Ameba devora-cerebros.

Rarezas, Zoología

Parásitos que se alimentan de nuestros cerebros

El aumento de las muertes por culpa del Naegleria fowleri, un parásito microscópico y, hasta el momento, raro, está alarmando a las autoridades sanitarias estadounidenses. En el último año, el parásito ha matado a seis niños y jóvenes en Estados Unidos, tres de ellos en la Florida, dos en Texas y uno en Arizona. Esta cifra que no parece alarmante, pero que supera con creces la media de casos registrados hasta el momento (de 1995 a 2004 se dataron 23 víctimas). Los expertos vaticinan que el número de infectados podría seguir aumentando debido al cambio climático.

“Es una ameba que adora el calor. Si la temperatura del agua aumenta, se encontrará mejor”, “En las próximas décadas esperamos ver más casos, al incrementarse las temperaturas”, explica Michael Beach, especialista del Centro de control y prevención de enfermedades estadounidense (CDC). “Esto es definitivamente algo a lo que tenemos que dar seguimiento”, agregó. El CDC sabe solamente de unos varios cientos de casos en todo el mundo, desde que fue descubierto el microorganismo en Australia en la década de 1960.

Esta ameba vive en aguas dulces y cálidas, como lagos, charcas, aguas industriales o piscinas descuidadas y con poco cloro. Principalmente se localiza en la capa superior del fondo, por lo que la infección por este parásito es más fácil si la víctima remueve o pisa el sedimento.  Para que pueda llegar al cerebro, es necesario que el agua donde reside el parásito ascienda por la nariz como ocurre, por ejemplo, al tirarse de cabeza o dar una voltereta en el agua. Una vez en el interior del cuerpo, la ameba devora rápidamente las mucosas y continúa su ascenso hacia el cerebro donde se instala y se alimenta de células cerebrales.

Las víctimas infectadas se quejan al principio de dolores de cabeza, fiebre o rigidez en el cuello, aunque una vez que el parásito ha avanzado, dan muestras de daños cerebrales, como alucinaciones o cambios en el comportamiento. En menos de una semana el paciente puede entrar en coma y morir.De momento, hay drogas que han tenido efecto contra la ameba en laboratorios, pero las víctimas rara vez sobreviven, dijo el experto, no existe un tratamiento eficaz contra el microorganismo.

Se han dado casos en la gran mayoría de países cálidos del planeta, en el continente africano se supone un alto porcentaje de muertes por esta ameba y en sudamérica y países cálidos asiáticos, los casos se multiplican año a año.

 

Fuente: www.tk.lapapa.com

Ameba devora-cerebros.

¿Conoces acerca de...?