of-nazi-criminal-adolf-eichmann
  2. https://www.theguardian.com/world/2012/feb/15/adolf-eichmann-exhibition-tel-aviv
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Adolf_Eichmann#Second_World_War

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2: spiegel.de, 3: dailymail.co.uk

Cacería de Nazis: buscando a Adolf Eichmann

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                                 

Bibliografía

El pensante (8 noviembre, 2017). Cacería de Nazis: buscando a Adolf Eichmann. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/caceria-de-nazis-buscando-a-adolf-eichmann/