Åland y la Batalla de Kumlinge: el día que unos campesinos derrotaron al ejército ruso


Lo más reciente:

Memorial erigido en el lugar de la batalla

Guerra de Finlandia

Corría el año de 1806 cuando comenzó el Sistema Continental. En aquel año la Europa gobernada por Napoleón se encontraba aislada, bloqueada en sus puertos por la armada británica y que buscaba afectar la economía de este país prohibiendo la importación de productos ingleses al continente europeo.

En términos económicos la política no fue tan exitosa, pues el contrabando rampante limitó en gran medida su efectividad. En términos políticos resultó tremendamente costosa para Napoleón, pues llevó al descontento de muchos de sus aliados en Europa y, eventualmente, llevaría a la guerra con España y con Rusia que sería su perdición.

Pero en cualquier caso, en ese momento Rusia estaba firmemente del lado francés, y el país comenzó a buscar una manera de aprovechar esta alianza quitándoles territorio a los principales aliados ingleses de la zona: los suecos.

Fue así como comenzó la guerra de Finlandia, que enfrentó a Rusia y Suecia entre 1808 y 1809. Rusia, con tropas mejor entrenadas y más numerosas, logró una serie de victorias sucesivas que llevarían a la separación de Finlandia de Suecia y su unión a Rusia como el Gran Ducado de Finlandia.

Pero aun en medio de su incapacidad de combatir, los suecos consiguieron algunas victorias interesantes, siendo la más llamativa de todas la de la Batalla de Kumlinge.

Åland

Åland es un archipiélago ubicado al nororiente del Mar Báltico, en las cercanías de las costas de Finlandia. En aquel entonces hacía parte del reino de Suecia, y sus habitantes estaban bastante satisfechos bajo el gobierno del rey Gustav IV. Sin embargo, los soldados suecos poco pudieron hacer para derrotar a las tropas rusas y en últimas se vieron obligados a batirse en retirada.

Los rusos, tras consolidar su control sobre el territorio, optaron por seguir adelante, dejando 450 soldados profesionales en la isla cuidando su retaguardia. Como suele suceder, estos soldados pronto comenzaron a sentirse los dueños y gobernantes de la isla, y ordenaron a los habitantes que les proveyeran recursos, recogieran las cosechas para ellos e incluso les dieran sus objetos personales para usarlos en los campamentos.

Como se imaginarán, los habitantes de Åland no estaban muy contentos que digamos, y un puñado de ellos consiguió escapar a Suecia a llevar un mensaje a los soldados: “apoyamos al rey y estamos dispuestos a combatir a los rusos, pero necesitamos ayuda”.

Con un ejército en retirada, no había mucho que los suecos pudieran hacer, pero aún así enviaron algunas armas seguidas de un pequeño destacamento para colaborar con la causa de los campesinos de la isla.

La batalla de Kumlinge

Los campesinos, pese a carecer de entrenamiento, se probaron como soldados valerosos y tremendamente eficaces. Sus milicias lograron acorralar a los rusos en un territorio que no conocían, y rápidamente obligaron a su rendición.

Lo curioso aquí es que como estos campesinos no tenían conocimiento de la doctrina militar siguieron disparando cuando los rusos ondeaban banderas blancas, señal de que estaban dispuestos a rendirse. No fue hasta que unos soldados suecos vieron lo que ocurría que les indicaron a los campesinos que la batalla estaba ganada.

Y así, Åland se mantuvo como territorio sueco.

Bibliografía:

  1. https://satwcomic.com/don-t-mess-with-aland
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/Finnish_War#Legacy

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2: dx-world.net

Åland y la Batalla de Kumlinge: el día que unos campesinos derrotaron al ejército ruso
24 mayo, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar