«¡Aserrín, Aserrán …!»: los orígenes de este popular canto infantil

«Aserrín, Aserrán» es una canción de origen español, propia de la noche de San Juan, dónde se queman varios maderos en grandes fogatas (fiesta conmemorativa a San Juan Bautista celebrada el 24 de junio). La melodía posee diferentes versiones según el país en donde la canten, pero en todas sus formas es una canción típica del mundo hispanoablante. Vamos a darle un vistazo a la historia y origen de esta canción infantil.

El poema que dio vida a la canción en Latinoamérica

José Asunción Silva, un poeta colombiano, compuso los siguientes versos, conservando la misma temática de la canción infantil:

¡Aserrín!
¡Aserrán!
Los maderos de San Juan,
piden queso, piden pan,
los de Roque
alfandoque,
los de Rique
alfeñique
¡Los de triqui,
triqui, tran!

 El quid del poema, escrito en dos métricas, transmite la preocupación por la que pasa todo padre o madre, al pensar sobre el futuro de sus hijos y un sinfín de pregunta: ¿conseguirá un buen trabajo? ¿se casará? ¿formará una buena familia? Etc. Y dejando un mensaje primordial: vivir siempre el presente, conservando en nuestra memoria los buenos recuerdos sin preocuparnos demasiado por el porvenir.

La interpretación más común

Lo que tienen en común todas las versiones, es que la canción nos narra que hay un grupo de personas que pide comida, pero en vez de recibir alimentos como pan y queso les terminan dando huesos. Tristemente son engañados y enredan a la gente con vino, o lo terminan castigando con la muerte. La canción o poema, es una muestra clara de las situaciones de pobreza e injusticia que muchas veces deben enfrentar los trabajadores.

Conexiones en la antigüedad

El rocotín rocotán (aserrín, aserrán) es un antiguo juego de adivinación, que ya era mencionado por el tratadista español Antonio Paz y Meliá, en el siglo XVI. Es muy sencillo, el niño se coloca de rodillas apoyando la cabeza entre las piernas de otro niño o de un adulto.

Los niños le dan golpes suaves en la espalda con la mano o con el codo, mientras entonan la siguiente canción:

Recotín, Recotán

Recotín, Recotán

de la vera, vera, van

del tejado a la cocina

¿cuántos dedos hay encima?

Cuando se acaba la canción uno de los niños extiende la mano derecha con uno o varios dedos extendidos. El que está arrodillado debe adivinar cuantos dedos han extendido. Si acierta se salva. Si no acierta le cantan:

Si hubieras dicho… (el número correcto)

no me mintieras

los golpes que llevaste

tú me los dieras.

Y, bueno, imaginarán lo que viene después.

Fue a partir de esta versión originaria en el medioevo español que se originó el canto que todos conocemos.

Bibliografía:

 

  1. http://el-rincon-poetico.blogspot.com/2010/11/asuncion-silva-los-maderos-de-san-juan.html
  2. http://www.elhuevodechocolate.com/juegos/juego23.htm

Imágenes: 1: clefsandnotes.blogspot.com

«¡Aserrín, Aserrán …!»: los orígenes de este popular canto infantil
9 abril, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar