70 años después del Bogotazo: El nudo

Desastres, Historia, Sociedad

Roa Sierra siendo linchado por la turba iracunda

La muerte de Roa

Cuando se llevaron el cadáver de Gaitán, el pueblo se lanzó contra su asesino. Fueron los embaladores de zapatos lo primeros en propiciar los golpes certeros contra Roa Sierra. Dos policías lo llevaron hasta una droguería y pusieron un candado para evitar su inminente muerte.

La multitud entró con mucha fuerza y rompió el enrejado. Luego arrastraron a Roa Sierra por toda la carrera séptima. La gente le golpeaba (especialmente los embaladores) pero luego los campesinos con sus afilados machetes dieron cortes al asesino.

Desde la calle 14 hasta el congreso llevaron el cuerpo linchado. La gente lo escupía, lo macheteaban, lo golpeaban y ultrajaban. Cuando llegaron a la plaza central Roa Sierra no era más que un cúmulo de carne muerta.

La madre de Roa, una ferviente gaitanista, cuando se enteró de la muerte de Gaitán se vistió de luto, prendió la radio y escuchó que el asesino había sido su hijo. Además el pueblo lo acababa de matar con gran deshonra.

La verdad es que nadie sabe si Roa fue el asesino. Muchas teorías se han construido sobre el tema. El mismo Gabriel García Márquez que estaba llevando una máquina de escribir a la tienda de empeño narra que vio al asesino subirse en un gran auto.

Otros dicen que no fue sólo Roa Sierra sino dos sujetos más. Uno se fue en tranvía y el otro se escondió entre la multitud. La verdad del caso no la sabe ni Dios.

Bogotá roja

La multitud no paró allí. Se dirigió a la casa de Nariño y a gritos pidieron la destitución del presidente conservador Mariano Ospina Pérez, pues creían que la derecha había mandado matar al líder.

Miles de hombres reunidos con gritos y alaridos pidieron justicia. Al inicio la derecha trató de controlar la situación. Hablaban con los campesinos, pero estos eran más convincentes.

Dentro de poco las estaciones de policía empezaron a repartir armas a la gente. La mayor parte de la policía se hizo amiga de la multitud y con gran violencia comenzaron a reventar los vidrios de los almacenes del centro.

Al inicio fue un saqueo, luego empezaron a incendiar los edificios y los tranvías. La gente iba armada en las calles con bayonetas y fusiles. Disparaban a cualquier individuo que fuera conservador. Los negocios azules eran los primeros en ser saqueados.

Era inevitable ver como robaban los negocios. Los primeros en ser vaciados fueron los bares y las licorerías. Los bogotanos y campesinos iban en la calle con una botella en una mano y un machete o una pistola en la otra.

Luego del incendio de las tiendas la turba se volvió más revoltosa. Primero incendiaron el edificio del diario El Siglo, un medio periodístico de la derecha colombiana. Siguió La gobernación, el Ministerio de Educación, la Nunciatura apostólica y el Ministerio de Gobierno.

Por la noche se quemó el Palacio de Justicia, la Prefectura de seguridad, el ministerio de Justicia, la revista de moda Cromos, el edificio de Avianca, el Palacio Arzobispal y el Palacio de San Marcos.

Toda la carrera séptima hasta la Calle 19 fue incendiada; las boutiques construidas a la moda francesa fueron saqueadas brutalmente como si una bandada de bárbaros hunos hubiese viajado en el tiempo sólo para ello.

El capitolio nacional fue destruido por dentro. Ni una silla quedó en pie, aunque no fue incendiado. La casa de moneda, lugar donde se fabrica el dinero, fue atacada pero los trabajadores lanzaron a la calle un ácido con el que fabrican las monedas.

La calle quedó con algunos muertos y con un gas venenoso que atacaba los sistemas respiratorios de la turba. Por ese motivo la Casa de Moneda quedó en pie.

Los edificios que se defendieron

El hotel Nueva Granada tuvo intromisiones de gente a machete, pero los clientes hospedados salieron a defenderlo a punta de balazos contra la población. La batalla campal en el centro era tan densa que no hubo persona que no saliera a destruir o defender.

Lamentablemente el hotel Regina, una suite de cinco estrellas, fue destruido totalmente y sus habitantes muertos a machetazos. El edificio de la empresa cervecera Bavaria, se defendió con los trabajadores que montaron guardia por veinte horas.

Tener que defenderse de un grupo gigantesco de personas fue inesperado para muchos. La turba que se emborrachó con la tarde, terminó dejando la ciudad sumida en un caos en la noche.

En vez de consolidar un golpe de estado o una revolución, la gente terminó delinquiendo sin cesar. Pero no eran los únicos. Los periodistas tomaban los medios radiales y le decían a la gente que debían salir para hacer la revolución.

La gente al inicio lo tomó con pasión política pero con el transcurso del día terminaron robando e incendiando negocios. Lo que había comenzado con una triste muerte, dejaba la ciudad de Bogotá sumida en el peor caos imaginable.

El origen|El desenlace

Bibliografía

  1. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11517842
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Bogotazo

Imágenes: 1: murderpedia.org, 2 y 3: latinamericanstudies.org

70 años después del Bogotazo: El nudo

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                             

Bibliografía

El pensante (13 febrero, 2018). 70 años después del Bogotazo: El nudo. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/70-anos-despues-del-bogotazo-el-nudo/