Arquitectura masónica en Buenos Aires: El obelisco

Curiosidades, Logias, sectas y religiones

Ciudades masónicas

En los países latinoamericanos los masones fueron los causantes de la independencia de España, también desencadenaron los procesos sociales que produjeron las grandes guerras históricas del siglo XIX y más que eso, fueron los organizadores de todos los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales de las recientes repúblicas. No sólo en América los masones estuvieron presentes: en ciudades como París, Londres y el mismo Vaticano la influencia de esta élite oculta se sintió con fuerza en la arquitectura.

En América, el caso más reconocido por la presencia masona es Washington que no sólo tuvo desde siempre un ordenamiento basado en secretos masones sino en su estructura oculta que tomó decisiones administrativas que cambiaron el rumbo de la historia. No debemos olvidar que en EEUU hay una gran cantidad de órdenes secretas que consolidaron el poder yanqui en el mundo.

La mayoría de estos grupos llegaron a tener un gran porcentaje de integrantes del mismo país norteamericano, haciendo que se creyera en la cuestión de las energías, los mensajes subliminales para el control y otras estrategias para poder dominar. La orden masónica más importante es el famoso grupo Iluminati, muchos de sus principios los tienen otras sociedades secretas, aunque este es reconocido por el enorme poder que poseen.

La masonería en Latinoamérica

Desde Barranquilla, Colombia hasta Tierra de Fuego, miles de sociedades se crearon desde finales del siglo XVIII, cuando llegó con fuerza la Ilustración. Algunas de corte francés y liberal y otras más conservadoras que buscaban el control de las masas humanas. En todo caso, ambas tenían tomentosos secretos para dominar. Un ejemplo representativo es el que ahora mencionaremos.

En Buenos Aires actualmente hay muchas órdenes masónicas como la Gran Logia de Libres y Aceptados Masones, una orden que se lleva el trofeo del mal en el continente, pues la organización arquitectónica de la ciudad fue trazada por ellos.

En 1880 cuando Buenos Aires pasa a ser la capital de la federación argentina, el trazado arquitectónico ubica el poder judicial de la nación en el Palacio de Tribunales, el poder legislativo se sitúa en el Congreso de la Nación y en la Casa rosada queda representado el poder ejecutivo. Estas grandes obras son puestas en el plano de la ciudad, con la forma de un triángulo rectángulo. En el centro es ubicada la Casa de la Logia Masónica.

Este ordenamiento espacial en un inicio fue trazado por masones que creían en un orden armónico para todo el país. Las cosas fueron marchando bien hasta el triste día en que cayó la democracia. Tumban al presidente Irigoyen con un golpe de estado por parte de los militares y entra al país un grupo de personas que ejercen el poder y administran el país por medio de métodos infames.

La inauguración del famoso Obelisco el 23 de mayo de 1936, termina desencantando la ciudad de su trazado perfecto y orden dado. Si recordamos el triángulo espacial que construyeron los masones, veremos ahora que con el Obelisco se destruye el orden que prevalecía. Este enorme monumento terminó coaptando toda la energía del triangulo señalado, formando otro triangulo rectángulo. Los nuevos masones que permitieron esta construcción, deseaban repartir injustamente el poder hacia una nueva élite más violenta.

Curiosas características del Obelisco

En el sitio en que se construyó este Obelisco estaba antes la Iglesia consagrada a San Nicolás de Bari. Anotemos que en esta iglesia se alzó por primera vez la bandera nacional cuando se independizó Argentina de España en 1812. En este lugar se demolió la famosa iglesia para construir el monumento de aire pagano que recuerda los otros Obeliscos que están en Israel y en Egipto.

Son 206 escalones los que tiene la edificación igual que el número de huesos que tiene el humano como señala el arquitecto Carlos Urria en un artículo que escribió en su blog llamado “El triangulo energético de la ciudad de Buenos Aires y el obelisco”. Incluso señala que con este monumento “les plantaron un hito de muerte a todos los argentinos”.

Análisis de la arquitectura masónica

Valga decir que la arquitectura es uno de los sitios comunes donde los masones representan sus extrañas ideas. Se considera comúnmente en el caso de Buenos Aires que la construcción del Obelisco creo “un punto de disociación armónico” del orden nacional consagrado en el siglo XIX.

Además en 1939 se intentó derrumbar este monumento pero el presidente Ortiz no dejó a pesar de que la mayoría de los argentinos deseaban que desapareciera. Muchos mitos se han creado desde entonces. La mayoría dice que este Obelisco señala una maldición para todos los argentinos, se dice que nacieron ciclos desde que se inauguró la obra magna y ellos marcan cosas espantosas en el país del cono sur.

El astrólogo Luis Sobrino Aranda es el creador de la teoría que habla de ciclos de 19 años a partir de 1936, en los cuales Argentina vive épocas de conmoción social fuertes. Queda la duda de saber si este Obelisco realmente es el porqué de la desdicha argentina.

Imágenes:  1: buenosaires.travel, 2: friendlyrentals.com, 3: programacontactoconlacreacion.blogspot.com.co

Arquitectura masónica en Buenos Aires: El obelisco

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Bibliografía

El pensante (13 Octubre, 2016). Arquitectura masónica en Buenos Aires: El obelisco. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/arquitectura-masonica-en-buenos-aires-el-obelisco/