70 años del Bogotazo: El desenlace

Lo más reciente:

La turba asesina

El día 9 de abril fue lleno de caos. Las niñas de los colegios fueron encerradas en los conventos y rezaron toda la noche. Mientras tanto en la calle la gente se emborrachaba y hacían saqueos y pogromos contra los conservadores.

Si una persona era conservadora, no sólo la mataban sino la obligaban a padecer un martirio, muy parecido como lo hacían los conservadores con los liberales años antes.

Lo inaudito fue cuando todo se salió de control. Si veían a una persona con un anillo lujoso, le cortaban el dedo; si tenía un reloj, la mano; si era una cadena, la cabeza.

Lo que al inicio fue saqueo y fuego, terminó volviéndose sangre y acero. La ciudad fue dejada a su libre albedrio y el presidente escapó en un coche, pues la idea era exterminarlo en plaza pública. Dicen que se salvó por un pelo.

Además del constante robo y la destrucción del centro, la turba incontrolada empezó a migrar a todos los barrios de la ciudad y ahora, eran las casas las robadas. En otras ciudades pasó similar, cuando los medios se enteraron de la muerte de Gaitán, el país ya no fue el mismo.

En Sumapaz, cuna de las posteriores guerrillas liberales, se encerraron a los conservadores en jaulas esperando la orden para matarlos. En Medellín el sentimiento bipartidista también generó saqueos y robos.

En la costa igual. Todo el país estaba lleno de odio y pasión, las muertes se sucedían una a otra y el control se demoró mucho en llegar. Tuvieron que movilizar el ejército a las ciudades con orden de disparar a matar a cualquiera que se visibilizara.

La llegada del ejército

Nunca se supo quien sacó a los presos de la cárcel. Pero cuando llegó el ejército, la ciudad estaba hecha un infierno. Bogotá no tenía nada que envidiarle a una ciudad en sitio.

Calle por calle los soldados disparaban contra la turba. Y los policías con los francotiradores disparaban contra el ejército. La guerra era total. La ciudad estaba atrincherada y todo se cobraba con saldo de muertos.

Las calles estaban pavimentadas de cadáveres. El ejército no permitía ver a nadie caminando sino le disparaban directo al cráneo. Bogotá por muchos años ha intentado borrar su memoria violenta, lo cierto es que se entiende la vergüenza citadina.

Por veinte horas seguidas la ciudad fue destruida y vuelta a destruir por los soldados. Las personas debían estar en toque de queda desde las siete pm con pena de ser dado de baja en caso de que se le encontrara.

También la inteligencia militar operó ampliamente. Varios revoltosos que estaban en sus casas fueron sacados y desaparecidos. La violencia contra los liberales acababa de empezar. Los tanques de guerra no ahorraron balazos.

Consecuencias del Bogotazo

Recordemos que en los años cuarenta el país colombiano seguía dividido en dos: liberales y conservadores. Unos eran laicos y los otros apoyaban el statu quo. Compartían el odio hacia el otro, un odio heredado por las ideas políticas.

Los grupos del poder habían financiado guerras durante más de 100 años y los muertos siempre fueron los colombianos. El país se desangraba de nuevo.

Con el Bogotazo, el oficialismo militarizó al país. Grupos de “chulavitas”, conservadores radicales de Boyacá, fueron llevados en camiones a todas partes de la República democrática.

Ellos tenían el deber de matar a todos los liberales. Les disparaban a la cabeza o se metían en sus casas y allí junto con sus familias les daban de baja. El periodo de la violencia fue muy crudo y sin sentido.

Los seguidores de Gaitán tuvieron que pagar igual que su líder. La idea de los conservadores (que estaban inspirados de las ideas fascistas), era de acabar con el liberalismo, matando a todos los liberales. Es decir media Colombia.

Las reacciones de Resistencia

Eso no iba a pasar tan fácilmente. En los llanos, en el Tolima y en el mencionado Sumapaz varios grupos de campesinos se unieron para acabar con esos grupos de chulavitas.

No fue nada fácil. Pues cuando mataban a los chulavitas llegaban detrás los soldados con orden de disparar contra todos, fue aquí que nacieron las famosas “Resistencias liberales”.

En los años seguideros la guerra se concentró en el Llano. Personas memorables como Guadalupe Salcedo, los hermanos Bautista y Juan de la Cruz Varela, resistieron contra los grupos oficialistas desde las selvas, las montañas o en el llano colombiano.

Los resultados no eran fortalecedores para nadie. La guerra conduce a más guerra y este periodo se conoce en el país suramericano como “La Violencia”. No había lugar donde la gente no se disparara o lugares donde no se cometieran masacres o actos de lesa humanidad.

Esas resistencias irían evolucionando hasta convertirse en guerrillas. En 1953 cuando los liberales armados hicieron las paces con el gobierno de la República, creían que entrarían a un periodo de paz y prosperidad.

La verdad es que los fueron matando uno por uno. Guadalupe Salcedo fue muerto en Bogotá en 1957 en extrañas circunstancias. Otros líderes para sobrevivir fundaron guerrillas apoyadas en ideas socialistas. Pues así podían tener armas.

El nacimiento de las FARC (Fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, ELN (Ejército de liberación nacional) y EPL Ejército popular de liberación), tiene un enlace directo con el Bogotazo.

Hoy a 70 años de estos hechos, esas guerrillas siguen en pie. La guerra que comenzó con la muerte de un caudillo no termina. Y aun muchos quieren seguir lo mismo. La Violencia del Bogotazo no termina.

El Origen|El Nudo

Bibliografía

  1. http://caracol.com.co/radio/2016/04/09/nacional/1460216566_707402.html
  2. http://www.elmundo.com/portal/pagina.general.impresion.php?idx=81442
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Bogotazo

Imágenes: 1: elateneista.blogspot.com.co, 2: japspoliticas.wordpress.com, 3: yonyp7.blogspot.com.co.

70 años del Bogotazo: El desenlace
14 febrero, 2018
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar