Batallas sangrientas: Verdun 1916

Historia, Muerte y relacionados

Patrimonio Bélico

Cuando los obuses comenzaron a caer sobre las casas e iglesias de las ciudades y villas del oriente francés, el pánico congestionaría el nacionalismo de una patria atacada por el monstruoso ejército alemán. La guerra se volvería una continuidad llena de miedo, terror e interesantes tácticas militares que cambiarían el curso de la historia mundial.

Verdun es fuertemente referenciada como la batalla más larga de la Primera Guerra Mundial y también la más sangrienta. Medio millón de muertos y casi un millón de bajas dejó la defensa de las fortalezas que impidieron la entrada al ejército alemán liderado por Erich von Falkenhayn. La batalla duró 10 meses, donde las baterías de ambos lados no dejaron de lanzar toneladas de explosivos que estallaron a los soldados en mil pedazos: así lo referencia el libro “Sin novedad en el frente” de Erich Maria Remarque.

Verdun había sido incursionado otras veces por los alemanes, sólo que esta vez el ejército del káiser deseaba eliminar cada soldado francés sin saber aún que 40 años atrás los franceses habían desarrollado un complejo subterráneo con más de 18 fortalezas para la defensa de la zona en caso de que se intentaran meter de nuevo los alemanes. Los alemanes pensaban que sería fácil. Nunca se imaginaron que harían la batalla más horrífica de la humanidad para 1916, momento clave de la Primera Guerra Mundial.

Artillería y tácticas de choque

La primera parte de esta batalla empieza el 21 de Febrero de 1916 a las 7 am. Miles de obuses atacan sin interrupción las líneas francesas que estaban defendidas por menos de un centenar de soldados. No fue un día fácil para los soldados defensores, en busca de algún refuerzo que se demoraba en llegar, tuvieron que morir con honor. Más de 100000 proyectiles fueron lanzados por los pesados obuses que además lanzaban fuego graneado (proyectiles con gas venenoso). Lo hicieron por 10 horas ininterrumpidas.

La orden superior era defender como se pudiera el Fort Douaumont aunque estaba en malas condiciones. Los alemanes se aprovecharon de esa debilidad para tomarlo pues bien defendido sería inexpugnable. El 24 de Febrero llegó a la zona el regimiento alemán de Brandemburgo. Esta fuerza de choque era respaldada por la artillería y no tuvieron problema en tomar la fortaleza. Incluso estaba tan mal defendida que alcanzaron agarrar 70 prisioneros franceses.

Los franceses se sentían con mucho miedo, era terrible imaginar como el ejército alemán se había movilizado de rápido para tomar las posiciones francesas. La dignidad de los soldados estaban por el suelo, la guerra había comenzado un par de años atrás y no se veía cerca una victoria aliada.

Los que le devolvieron la dignidad al pueblo fueron los citadinos parisenses. Ellos apoyaron el envío del II ejército francés al mando del magnífico general Philippe Petáin. Para dicha movilización todos los taxis de la ciudad llevaron a los soldados hasta el frente de guerra.

Patrimonio humano

No era fácil la lucha en el terreno para ninguna de las dos partes. Aunque los soldados alemanes eran el doble que los franceses, sufrían por su rápido avance. Los obuses habían destruido el suelo y ahora era un montón de lodo húmedo imposible de surcar. Movilizar la artillería se volvería un problema total.

Las fotos de los caballos jalando los obuses a través de los campos desolados, los soldados atrincherados por temor a las bombas que caían sobre ellos, las máscaras de gas tipo M2 para no morir envenenados, las ratas, las enfermedades y la desdicha fueron algunas características de la vida que tuvieron que sortear los soldados.

El alto mando alemán no le importaba el número de soldados alemanes que morirían, la primera guerra era una guerra industrializada y lo que interesaba era la estadística. Ellos calcularon que por cada soldado alemán muerto, serían 2,5 franceses eliminados. Esta era una cifra muy optimista para los dueños de la guerra.

Al mando francés estaba el general Joseph Joffre. Él quiso defender muy bien las posiciones y trajo artillería por ese motivo. Al cabo de unos meses Verdun era el infierno. Las tierras de nadie eran tomadas y vueltas a retomar por miles de soldados que eran eliminados por avances de acaso algunos metros.

El fuego en la trinchera

Los alemanes nunca se quedaron quietos, ellos empezaron a avanzar por el rio Mosa que atraviesa Francia. Llegaron a Lumieres para tomarla, una pequeña aldea que no se merecía tener tantos muertos. Sólo 4 regimientos alemanes fueron acabados, aunque finalmente la posición cayó. En esta ciudad se hizo muy común la lucha cuerpo a cuerpo y a bayonetazos.

El mayor fracaso alemán se vería cuando toman el Fort Souville. Finalmente no logran tomarlo pero la estrategia militar movilizó miles de hombres en vano para este fin. Lo primero fue un ataque con gas disfogeno para envenenar a los soldados, luego entraron decenas de batallones que fueron acribilladas a metralleta desde las excelentes posiciones que fueron bien defendidas por efectivos franceses.

La caída alemana

Por un lado los franceses fueron ayudados por los ingleses en Somme (otra de las batallas más sanguinarias de la Primera Guerra), así los alemanes no se enfocarían en Verdun. Por el otro, se puso como general al mando a Nivelle, un caro militar que recapturaría Fort Dououmont para los franceses.

Claro que el coste fue alto. Más de 100.000 soldados franceses morirían intentándolo. Luego de esto los alemanes seguirían defendiendo sus posiciones hasta 1918. Pero el enfoque principal estuvo en los primeros 10 meses. Ellos hicieron la batalla más horrorosa conocida hasta entonces.

Cuando los alemanes tuvieron remplazo de general en Verdun. Hindemburg mantendría la posición de trinchera mientras en la frontera norte la guerra tomaba otras posiciones. Por ello Verdun se vuelve una guerra de trincheras en 1917-18. Los franceses nunca logran acribillar totalmente a los alemanes, los sobrevivientes vuelven a sus casas cuando se rinden.

Se dice que el 70% de las bajas habían sido ocasionadas por cañones. Se dispararon 21 millones de proyectiles en los 10 meses de guerra y además dos millones de soldados pelearon en esta batalla. Un millón de hombres murieron o quedaron heridos.

Imágenes: 1: centenarioprimeraguerramundial.wordpress.com, 2: rincondelvago.com, 3: unwinnable.com

Batallas sangrientas: Verdun 1916
Se habla de:                     

¿Conoces acerca de...?